Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña lidera el mercado español de las gasolineras sin personal

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia y la OCU acreditan que ese tipo de estaciones logran tarifas entre un 0,21% y un 0,5% más bajas

Una gasolinera de Ballenoil en Barcelona.
Una gasolinera de Ballenoil en Barcelona.

Casi una de cada tres gasolineras automáticas que hay en España se encuentran en Cataluña. No hay ninguna otra comunidad autónoma con más áreas de servicio sin personal que atienda de forma directa a los clientes, según un informe de la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE). Tiene 255, lo que supone el 18% del total y lo que supone mayor oferta para conseguir un precio más bajo del combustible. Tanto la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) como la OCU acreditan que ese tipo de gasolineras logran tarifas entre un 0,21% y un 0,5% más bajas.

En una de las semanas en las que más depósitos de combustible se llenarán, muchos viajeros se detendrán en algunas de las 882 estaciones de servicio automáticas que hay en España. Quienes circulen por las comarcas catalanas lo tendrán más fácil, su oferta está muy alejada de la de Valencia (173 puntos de venta) o Madrid (82).

El presidente de AESAE, Manuel Jiménez Perona, hace el símil del mercado de las gasolineras catalanas con la irreductible aldea de Astérix. Jiménez cree que el catalán es uno de los pocos puntos en España en los que se puede decir que las estaciones de servicio automáticas compiten en igualdad de condiciones frente a las tradicionales, las que controlan grandes petroleras como Repsol, Cepsa, BP o Total, muchas de las cuales añaden a sus servicios pequeños supermercados. Un signo de ese cambio lo representa Joan Canadell, nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, un pequeño empresario que explota una red de gasolineras independientes.

La CNMC lleva tiempo advirtiendo sobre las trabas regulatorias hacia este tipo de establecimientos independientes. En su último informe del mes de julio, exige eliminar los requisitos o limitaciones sobre gasolineras automáticas que “no sean verdaderamente necesarios” y reclama “una mayor homogeneidad normativa”, por el efecto en el abaratamiento de precios que tienen la presencia de estas estaciones de servicio.

El presidente de la patronal de estaciones automáticas explica que Cataluña siempre ha estado en la vanguardia de este sector. La cercanía a Francia había hecho que la frontera siempre hubiera sido un punto competitivo al nivel de precios y, sumado al gran volumen de venta gracias al tráfico del corredor Mediterráneo, había permitido a muchas empresas instalarse haciendo frente al “monopolio de las tres grandes” [en referencia a Repsol, Cepsa y BP], explica Jiménez.

A finales de 2018, había en España 11.646 estaciones de servicio de las que solo 882 eran automáticas, un 7,5% del total. Este porcentaje se sitúa más de un punto por debajo de la media en Francia. Casi un tercio (28,9%) de las estaciones de servicio españolas están instaladas en Cataluña.

En proporción al número de vehículos, Cataluña es la segunda comunidad con más gasolineras automáticas, con una estación por cada 22.000 automóviles. En ese caso, la clasificación la lidera la Comunidad Valenciana con unos datos similares a los de Cataluña. El listado refleja una gran disparidad entre comunidades. En Madrid hay una estación automática por cada 60.000 vehículos, por los 80.000 de Galicia y País Vasco; y más de 130.000 en Asturias y Cantabria, las regiones con menos proporción de estaciones automáticas.

El informe de la CNMC, basándose en un estudio realizado en la Comunidad de Madrid, asegura que la diferencia media de precios entre las gasolineras automáticas de operadores independientes y las atendidas de los grandes grupos verticalmente integrados alcanzó un máximo del 16,9% para el diésel y del 12,3% para la gasolina 95 durante el periodo investigado (2012-2016). Además, constataron que la entrada de gasolineras automáticas provocó una reducción de precios en las estaciones cercanas en alrededor de 0,5% en gasóleo A y de un 0,21% en gasolina 95. Jiménez destaca este ahorro de entre 237 y 330 euros anuales que, según un informe de la OCU de 2018, un usuario puede llegar a acumular en función de la gasolinera que elija.

En el último informe mensual publicado en junio por el Ministerio para la Transición Ecológica, Lleida encabeza la lista de las provincias con el precio medio de la gasolina 95 más barata, y es la segunda de diésel después de Valencia. Tarragona y Barcelona se sitúan en la mitad superior de la tabla de provincias más económicas, mientras que Girona es de las más caras.

20 céntimos de diferencia por litro en Barcelona

Las marcas minoritarias encabezan todas las listas de gasolineras baratas de Cataluña. Según la web geoportalgasolineras.es, elaborada por el Ministerio para la Transición Ecológica, que registra diariamente el precio de los carburantes de todas las gasolineras, la cooperativa agraria bonÀrea es la que más estaciones automáticas tiene en la comunidad y es también la que cuenta con más gasolineras económicas entre los primeros diez puestos de cada provincia.

Además se cuelan otras marcas como Petrolis Independents, la empresa del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, que cuenta con el diésel más barato de Girona y Lleida. Y GM Oil, con la gasolinera más económica de Tarragona.

En Barcelona existe una diferencia de precio de hasta 20 céntimos por litro de diésel. Las cinco estaciones más baratas se sitúan en la calle Bac de Roda, 130; en Roc Boronat, 10; en Badajoz, 108; en los números 79 y 544 de Pere IV.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >