Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau prioriza ahora a Collboni para un pacto de Gobierno

El socialista rechaza por carta la reunión que le había propuesto Maragall

Jaume Collboni y Laia Bonet en una rueda de prensa en la sede del PSC de Barcelona.
Jaume Collboni y Laia Bonet en una rueda de prensa en la sede del PSC de Barcelona.

Una semana después de las elecciones municipales, la alcaldesa en funciones, Ada Colau, y el jefe de filas del PSC, Jaume Collboni, iniciarán conversaciones “formales”, en palabras del socialista, tras los contactos previos entre los miembros de sus respectivos equipos y de los mantenidos entre los propios Collboni y Colau. La líder de Barcelona en Comú dice que celebrará las reuniones a dos bandas, en alusión a ERC, pero la primera con contenido de programa será con el socialista.

“Existe la voluntad de diálogo honesto de políticas centradas en Barcelona. Serán una negociaciones sin prisa pero sin pausa y con mucha prudencia”, precisó ayer Collboni que insistió en una negociación exclusiva con los comunes. De hecho, el jefe socialista declinó ayer, mediante una carta, aceptar la reunión protocolaria que le había ofrecido el ganador de las elecciones, Ernest Maragall.

Para Collboni, el pacto de gobierno al que le gustaría llegar con Colau tendría la imagen de un tándem “en el que quien vaya delante o detrás no sería un problema” porque, de lo que se trata es de pedalear con un programa de “políticas progresistas, de lucha contras las desigualdades y de medidas contra el cambio climático”. Collboni cree que lo importante es que sumen 18 regidores para garantizar un gobierno estable “de progreso social que no subordine la ciudad a nada ni a nadie”.

Los comunes insistieron ayer en la conveniencia de un tripartito progresista. La coordinadora de la formación se reunió ayer para fijar el calendario de negociación tanto con ERC como el PSC y cómo se consultará a la militancia el acuerdo. Los republicanos también consultarán a sus bases, justamente el día 14, la víspera del pleno de constitución del Ayuntamiento.

Maragall había enviado una carta a Collboni solicitándole un encuentro, de corte institucional. El socialista rechazó la invitación argumentando que ya ha había comenzado una negociación formal con Colau “para la configuración de un Gobierno progresista y no subordinado al procés” aunque se mostró abierto a dialogar tras el pleno de investidura para “abordar los grandes acuerdos de ciudad”.

La concejal electa Janet Sanz aseguró que “se están moviendo cosas” de cara a lograr un tripartito y pidió a ERC que levante “las líneas rojas” aunque insistió en las propias y descartó el apoyo de Junts per Catalunya y de Ciudadanos “porque no son de izquierdas”. Sanz también criticó que Maragall enviara a los neoconvergentes un documento de trabajo antes que a ellos y les pidió que “rectificaran”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información