Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restauradores denuncian el deterioro de los frescos renacentistas de Valencia por falta de prevención

La asociación ACRE responsabiliza a la catedral y a la Consejería de Cultura de las humedades por no tener un plan de control de las pinturas del siglo XV

Los ángeles renacentistas de la catedral de Valencia en una imagen de 2007.
Los ángeles renacentistas de la catedral de Valencia en una imagen de 2007.

La Asociación Profesional Española de Conservadores Restauradores, ACRE, se ha sumado a las voces críticas por la conservación de los frescos que pintaron en el siglo XV Paolo di San Leocadio y Francesco Pagano, donde se han detectado algunas humedades. "Hemos seguido con preocupación la información aparecida estos días en la prensa sobre el deterioro de los frescos de los ángeles músicos de la Catedral de Valencia, con categoría de protección Bien de Interés Cultural, obra renacentista de incalculable valor. Esta situación se agrava porque se trata de un bien recién intervenido, restaurado en 2004 por el Ivacor, Institut Valencià de Conservació I Restauració de Béns Culturals", señala la nota de prensa. 

Los 12 ángeles músicos que mandó pintar en 1472 el entonces cardenal Roderic de Borja, futuro papa Alejandro VI, estaban ocultos bajo la bóveda barroca de 1674 hasta que en 2007 la Consejería de Cultura decidió desmontarla para dejarlos visibles. La existencia de los querubines, uno de los primeros ejemplos de la pintura renacentista en España, estaba documentada, si bien se desconocía su estado de conservación cuando se hicieron catas sobre la cúpula de Pérez Castiel. Los ángeles redescubiertos se convirtieron muy pronto en uno de los atractivos de la catedral.

"Nuestra denuncia como asociación profesional es por la falta de seguimiento y control en la conservación de los frescos, detonante de que se haya producido el grave deterioro sufrido en una obra tan importante. Las medidas de conservación preventiva que toda intervención en conservación y restauración deben tener fallaron en 2014,y no se tomaron medidas para reponerlas", añaden.

"Atendiendo a la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano y a la categoría de protección como Bien de Interés Cultura de que gozan los frescos renacentistas, tanto los tutores del patrimonio, en este caso el Cabildo catedralicio de Valencia, como los gestores de la intervención de conservación-restauración, IVACOR y Conselleria de Cultura, son los garantes de su protección y tienen responsabilidad en lo que está ocurriendo", en virtud de las leyes.

"Desde ACRE, como asociación profesional que defiende los altos estándares de calidad en la protección del patrimonio, considerando nuestro compromiso con la defensa del Patrimonio Cultural y en base a la Ley de Patrimonio Cultural de Valencia, denunciamos el daño irreversible y la urgente necesidad de hacer efectivo un Plan de Conservación Preventiva estratégica y sostenible de los ángeles músicos de la Catedral de Valencia, joya del renacimiento, frágil e insustituible. De lo contrario, estaremos ante un caso grave de responsabilidad por omisión, que indudablemente tendrá consecuencias legales", concluye la nota.

El Arzobispado señaló ayer que hoy se iniciará una serie de estudios sobre las afecciones en esos frescos, con un análisis fotográfico de termografía, medición de la humedad y comprobación de la estructura y ventilación. Los estudios serán llevados a cabo por la Catedral en colaboración con el Ivacor.

Carmen Amoraga, directora general de Patrimonio, explicó que "hay una manifiesta alarma porque es verdad que los ángeles están deteriorados" y ha lamentado que desde la Conselleria de Educación y Cultura no se tuviera "constancia de este deterioro". Por ello, informó de que el cabildo de la Catedral se ha comprometido en una semana a mandar un proyecto y que se encargarán de la contratación de la empresa que "consideren oportuno", pero la Administración "tutelará y supervisará los trabajos que tengan que ver con estas humedades".

La directora del Instituto Valenciano de Restauración y Conservación (Ivacor), Gemma Contreras, dijo ayer que los frescos se podrían salvar con un tratamiento que elimina las sales de dentro del mortero y salen con la humedad, pero que es un proceso lento. La directora de Ivacor agregó que en la Catedral "hay 29 sensores instalados, pero desde 2014 no está llegando la lectura de la temperatura y de la humedad de la Catedral, por lo que si los sensores están pero la lectura no llega, no sirve de nada".

Amoraga insistió: "Tras las sucesivas reuniones que hemos mantenido con la Catedral por otros temas se han priorizado problemas que tenían que ver con el monumento, y nunca se manifestó este problema de humedades. Entonces entiendo que ellos también lo desconocían".

La directora de Ivacor ha remarcado que en 2011 ya salieron estas humedades en el mismo sitio, y lo que más les preocupa ahora es que hayan salido más y en otros enclaves.

Letyshops [lifetime] INT
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >