Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona persigue al patinete eléctrico compartido

El Consistorio impone 1.500 multas en seis meses y anuncia más sanciones

Patinetes de una de las empresas sancionadas aparcados junto a bicicletas
Patinetes de una de las empresas sancionadas aparcados junto a bicicletas

La Guardia Urbana de Barcelona ha sancionado 1.500 veces —en los seis primeros meses del año— a las dos empresas de patinetes eléctricos compartidos que operan en la ciudad. El Ayuntamiento les advirtió de que su actividad era, cuando menos, alegal pero estos siguieron operando y utilizando los aparcamientos de bicicletas y las farolas para estacionar estos vehículos. Precisamente, por aparcar en sitios no destinados a estos patinetes los agentes comenzaron a denunciar a las empresas. Cada sanción ronda los 100 euros pero, por el momento, no han servido para reducir la actividad. La concejal de Movilidad, Rosa Alacón, aseguró ayer que el Consistorio está intensificando, todavía más, estas sanciones. “Queremos lanzar un mensaje muy contundente a estas dos empresas que están operando de forma incorrecta en el espacio público e incumpliendo el pacto al que hemos llegado con el resto de empresas”, mantuvo Alarcón.

La concejal anunció que está dialogando con 25 empresas que pretenden hacer negocio con los patinetes eléctricos compartidos (sharing) y que esperan a que se redacte una regulación municipal. Alarcón mantiene que la intención del Consistorio es regular este tipo de servicio para que en primavera se sepa cual será el número de licencias y qué empresas operaran. Se regularan de forma similar a las bicicletas y las motos aunque con la diferencia de que todavía está por definir en que lugares aparcarán los patinetes.

Por otro lado, la Policía Local de Lloret de Mar (Selva) ha levantado acta a cinco establecimientos de alquiler de patinetes eléctricos y ha inmovilizado un total de 19, por comercializarlos con un capacidad superior a los 1.000 vatios, sin cumplir las obligaciones administrativas y de seguridad para su comercialización y uso en las vías públicas.

El concejal de Seguridad Ciudadana de Lloret de Mar Jordi Sais, informo ayer que desde servicios jurídicos iniciarán unos expedientes sancionadores y que “las sanciones, si llega el caso, pueden ir de los 10.000 a los 100.000 euros". Detalló que “se trata de vehículos que pueden alcanzar una velocidad alta, por su configuración, peso y potencia eléctrica, asimilable a un ciclomotor o superior y pueden suponer un riesgo para la seguridad de las personas”. Por este motivo consideró primordial que tanto los propietarios de estos alquileres como los conductores “cumplan toda la normativa, al igual que se pide a cualquier otro vehículo antes de autorizarle a circular, especialmente cuando se trata del alquiler".

El Ayuntamiento de Lloret de Mar aprobó en el Pleno de febrero la nueva ordenanza de artilugios eléctricos. Entre otras cosas, la nueva normativa municipal exige a las personas que conduzcan patinetes eléctricos que vayan documentadas, que entre patinete y patinete haya una distancia mínima de 50 metros, y que el empresario que alquila el aparato informe de la nueva ordenanza y que vele para quien alquila el patinete tenga una mínima habilidad.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >