Luis García Montero: “La corrupción de una sociedad empieza por la corrupción del lenguaje”

Luis García Montero siempre ha entablado una relación muy íntima con las palabras. Las ha estudiado, las ha utilizado en sus poemas y artículos y ha reflexionado sobre ellas, sobre lo que significan y lo que deberían significar. Por eso en Las palabras rotas ha mezclado el “cuaderno de trabajo” con la observación de la vida y de la sociedad. “Mis recitales de los últimos años sirven para plantear una serie de preocupaciones que son la base de este libro”, explica. “Como poeta, estoy convencido que la corrupción de una sociedad empieza por la corrupción del lenguaje, porque el lenguaje es el patrimonio común que consolida una comunidad”.

En Las palabras rotas, García Montero parte de términos como Libertad, verdad o bondad para explicar su verdadero significado y denunciar el uso que se les ha dado a esa y otras palabras, desposeídas a menudo de su intención original. “He visto que hay manera diversas de corromper el lenguaje”, señala. “Una es utilizarlo para la mentira, y está muy de actualidad el uso de la mentira en la vida pública. Pero al mismo tiempo me preocupa, sobre todo, que algunas palabras fundamentales para el vocabulario democrático hayan caído en el descrédito más absoluto. Esas son palabras rotas que acaban el el cubo de la basura y yo creo que es muy peligroso renunciar a ella. Por eso hago un pequeño vocabulario a través de la poesía para defenderlas”.

Política es otra de ellas. “Me parece muy peligroso el descrédito social de palabras como política, que la gente asocia sólo con corrupción, con sectarismo, con mentira”, apunta. “Es verdad que la política tiene problemas, pero tirar la palabra política al cubo de la basura es ponernos en manos de los poderes salvajes y renunciar a regular un marco de convivencia para resolver los conflictos. También Bondad. “Recuerdo que en estos tiempos está muy de actualidad los versos de Machado ‘soy, en el buen sentido de la palabra, bueno’. Está tan desprestigiado el sentido de la palabra bondad que parece que hay que decir ‘un momento, que no estoy diciendo que sea tonto’. Yo me eduqué con Giner de los Ríos y con él aprendí que estudiar y formarse es prepararse para la bondad. Por eso él decía que no hay que confundir la palabra bondad con estupidez. En esta actualidad en la que se utiliza la palabra buenismo de manera despectiva”.

Para García Montero, esa separación entre la razón y los sentimientos es uno de nuestros grandes males. “La ciencia y la tecnología puede ser muy peligrosa si se desprende de sentimientos éticos y se queda sin raíces, y que los sentimientos son muy peligrosos si se quedan sin razones y quedan en indignaciones que llaman al linchamiento o al desprecio al otro. Las emociones y los sentimientos son fundamentales en la dimensión política”.

“Otra palabra que me preocupa es libertad”, explica en esa intención de llegar a los orígenes del lenguaje y de la sociedad. “Tuvo una dimensión social ilustrada muy importante, pero la cultura neoliberal está haciendo de su defensa de la libertad un regreso a la ley del más fuerte. Parte del avance tecnológico está sirviendo para volver a la falta de marcos reguladores sociales que había en el siglo XIX. Yo creo que es importante que frente a quien piensa que la libertad es el derecho del más fuerte a todo reivindicar que la libertad es un marco en la cual todos los individuos pueden desarrollarse en condiciones de igualdad”.

En otras ocasiones, esas palabras están tan cargadas de poder que hay que analizarlas cuidadosamente. “Sé que hay que ser muy precavido para defender la palabra verdad”, asume. “Ya lo dijo Machado: ‘la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero’. Si reivindico la palabra verdad es que he cuestionado los valores esenciales, la verdad como dogma. “¿Por qué existe la llamada posverdad? Porque las nuevas tecnologías permiten acelerar de tal manera la actualidad, crear tantos focos de noticias, que a un individuo se le permita decir una mentira para indignar a la gente y al día siguiente ya nadie le pide responsabilidades porque todo va de manera vertiginosa. Ese vértigo cancela la memoria del pasado y el compromiso con el futuro. El instante es la unidad de tiempo de la sociedad consumista”.

Las palabras rotas es también, como su autor explica, “un diálogo con mis santos laicos”. Por sus páginas se asoman Albert Camus, John Berger, Pier Paolo Pasolini… Pero es quizás Antonio Machado el autor con el que siente una mayor cercanía. “Machado es un escéptico, pero su escepticismo no desemboca en el cinismo y la renuncia, sino en buscar creencias compartidas. Como él escribe en un proverbio: ‘Tu verdad no, la verdad. Vente conmigo a buscarla. La tuya, quédatela’.

La opinión de los usuarios

32 Opiniones

ma

madmercurio 23 agosto 2019

Incorrecto, señor García Montero. La corrupción de una sociedad comienza en las conductas y luego el lenguaje viene a dar cobertura a esas conductas.

ab

abujafar 23 agosto 2019

Usar la perversión del lenguaje para explicar la decadencia de la sociedad, es lo mismo que usar la mentira para explicar la verdad

ka

kardo 23 agosto 2019

Lenin hablaba de libertad para negarla. ¿Libertad? ¿Para qué?¿Bondad los comunistas? Otra perversión del lenguaje. ¿Democracia, pluralismo, para un comunista? ¿O era democracia obrera? ¿O era república democrática o frente popular? Los primeros que pervierten el lenguaje son los que presumen de demócratas, de ser solidarios, de estar con los pobres y los explotados. Dime de qué presumes... Pervierten el lenguaje y se inventan realidades. Al final los que sufren las consecuencias de estas distorsiones y perversiones lingüísticas son los que dicen defender estos enemigos de la racionalidad y amigos de una sentimentalidad, que tanto daño y muerte ha causado cuando se ha tratado de aplicar el modelo de hombre nuevo, ahora de mujer nueva. Este hombre desconoce qué cosa sea la ciencia y, mucho menos, la ética. En fin. El pastiche mental de este, dix que poeta, no hay por donde cogerlo. Un verdadero peligro para la libertad y la democracia. Pero ahí están todavía los de la seda sobre el espino: en las instituciones del Estado democrático, por desgracia.

by

byron5 23 agosto 2019

MODERADORES: No está bien censurar por motivos ideológicos. Esa es una práctica propia de regímenes totalitarios. Saludos.

by

byron5 23 agosto 2019

En efecto, García Montero, que tomen nota los de los "todes", "todxs", "[email protected]", "portavozas" y demás engendros, que no solo pervierten el idioma sino que llevan las semillas de una ideología totalitaria y sectaria.

ma

mardeolivos 23 agosto 2019

Dígaselo a Almudena Grandes, gran tergiversadora y simplificadora del sentido de las palabras.

an

andaluz101 23 agosto 2019

Cierto Luis, y el mamporrerismo para colocarlo de director del instituto Cervante.

an

andaluz101 23 agosto 2019

La verdad es: dónde está el comunismo no crece ni la yerba.

an

andaluz101 23 agosto 2019

Excelente mamporrero .

je

jesulin25 23 agosto 2019

Vivimos en un país donde, cada cuál es libre de militar o no donde le dé la gana, en trabajar por unas ideas con las que podemos o no coincidir, a eso se le llama DEMOCRACIA, admitimos hasta el transfuguismo ideológico, en algún momento se llegó a llamar prostitución ideológica, no es el caso; Luis García Montero es un excelente poeta y una excelente persona que trabaja para su país donde hoy le toca

cm

cmpcanales 23 agosto 2019

Interesante: LGM no tiene nada que decir sobre algo tan absurdo como el "lenguaje inclusivo".

os

oseas 23 agosto 2019

El análisis que realiza el Sr Montero me parece encomiable, la pregunta inevitable que surge para quien conoce su biografía es ¿ se trata del más grande hipócrita que pisa estos lares, o del más grande ciego ? Análisis irreprochable advirtiendo de males sociales, los cuales son generados o elevados - si creados por otros - a la enésima potencia por el credo político en el que milita, que comparte su vida con Almudena Grandes, una persona que rezuma a diario el peor odio sectario hacia lo que no sea izquierda ¡ venga ya, por favor !

bu

bureba 23 agosto 2019

La corrupción del noblísimo concepto de "liberal" empezó y es mantenida por este mismo hombre cuando llaman "neoliberal" a una corriente política que de liberal no tiene nada. Lo que caracteriza a lo mal llamado "neoliberal" es el axioma "dejenme hacer sin normas ni control" per. Jamas ha estado dentro del ideario liberal tal posición, nunga se negó ni normas ni control, sino que pide y pidió que las (y controles) no sirvan para negar y limitar derechos BASICOS del ser humano.

st

storyville 23 agosto 2019

Claro los Despidos en diferido por Q el diferencial del diferido no se acuerdan de eso asi empieza la corrupcion

ta

tallreplicant 23 agosto 2019

Pobre hombre, cuánta confusión mental

ka

kardo 23 agosto 2019

¿Libertad? ¿Para qué? Lenin. La política la desprestigian los políticos que quieren controlar la vida y la libertad de los individuos. El control de los individuos, de la acitvidad de estos, de sus propiedades, solo ha conducido a distorsionar el sentido de las palabras. Ahora lo vemos con el feminismo. Ahora lo vemos en Cataluña, donde se persigue a los que hablan español libremente en las escuelas. Y ese individuo, que se supone defiende el español, no hace. Oculta lo que no le interesa a su ideoelogía totalitaria. Pero es alavado este dix que poeta por los medios donde esas ideologías tienen aceptación, son toleradas.

ma

madmercurio 23 agosto 2019

Incorrecto, Sr. García Montero. Lo primero que se corrompen son las conductas y después viene el lenguaje a arroparlas

ka

kardo 23 agosto 2019

Hay decenas de comentarios censurados. ¿Por qué se utiliza la palabra pluralismo en ciertos medios afines a este dix que poeta pervirtiéndola? No lo entiendo si son de izquierdas y respetan la libertad de los individuos desde 1917 en Rusia o el Frente Popular tan liberales ellos.

ka

kardo 23 agosto 2019

Un comunista hablando de libertad, de unir la mentira a la política y bodad. Increíble. El mundo al revés.

by

byron5 23 agosto 2019

Ciertamente, Sr. García Montero, la corrupción de una sociedad empieza por la corrupción del lenguaje. A ver si toman nota esos que escriben "todes", "todxs", "[email protected]", "portavozas" y engendros similares.

ma

martymcfly 23 agosto 2019

Luis García Montero no es sólo uno de nuestros mejores poetas sino gran persona y ciudadano. Me quito el sombrero ante él y soy de derechas pero no creo en las animadversiones por diferencias ideológicas.

pa

pacohermes 23 agosto 2019

Corrupción también es ostentar un cargo para el que claramente no se está capacitado, cargo al que se accede solo por afinidad ideológica. Es el caso del señor García Montero, que dirige el Instituto Cervantes sin experiencia anterior alguna en gestión cultural.

pe

pepelj 23 agosto 2019

Totalmente de acuerdo con usted, D. Luis, decía Blas de Otero que nos queda la palabra, pero cuando se la despoja de su significado para volverla en nuestra contra, nos quedamos indefensos ante los comerciantes de vidas.
Y está pasando.

pe

pedromena736 23 agosto 2019

Pienso que es alrevés: el lenguaje refleja la realidad social.

ca

cacojonante 23 agosto 2019

Efectivamnete. A ver si los periodistas de El País dejan de escribir soberanismo o independentismo y escriben secesionismo.

ex

extand 23 agosto 2019

En España ha sido un partido político el responsable de la corrupción del lenguaje. Palabras como ética, solidaridad, igualdad, nación o ciudadano, por mencionar algunas de ellas, fueron vilmente despojadas de su hondo significado y reducidas a una cínica coletilla, usadas para justificar su inepcia y su corrupción política. No es necesario nombrar a ese partido político, pero seguro que este señor ni lo nombra en su libro.

pe

pepelj 23 agosto 2019

¿Hay alguna ofensa en decirle a D. Luis que estoy de acuerdo con él o en mombrar a Blas de Otero?

cu

cucurucho 23 agosto 2019

Efectivamente, la corrupción de una sociedad empieza por el lenguaje, quizá por que sea la propiedad más común ya que la compartimos todos. Pero no veo que LG Montero haga referencia a la tremenda corrupción del desdoblamiento del "todas, todos y todes", los "vascos y las vascas", el femenino"nosotras" en lugar del masculino plural, etc. Quiren una sociedad desarticulada y por eso atacan a la lengua común que nos une.

we

wet_blanket 22 agosto 2019

Buen poeta, pésimo lingüista, lamentable sociólogo.

pe

pepetron2 22 agosto 2019

que hable de verdad, de libertad o de bondad alguien que esta políticamente unido a una plataforma politica que incluye a la hoz y el martillo nos habla de la extraordinaria capacidad de incoherencia de muchos músicos, escritores y poetas. Como si hubiera una especie de cortocircuito de ética y razón en la interseccion entre su obra y la vida exterior a la hoja y el papel. En fin...

xa

xaxonem 22 agosto 2019

De lo que se deduce que 'el lenguaje escrito' de los comunicadores y los escritoreeeeees.... es el principal corruptor. Y le sigue el de los políticos.

pe

periquillo 22 agosto 2019

Muy bueno Sr Garcias Montero