Aliexpress WW
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival de Sitges aguanta el tipo

La venta de entradas desciende respecto al año pasado en una edición sin grandes estrellas que “recupera la esencia” del certamen

Fotograma de 'In The Tall Grass', la película inaugural de la edición de este año en Sitges.
Fotograma de 'In The Tall Grass', la película inaugural de la edición de este año en Sitges.

Sin grandes nombres, ni grandes producciones —de las únicas con estrellas, una Noche de bodas, con una ausente Andy MacDowell, y la pequeñísima Suicide Tourist, con un Nikolaj Coster-Waldau algo aburrido de su probable condición de eterno Jaime Lannister perseguido por fans de Juego de Tronos allá donde va— la 52ª edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, una edición “que ha recuperado la esencia del festival, la del descubrimiento de nuevos talentos”, aguanta el tirón.

Su director, Ángel Sala, dijo ayer que sí, que respecto al año pasado, la venta de entradas se ha resentido, pero “solo porque el año pasado tuvimos el concierto de John Carpenter, que por sí solo vendió más de 1.000 entradas”. Prefiere comparar las ventas de este año con las de 2017, y entonces, sale ganando, porque éstas han aumentado un 0,7%

Netflix

Es decir, en 2017 se vendieron 60.239 entradas, y este año se han vendido 60.665, lo que en recaudación corresponde a 650.188 euros (2017) frente a los 653.518 de este año. ¿El año pasado? Las entradas vendidas fueron 61.925, y la recaudación ascendió a más de 690.000 euros. ¿No ha podido tener nada que ver el hecho de que al menos se programen dos cintas, y entre ellas una de las más esperadas, la cinta inaugural, que podía verse ya el viernes pasado —solo un día después de su estreno en el festival— en Netflix? Estamos hablando de In The Tall Grass, la película de Vicenzo Natali —un habitual del certamen desde su primera película, Cube, encumbrada precisamente por el festival— basada en la nouvelle que Stephen King escribió con su hijo Joe (Hill). “Tratamos a Netflix como un proveedor de contenido más, y en los próximos años eso irá a más”, indicaba Sala, esquivando la polémica.

El director del festival asegura que el resto de plataformas —HBO, Amazon Prime— se lo han tomado “con normalidad”, porque saben que el año próximo les podría tocar a ellas. “Estoy seguro de que el año que viene habrá cuatro o cinco más. Para nosotros, lo que hacen Netflix o HBO no son telefilmes y si podemos darles la oportunidad que se vean en cine, lo haremos”, dijo.

Ángel Sala, director del festival de Sitges.
Ángel Sala, director del festival de Sitges.

Sala quiso desmarcarse de aquellos que vuelven a señalar el cine de terror como enemigo en algún tipo de lucha contra la violencia gratuita. “Conozco a mucha gente a la que le gusta el cine de terror, pero no conozco a ningún asesino en serie”, sentenció, en referencia a aquellos que temen que el estreno este viernes del Joker de Todd Phillips haga enloquecer a alguien en Estados Unidos y la pague con los espectadores de cualquiera de sus sesiones, dado lo que ocurrió en 2012 cuando se estrenó El caballero oscuro —la última cinta hasta la fecha protagonizada por el Joker—.

Próxima edición

En cuanto a si Sala seguirá el año que viene al frente del festival: “Eso espero, pero no depende de mí”, respondió, y adelantó que la edición número 53 arrancará el 8 de octubre —algo más tarde, para no coincidir con San Sebastián— y estará marcada por los 65 años de La noche del cazador —“con un simposio en torno a la idea de hacia dónde va el cine fantástico”— y la visita de “un director muy importante, uno de los grandes del fantástico contemporáneo”, con el que se han iniciado las conversaciones “esta misma semana”, conversaciones que, espera, lleguen a buen puerto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >