Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid reprueba a Ortega Smith con los votos del PSOE, Más Madrid y Cs mientras el PP cierra filas con Vox

Todos los grupos, excepto la ultraderecha, han aprobado 21 medidas contra la violencia machista

Nadia Otmani se enfrenta a Ortega Smith durante el acto municipal por el Día contra la Violencia Machista. En vídeo, la reprobación de Ortega-Smith divide al gobierno municipal de Madrid.

El Partido Popular madrileño se ha quedado solo en su apoyo a Vox. En el pleno del Ayuntamiento de la capital se votaba la mañana de este miércoles la reprobración de Ortega Smith por su polémico discurso el pasado 25-N, Día internacional contra la violencia de género. Una moción que ha salido adelante con los votos del PSOE, Más Madrid y Ciudadanos. Y sin los del PP. Aunque la medida no tiene consecuencias políticas, es la manera formal de expresar que los partidos desaprueban el comportamiento de Ortega Smith.

A medias. Así es como el grupo del alcalde Martínez-Almeida ha respondido a la postura negacionista de Vox en la violencia machista. El popular no ha querido reprobar las palabras de Ortega Smith el pasado lunes, que usó su turno en el acto institucional del consistorio para pedir un pacto contra el “silencio negacionista”, tildó de “chiringuitos” a las asociaciones feministas y frivolizó sobre las mujeres que asesinan a hombres o de mujeres que se atacan entre ellas. Todo ello después de dinamitar, días antes, la unanimidad institucional frente a esta violencia negándose a firmar la declaración institucional. Por primera vez desde 2005, el mismo año que las cifras oficiales han superado el umbral del millar de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas —en España 1.028 mujeres han sido asesinadas desde que se contabilizan cifras oficiales, en 2003—, ni el Ayuntamiento ni la Comunidad de Madrid la tuvieron.

Pero ni las cifras ni la postura de Ciudadanos, con quienes gobiernan en la capital gracias al apoyo del partido de ultraderecha, han bastado para que los populares se uniesen al PSOE, Más Madrid y su socio gubernamental, Ciudadanos, que sí ha votado a favor.

"No vienen a reprobarme a mí, sino a amordazar a todos aquellos que legítimamente quieren darle voz a esa España silenciada a la que ustedes han silenciado durante décadas", ha dicho Ortega Smith, insistiendo en su discurso de la violencia intrafamiliar y negando la violencia machista. Y ha avisado de que no tenían intención alguna de cambiarlo: "Pierdan toda esperanza de que desde este grupo municipal, cualquier parlamento autonómico o Congreso o Senado vamos a renunciar a seguir defendiendo la libertad de todos los españoles. Recuerden que al que interrumpieron, insultaron y no dejaron hablar fue a mí", ha espetado el portavoz de Vox en el Ayuntamiento, en referencia a la víctima que se le encaró el pasado lunes durante el acto, al ruido que las mujeres hicieron en señal de protesta y al abandono de algunas de ellas de la sala. Una víctima a la que, le ha recordado Rita Maestre (Más Madrid), "ni siquiera tuvo la vergüenza de mirar a la cara".

Almeida habla de "mordaza"

Para Martínez-Almeida, las palabras del edil de Vox son solo "desafortunadas". Y cree que lo que "verdaderamente está en juego" no es la lucha contra la violencia machista sino "la libertad de expresión". Ha justificado su posición alegando que, aunque se ratificaba en lo que dijo el 25-N, no podía votar a favor de la moción urgente presentada este martes por el partido de Pepu Hernández porque “ataca el derecho a la opinión”: "Pretenden establecer una mordaza, no fue adecuado, pero no se puede coartar el derecho a la libre expresión. Sientan un precedente peligrosísimo porque a partir de ahora cualquiera que opine distinto se verá sometido a la amenaza de una reprobación".

Pepu Hernández, que ha defendido la moción desde varios artículos de la Constitución, ha recordado en su intervención que “feminismo es igualdad” y que quien esté en contra de eso “está en contra de la Constitución y de los valores de la sociedad”. “Quien se siente amenazado por el feminismo tiene un problema claro. No podemos permitir que desde un cargo público, en una democracia como la nuestra, un representante de Madrid vuelva la cara a una víctima por soberbia o por vergüenza, ni que retire esta lucha de la agenda pública y lo devuelva a las cuatro paredes de las casas, porque las víctimas entonces estarán solas otra vez”, ha dicho Hernández, que también ha hecho referencia a los “chiringuitos”: “Para chiringuitos los de la Fundación Francisco Franco”.

21 medidas contra la violencia machista

También en el pleno de este miércoles se ha debatido la puesta en marcha de las medidas a tomar desde el Consistorio contra la violencia de género. Un momento que aprovecharon las ediles de MM y PSOE, Rita Maestre y Maite Pacheco, para recordar al delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, José Aniorte, lo "lamentable" de que no se hubiese producido la declaración institucional contra la violencia machista para el pasado 25 de noviembre.

Algo que sí podría haber sucedido sin la participación del partido de ultraderecha, al menos en el Consistorio, donde el reglamento no requiere de esa unanimidad que alegaron desde el Gobierno municipal para no promover este posicionamiento institucional y que levantó y dirigió gran parte de las protestas de la marcha del pasado lunes en la capital y el manifiesto del movimiento feminista madrileño. "Vox, escucha, las mujeres están en lucha" fue uno de los coros que más se escuchó a lo largo del recorrido de Cibeles a Sol. Una idea en la que han incidido tanto Maestre como Pacheco.

"Vox niega medidas incontestables. Pero las mujeres, la democracia y la Constitución no daremos un paso atrás", ha espetado Pacheco. "Negacionistas" y "pandilla de machistas", los ha tildado Maestre. Desde el Gobierno, Aniorte ha pedido al partido que les facilitó el Gobierno junto al PP, que "salgan de su caverna ideológica" porque su negativa a reconocer la violencia machista "no es justificable".

El nuevo documento para trabajar contra la violencia de género en la ciudad, en el que todos los partidos excepto Vox llevan cinco meses trabajando —Aniorte recriminó a Ortega Smith no haberle "devuelto ni una sola llamada ni un solo mensaje" para sentarse a trabajar en este tema—, incluyen la propuesta de un observatorio y su correspondiente comisión de seguimiento, soluciones habitacionales estables para las víctimas y sus familias o formación. "Pero sobre todo presupuesto", ha incidido Maestre, que ha recordado que en el borrador no hay ninguna partida consignada para estas medidas. "Tenían la oportunidad de demostrar su compromiso", ha dicho dirigiéndose a Aniorte, "¿y qué nos encontramos? Nada". Pacheco también lo ha recordado y ha explicado esa petición que tanto PSOE como MM han incluido en el documento de enmiendas al plan, que también ha sido aprobado por todos los partidos excepto Vox: "Dotación de presupuesto, revisión al alza anualmente y que vaya más allá de los vaivenes políticos que puedan venir".

El delegado de área ha contestado a las ediles: "No se preocupen, que la habrá". Y ha avisado a Ortega Smith de que "con Vox o sin Vox", el Gobierno municipal iba a luchar contra la violencia machista. El portavoz del partido de ultraderecha ha usado su última intervención en ese bloque para responder a Aniorte: "Me obliga a decirle que con Vox o sin Vox usted sería o no sería delegado y que con Vox o sin Vox usted sería o no parte del Gobierno y debería reconocer que gracias a Vox está usted sentado ahí". Un apunte del que sí parece haberse acordado el alcalde Martínez-Almeida cuando ha llegado el turno de votar la reprobación al portavoz del grupo de ultraderecha. Ese sin el que, sabe, no podrá aprobrar los presupuestos.


Puedes descargar el documento de las 21 medidas haciendo click en este enlace (documento descargable en pdf).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información