Loading...
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell niega que el PSOE “juegue” a una repetición de elecciones

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones asegura que “el país no está para unos nuevos comicios”

Josep Borrell, con Miquel Iceta y Jaume Collboni, en la Escola d'Estiu del PSC.

Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores en funciones, está convencido de que la expectativa de una segunda convocatoria de elecciones generales si no prospera la investidura de Pedro Sánchez no es buena: “El país no está para repetir las elecciones y es mentira que el PSOE juegue con esa opción, como dicen algunos”. Borrell, que ha participado en la clausura de la Escola d'Estiu de los socialistas catalanes en Barcelona, ha añadido que en el partido son conscientes del cansancio de la ciudadanía que es llamada a las urnas con mucha frecuencia: "En los últimos años llevamos un ritmo que supone unas elecciones por año, y es normal que la gente esté cansada". Lo que hay que lograr, ha afirmado, es un Gobierno "cuanto antes, mejor".

En el cónclave socialista, Borrell ha destacado que el PSC es un partido que está consiguiendo unir a la sociedad catalana y ha sabido “romper” el bloque independentista tras los resultados de las elecciones municipales. En este sentido, el ministro ha destacado la capacidad negociadora del partido, que le ha valido dos triunfos importantes: gobernar la Diputación de Barcelona con Junts per Catalunya y coligarse de tú a tú con Ada Colau en el Ayuntamiento de la capital.

“Desde el 26-M han pasado muchas cosas. Y una, muy importante, es que Núria Marín es presidenta de la Diputación con unos votos —los de los siete diputados de Junts per Catalunya— que nadie pensaba, algo que ha provocado un estropicio en el bloque independentista, que puede ser uno de los hechos más importantes de la política catalana de los últimos tiempos”. Algo que ha sido posible, ha argumentado, por la eficaz negociación de los socialistas catalanes que fraguó ese acuerdo —y que desencadenó un abierto enfrentamiento entre ERC y los neoconvergentes en el Gobierno catalán—, entre otros, en Ayuntamientos y consejos comarcales: “Esas hábiles negociaciones nos han puesto en una posición estratégica en muchos Ayuntamientos. Igual los tenemos que fichar y que vengan a ayudar en Madrid”, ha bromeado en relación con el enroque de las posturas de socialistas y de Podemos. No ha entrado en valoraciones sobre la consulta que ha convocado el partido de Pablo Iglesias a sus bases y tampoco lo ha hecho al ser preguntado por los medios sobre ese asunto.

Quien sin embargo sí lo ha sacado a colación ha sido Miquel Iceta, primer secretario del PSC, que ha subrayado que la consulta está erróneamente planteada, porque lo primero que se tiene que conseguir es un acuerdo programático y, luego, plantear los nombres: “Incluso hay voces dentro de Podemos que dicen que es una broma y no quieren participar. La participación no tiene que ser solo un mecanismo de refrendar lo que dice el líder o el partido. Que quede claro que el PSOE trabajará por un acuerdo hasta el último minuto; si nos dejan, habrá alianza roja, verde y violeta”.

Ya en clave catalana, Iceta ha sacado pecho de las negociaciones que han colocado en buena posición a un PSC que se ha recuperado de su travesía del desierto. "Nos votan uno de cada cuatro catalanes; no está mal". El líder socialista considera que la recuperación del socialismo ha tenido que ver con el esfuerzo de tender puentes entre una sociedad dividida: "Contra el bloqueo, Gobiernos estables. Contra el sectarismo, respeto institucional. Son las cosas del seny, de la convivencia y de la estima real al país. Un solo pueblo como realidad cotidiana y respeto a todos, piensen como piensen. Rechazamos la exclusión y el sectarismo de los que quieren dividir el país entre buenos y malos".

Borrell, preguntado sobre la acusación de espionaje que se ha hecho contra su departamento sobre las actividades del personal de las embajadas catalanas en Londres, Ginebra y Berlín, ha contestado con ironía: “¿Espionaje en actos públicos? No me hagan reír”. Y ha negado también que exista alguna queja del Parlamento británico relacionada con el control a alguno de sus miembros por parte de personal de la Embajada española: “Ha sido un diputado el que ha manifestado una queja, no el Parlamento británico”. Es más, en su intervención el ministro en funciones se ha quejado de la “campaña de desprestigio” contra él de los sectores independentistas a pocos días de que se decida, por parte de la Consejo Europeo, sobre su candidatura a ser el máximo responsable de la diplomacia europea.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información