Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada a 20 años de cárcel la auxiliar que mató a una anciana

La mujer ha sido condenada por un delito de asesinato en relación con la muerte en agosto de 2017 de una paciente ingresada en el Hospital Príncipe de Asturias

Carlos D, hermano de Consuelo D., asesinada en el hospital Principe de Asturias el 2 de agosto de 2017.
Carlos D, hermano de Consuelo D., asesinada en el hospital Principe de Asturias el 2 de agosto de 2017.

La Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a la auxiliar de enfermería del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid) Beatriz López Doncel, de 39 años, a 20 años de cárcel por un delito de asesinato en relación con la muerte en agosto de 2017 de la paciente Consuelo Doblado Fernández, de 86 años. El magistrado ha desestimado la prisión permanente revisable que solicitaba la acusación popular, ejercida por la Asociación el Defensor del Paciente (Adepa), al entender que no se puede utilizar dos veces la circunstancia agravante de alevosía.

La sentencia recoge de este modo el veredicto del jurado emitido el miércoles 26 de junio, por el que se consideraba culpable a la auxiliar de enfermería de un delito de asesinato y se la exculpaba de otro ocurrido en julio de 2015 con una paciente de 92 años y de una tentativa de un tercero en diciembre de 2013, con una enferma de 79 años. Los integrantes del jurado consideran que no había pruebas suficientes para condenarla "ni aisladamente ni en conjunto". El magistrado ponente de la sentencia y presidente de la Sección 3ª, Eduardo Víctor Bermúdez Ochoa, así lo recoge en su fallo.

El fallo judicial también impone a la ya condenada la medida de libertad vigilada consistente en la prohibición de desempeñar actividades como auxiliar de clínica en cualquier Hospital o Centro médico durante un período de 10 años, con lo que se recoge la petición de todas las partes acusadoras, incluido el ministerio fiscal. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en el plazo de 10 días.

La defensa, por su parte, pidió que se le impusiera la pena menor recogida en el artículo 140 del Código Penal (que recoge condenas de entre 15 y 25 años), dado que las pruebas eran muy endebles. La acusada mantuvo en todo momento que ella era inocente y que no era "el ángel de la muerte", como fue bautizada por algunos medios. "Yo estoy aquí para dar la vida y no para quitarla", llegó a decir durante el juicio, con lágrimas en los ojos.

El juez mantiene en la sentencia que hubo un claro interés en matar a Consuelo Doblado. "El ánimo con el que actuó la acusada se infiere no solo y con toda evidencia del resultado materialmente producido, sino también de la mecánica empleada mediante la introducción de gas en el organismo a través del sistema venoso. Se trata de un supuesto nítido de dolo directo, que además excluye a todas luces la hipótesis de una entrada accidental". Esta hipótesis de que el aire entró de manera incidental o incluso tras la muerte fue negada por los forenses durante la vista oral del juicio. En caso de haberlo producido el propio cuerpo, la presencia estaría en todo el organismo y no solo en la zona venosa, según los forenses.

El juez también descarta que fuera una enfermera la que introdujo el aire en el cuerpo de la paciente. Las grabaciones de las cámaras de vigilancia instaladas en el pasillo de la unidad de Medicina Interna con autorización del Juzgado de Instrucción número 4 de Alcalá de Henares permiten comprobar que la sanitaria tan solo estuvo 16 segundos sola en la habitación, cuando Beatriz López Doncel permaneció 97 segundos, tiempo más que suficiente para introducir de manera masiva el gas en el organismo de la paciente.

La sentencia llega sin que se sepan los motivos acerca de por qué lo hizo ni siquiera queda claro el método utilizado para introducir de manera masiva ese gas en el cuerpo: "El mecanismo concretamente utilizado por la acusada para la introducción del gas no se puede determinar con total seguridad, aunque probablemente se valió del conducto de oxígeno existente en la cama de la paciente adaptándolo a la vía intravenosa que tenía instalada, método que parece el más probable tanto por la mayor rapidez como por la estabilidad que permite en su inoculación".

El fallo también condena a López Doncel a indemnizar a un hermano de la fallecida con 3.000 euros y al otro, Carlos, con 40.000. La diferencia estriba en que el primero no tenía casi trato con su familiar, mientras que el segundo se encargó de buscarle una residencia cuando no podía valerse por sí misma e iba hasta tres veces al día a verla al hospital.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información