Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El festival de cine de Mar del Plata resiste a la crisis argentina

La cita cinéfila más importante de Argentina tiene a Francia como país invitado en su 33ª edición

Mercedes Morán exhibe el pañuelo verde por el aborto legal en la inauguración del Festival de Cine de Mar del Plata.
Mercedes Morán exhibe el pañuelo verde por el aborto legal en la inauguración del Festival de Cine de Mar del Plata.

La 33ª edición del festival de cine de Mar del Plata, el más importante de Suramérica, no salió indemne de la brusca devaluación del peso argentino y del recorte del gasto público aplicado por el Gobierno de Mauricio Macri. Su duración se redujo a ocho días, de los diez inicialmente previstos y la alianza con Francia como país invitado salvó la presencia de estrellas internacionales de prestigio como el director Léos Carax y el actor Jean-Pierre Léaud.

Como ya ocurrió en la inauguración de la Feria del Libro, el secretario de Cultura, Pablo Avelluto, fue abucheado tan sólo salir al escenario, el sábado por la noche. "Qué bueno que chiflen, porque quería hablar exactamente de eso, pero para eso deberíamos poder escucharnos", dijo Avelluto. "Realizamos el festival contra viento y marea", admitió. Entre los problemas que debió sortear el festival está la negociación en dólares de los derechos de proyección, que obligó a reducir la cantidad de películas exhibidas, y de la presencia de invitados extranjeros.

La actriz Mercedes Morán expresó en público lo que muchos comentaron durante meses en voz baja: el miedo a que se suspendiera la clásica cita cinéfila. "Estoy muy feliz de estar acá recibiendo este reconocimiento, porque el festival se hizo. Estuve muy preocupada personalmente todo el año temiendo que los enormes recortes presupuestarios en la cultura afectaran a este reconocidísimo festival", señaló Morán al recibir un premio a su trayectoria. Al concluir, la actriz exhibió el pañuelo verde a favor del aborto legal, seguro y gratuito que llevaba en la muñeca. Otras artistas y presentadoras optaron por lazos verdes para mostrar su respaldo a la legalización.

En su primera edición con una mujer al frente de la dirección artística, Cecilia Barrionuevo, el festival arrancó con un gran protagonismo femenino. Además de Morán, fueron premiadas las directoras argentinas Narcisa Hirsch y Lucrecia Martel y Sueño de Florianópolis, de su colega Ana Katz, fue la película inaugural. Por primera vez también, Mar del Plata acogió este lunes y martes un Foro de Cine y Perspectiva de género.

Distintas miradas según el continente

La onírica Chuva é cantoria na Aldeia dos Mortos fue aplaudida en Cannes, en su presentación oficial, y también el lunes en Mar del Plata. Pero la mirada sobre ella cambia según el continente, remarcó Salaviza. "En Francia nos preguntaron por qué se suicidaba el protagonista, en América Latina es visto como un encuentro con su padre", detalló. "Europa tiene una mirada exotizante sobre los indígenas, no tienen derecho a cambiar", criticó. Entre la visión distorsionada sobre las comunidades originarias el director puso como ejemplo la figura del chamán, que suele ser vista como una persona vieja y sabia. "El chamán te puede curar, sacarte un hechizo, pero también molestar y atacar. A los jóvenes les da miedo transformarse en chamanes porque la relación con los demás se vuelve muy diferente", comenta tras la proyección.

Si los recortes presupuestarios centraron las críticas de la inauguración, en los primeros días del festival se ha hecho evidente también la preocupación que despierta la elección de Jair Bolsonaro en el vecino Brasil. "Los pueblos originarios resistieron durante 500 años y lo seguirán haciendo" señaló João Salaviza en la presentación de la película Chuva é cantoria na Aldeia dos Mortos, codirigida con Renée Nader Messora.

La cinta, que compite en la sección Internacional, fue rodada durante los nueve meses que pasaron con la comunidad indígena de Pedra Branca. Salaviza recordó que "millones de indígenas han sido asesinados en cinco siglos", pero también prácticamente borrados "en la palabra, en el cine y en la televisión" y con Bolsonaro, que ve a las reservas como "obstáculos para la agroindustria", su situación empeorará aún más. Katz y Martel también criticaron al líder ultraderechista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información