Mercados

Los mercados financieros asisten a una nueva oleada de consolidaciones

La oferta sobre Bolsas y Mercados Españoles sigue la tendencia de concentración en operadores que gestionan múltiples parqués

Vista general de las pantallas informativas de la Bolsa y Mercados Españoles (BME) en Madrid.
Vista general de las pantallas informativas de la Bolsa y Mercados Españoles (BME) en Madrid. EFE

La concentración de los mercados financieros en un grupo reducido de operadores ha avanzado en los últimos meses, emulando una primera oleada de consolidaciones que tuvo lugar hace casi dos décadas. 2019 ha sido un año de cambios en la titularidad de las bolsas de valores, y las negociaciones para hacerse con Bolsas y Mercados Españoles (BME) suponen el último movimiento de una cascada de cambios en la gestión de los mercados financieros. 

El primer gran movimiento de consolidación de los mercados financieros tuvo lugar a comienzos de siglo. El empuje de las plataformas electrónicas de negociación (ECN) puso en alerta a los operadores tradicionales. A través de ellas los inversores podían operar las 24 horas y casar automáticamente oferta y demanda. También aplicaban una comisión menor a la de los intermediarios tradicionales. Además del auge de las ECN, la regulación europea más detallada de los últimos años -donde destaca Mifid II, que aumenta los niveles de seguridad del mercado de instrumentos financieros dentro de la Eurozona- ha hecho que los gestores tradicionales salgan de su zona de confort.

Los movimientos de dos décadas atrás han recobrado fuerza en el último año. Euronext nació en el año 2000 tras la fusión de la Bolsa de París con las de Bruselas y Ámsterdam. Dos años después ganó nuevo músculo tras adquirir la Bolsa de Lisboa y, en 2007, nació la primera Bolsa transatlántica tras la fusión de Euronext y la Bolsa de Nueva York (NYSE).   

En 2017 los reguladores europeos vetaron la fusión de Deutsche Boerse con la London Stock Exchange. Ese movimiento anticipó una consolidación bursátil que ahora vuelve a crecer. El operador paneuropeo, Euronext, cerró en 2018 la compra de la Bolsa de Dublín. Este año ha seguido su progresión tras ganar a Nasdaq la batalla por la Bolsa de Oslo. Por otra parte, Hong Kong Exchanges Cleaning, gestor del principal índice asiático, fracasó en su intento de hacerse con LSE, que opera la Bolsa de Londres, y en octubre desechó la compra.  

La Bolsa de Valores de Londres también movió ficha este año al comprar recientemente la firma de información financiera Refinitiv por 27.000 millones de dólares (unos 24.452 millones de euros). Sin embargo, la London Stock Exchange se plantea ahora deshacerse de la Bolsa de Milán para que los reguladores den el visto bueno a la adquisición de Refinitiv, indica Bloomberg. Una situación de la que quiere sacar provecho Euronext. El operador europeo, propietario de seis Bolsas en el continente (París, Ámsterdam, Bruselas, Lisboa, Dublín y Oslo), estudia expandirse por el sur de Europa. A la negociación por adquirir BME, donde compite con SIX, se suma el interés por la Bolsa italiana.

Los rumores de compra de BME por parte de Deutsche Börse, un movimiento planteado en el pasado, se reavivaron este año. Sin embargo, el operador de la Bolsa suiza, Six, y Euronext, son los candidatos en firme para hacerse con el control de BME, sociedad con la que ya negocian y que pasaría a engrosar la concentración del mercado bursátil. 

7.200 millones de beneficios entre cuatro grupos

La compra de BME por parte de Six permitiría al gestor suizo consolidarse como tercer grupo europeo (y noveno mundial) por ganancias, con 1.300 millones de euros en beneficios, según indica el hecho relevante remitido este lunes por Six a la CNMV. Cuatro grupos suman 7.200 millones de euros de ganancias, con Deutsche Börse a la cabeza (2.800 millones), seguido de London Stock Exchange (2.400 millones), la hipotética suma de BME y Six, y Euronext en cuarto lugar (700 millones). 


Normas