Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio a un exjefe de El Corte Inglés de Santiago por acoso sexual a una empleada

El juzgado investiga a otros cargos en Galicia, según la CIG, por este caso en el que no se tomaron a tiempo medidas para atajar la situación de la dependienta, que acabó marchando

Santiago de Compostela
Fachada de El Corte Inglés de Santiago.
Fachada de El Corte Inglés de Santiago.

Desde que se vio obligada a dejar su puesto de trabajo, Isabel Fraga no pisa un Corte Inglés. Vendedora en el de Santiago desde el año 2000, denunció que desde 2012 hasta finales de 2016 sufrió acoso sexual y moral por parte del que era su jefe de planta, el sótano 1. Pasado el tiempo, varias compañeras declararon que ella no era la única trabajadora que soportaba esa situación, y sin embargo, según la víctima y su marido, Manuel Cao, que también se vio empujado a dejar la misma empresa en la que había entrado en 1985, la dependienta fue dejada "a su suerte y no se activó a tiempo el protocolo" contra el acoso.  El juicio penal contra el exjefe denunciado tendrá lugar mañana en los juzgados de Santiago, tal y como informa la Confederación Intersindical Galega (CIG). El sindicato avanza, además, que el juzgado de Instrucción 3 de la ciudad ha abierto diligencias para investigar la actuación en este caso de otros cuatro mandos de la firma en Galicia (varios ya apartados de sus cargos) y que les tomará declaración los próximos días 24 y 26 de marzo. Isabel Fraga, recuerda la CIG, "nunca cedió" al acoso sexual de su superior y por eso esta presión acabó transformándose en "acoso laboral y moral".

El periplo judicial de este asunto viene de lejos, precedido por sentencias favorables a la empleada y su pareja, también exjefe de planta, por la vía civil. "El Tribunal Superior de Xustiza ya ratificó la existencia de acoso antes de entrar el caso en la vía penal", recuerda Roberto Alonso, miembro de la ejecutiva federal en representación de CIG-Servizos. "Esperamos que el fallo que se dicte ahora sea ejemplar para que tanto El Corte Inglés como el resto de las empresas tomen nota y se tomen en serio las situaciones de acoso que se producen en el día a día del mundo laboral". "Resulta lamentable que El Corte Inglés siga sin reconocer la gravedad de los hechos y que la solución para las víctimas fuese rescindir su relación laboral ante la inacción de la empresa”, reprocha el sindicalista: "Dejó a esta traballadora indefensa y abandonada a su suerte".

Por su parte, fuentes del centro comercial Compostela consultadas por Europa Press con motivo del juicio han respondido que no se pronuncian sobre una cuestión que afecta "al ámbito privado" de un extrabajador. En su día, recuerdan, se activó un protocolo interno para analizar el caso y se procedió como primer paso a la suspensión del entonces empleado, cuyo contrato fue rescindido finalmente.

En abril de 2016, según denuncia el sindicato CIG, la mujer acosada fue a hablar con el jefe de personal del centro, "pero la respuesta que recibió fue la de que no le diera importancia a esas conductas y que se vería lo que hacer". "No se activó de inmediato el protocolo", lamenta Alonso. Como consecuencia, Isabel Fraga pasó a una situación de baja laboral en noviembre por un cuadro médico de "trastorno adaptativo, con síntomas predominantes de ansiedad, con hipersensibilidad psicológica al acercarse a su centro de trabajo o hablar del tema".

A principios del mes siguiente, sigue relatando los hechos la CIG, la mujer envió un burofax a la Citsa (Comisión Instructora de Tratamiento de Situaciones de Acoso), el órgano encargado de investigar estos casos en Hipercor y El Corte Inglés. Y no fue "hasta el 2 de enero de 2017" (ella aseguró que había contado lo sucedido al jefe de personal en abril) que la comisión empezó sus actuaciones. Entre los días 17 y 18 de enero entrevistó a "10 trabajadoras y trabajadores" que "evidenciaron que por parte del acosador hubo insinuaciones y comentarios molestos, humillantes, de contenido sexual, obscenos, proposiciones de carácter sexual, directas o indirectas, tocamientos o roces innecesarios", desgrana la CIG.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >