Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jornada de quejas y retrasos en metro con averías y un pie entre coche y andén

No es habitual que se produzcan tantas complicaciones a la vez en una jornada, explica un portavoz de Metro. “No tenemos repuestos, no se hace inversión, se generalizan las averías en trenes y escaleras", dicen desde el sindicato CCOO

metro madrid
Andén lleno en el andén de la línea 5 en Alonso Martínez, sobre las 16.00 horas.

Viernes de caos en el metro de Madrid. Por la mañana, la línea 5 en hora punta, por una avería en un tren, entre Quintana y Ventas: los autobuses de la EMT que hacen ruta en la zona no eran capaces de absorber tal cantidad de viajeros y se formaron largas colas. Por la tarde, la línea 2 por una incidencia en la catenaria con tiempos de servicio interrumpido estimado de más de dos horas; un pie entre coche y andén en la estación de Callao en la línea 3 -la mujer ha sido trasladada al hospital-; y, como consecuencia de esos problemas en estaciones que enlazan con la línea 5, ésta ha quedado desbordada por la mayor afluencia de viajeros que la escogen como ruta alternativa.

No es habitual que se produzcan tantas complicaciones en una jornada, "puede pasar puntualmente", afirma un portavoz de Metro de Madrid. "Hay que tener en cuenta que hora punta movemos 300 trenes a la vez, tenemos 2,3 millones de usuarios al día y el servicio se extiende por 302 estaciones. Con estas dimensiones ocurren incidencias puntuales", añade. La cuenta de twitter del suburbano se ha llenado este viernes de quejas de ciudadanos que este viernes han llegado tarde al trabajo o se han topado, como en Alonso Martínez al filo de las 16.00 horas, con tanta gente en el andén que personal de Metro ha tenido que estar regulando el acceso y a las plataformas -casi ejerciendo de semáforo-. Esperas de más de nueve minutos en las que algunos viajeros han dejado pasar hasta tres convoyes y que dejan imágenes como estas.

Anuncio de suspensión en la línea 2, en un tiempo estimado en un primer momento en más de dos horas. ampliar foto
Anuncio de suspensión en la línea 2, en un tiempo estimado en un primer momento en más de dos horas.

María José Rodríguez, publicista, lleva siete años cogiendo la línea cinco desde la parada de Carabanchel hasta Suanzes para ir a trabajar. Esta mañana ha tenido que bajarse en Ventas debido al paro y ha cogido uno de los justificantes que los trabajadores de metro repartían a los perjudicados. Ha cogido un taxi debido a la cola que se ha formado para coger el autobús. “Daba la vuelta a la manzana”, ha relatado Rodríguez. También ha pedido una hoja de reclamaciones que ha entregado en la estación de Suanzes cuando volvía casa en el que pide que le devuelvan el importe del taxi. “Sé que no me lo van a devolver, porque he reclamado más veces y solo me contestan que lo lamentan y tomarán medidas”, ha explicado.

En el acceso a la lílnea 5 en Alonso Martínez personal de metro estaba controlando las entradas al andén debido a la altísima afluencia.
En el acceso a la lílnea 5 en Alonso Martínez personal de metro estaba controlando las entradas al andén debido a la altísima afluencia.

En la línea 5, los problemas han empezado a primera hora. Alrededor de las 8.30, la línea 5 del suburbano ha empezado a circular lenta. A la altura de Ventas, un tren ha sido desalojado y los viajeros han esperado en el andén al siguiente, provocando mayor aglomeración en los vagones en una línea que suele ir llena en la hora punta de la mañana. En El Carmen, el convoy averiado se ha quedado parado y ha bloqueado el tramo entre Quintana y Ventas, donde los usuarios han tenido que bajarse y salir a la calle para coger un autobús.

Los retrasos se han extendido a toda la línea, pero los viajeros no sabían lo que sucedía hasta llegar a la estación de Ventas. La gente se ha acumulado en la marquesina que está enfrente de la plaza de toros y Metro de Madrid no ha puesto ningún servicio especial de autobuses, por lo que durante la hora y media que ha durado el paro la fila ha ido aumentando y muchos usuarios optaban por ir en taxi o andando. La capacidad de los autobuses de la EMT no era suficiente para todo ese volumen de viajeros. Los problemas no han quedado solucionados hasta casi las siete de la tarde.

"Deterioro general", según los sindicatos

Juan Carlos de la Cruz, portavoz del sindicato CC OO en Metro de Madrid, considera que “hay es un deterioro en general del metro”. Y añade: “no tenemos repuestos, no se hace inversión, se generalizan las averías en los trenes y en las escaleras. Hay una falta de planificación, un plan estratégico, falta personal para mantenimiento”. El sindicalista señala que los trenes de las series 2000 y 5000 que están en funcionamiento tienen casi 30 años, por lo que habría que comprar nuevos trenes. La Comunidad de Madrid prometió adquirir 60 trenes, pero todavía no hay fecha para que lleguen y, según cálculos de Valverdedelcamino, no llegarán al menos hasta final de 2022.

Según las cifras que maneja el sindicato, hace falta contratar al menos a 400 nuevos maquinistas para que el servicio funcione sin problemas. “Y eso sin contar con la propuesta de abrir el metro toda la noche los fines de semana”, añade De la Cruz. “La empresa dice que hay 1.800 maquinistas, pero hay que tener en cuenta que algunos de ellos están realizando otros puestos de trabajo o en prestación de servicio, por lo que no conducen trenes”.

Coincide con su opinión Teo Piñuelas, secretario del comité de empresa del suburbano: “Todos los fallos se deben a problemas de mantenimiento. Faltan inversiones. Además, hay una falta de plantilla no solo en la operativa, sino en los sectores de oficios y técnicos, por lo que cada día se acumulan más incidencias”. Según cálculos del comité, en los próximos dos o tres años habría que contratar más de mil personas para dar un buen servicio y cubrir las jubilaciones. Y no solo maquinistas, sino también personal de mantenimiento y de otras áreas. Piñuelas cree que los 60 trenes prometidos por Metro “no llegarán antes de 2023” y, además, considera que no son suficientes para sustituir a todos los convoyes que se están quedando obsoletos.

El número de viajeros en Metro de Madrid creció un 2,2 por ciento en el mes de junio al alcanzar los 56,9 millones mientras que los usuarios de la EMT se incrementaron un 4,1 por ciento en relación al mismo periodo del año pasado, con un total de 38,4 millones.  Así lo recogen los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE) que estiman también que el suburbano madrileño acumula un crecimiento en el número de viajeros en lo que va del año del 2 por ciento mientras que la EMT experimenta un un crecimiento del 6,7 por ciento.

Con información de Germán Ruiz y Manuel Salinero

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información