Loading...
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La salida del Reino Unido puede consolidar la Unión Europea”

El británico Ian Kershaw repasa las últimas siete décadas de historia de Europa en ‘Ascenso y crisis’, radiografía implacable de un continente en constante búsqueda

Los alemanes celebran la caída deI Muro de Berlín, el 15 de noviembre de 1989, una semana después del fin del bloqueo entre el Este y el Oeste de la ciudad.
Los alemanes celebran la caída deI Muro de Berlín, el 15 de noviembre de 1989, una semana después del fin del bloqueo entre el Este y el Oeste de la ciudad.

Cuando alguien tan puntilloso y minucioso como el historiador británico Ian Kershaw (Oldham, 76 años) repite una cita en un libro, está lanzando un claro aviso a sus lectores. Y en Ascenso y crisis. Europa, 1950-2017. Un camino incierto (Crítica) lo hace dos veces. Primero, cuando en el prólogo apunta, acerca del futuro del continente: "En aguas peligrosas es mejor que los barcos de una flota permanezcan juntos en lugar de tomar rumbos distintos", expresión que repite al final del volumen. Y segundo, cuando recuerda en dos capítulos distintos la advertencia del canciller Helmut Kohl en 1991: "La unión monetaria sin unión política será insostenible a largo plazo".

En el resto del volumen, el autor de la monumental Hitler, la biografía definitiva, de Descenso a los infiernos. Europa 1914-1949 y de Decisiones trascendentales —sobre las resoluciones críticas que tomaron los líderes políticos entre mayo de 1940 y otoño de 1941— asegura que ha intentado ser "todo lo objetivo posible". Y por eso, aunque por primera vez ha escrito sobre acontecimientos que ha vivido, solo se ha permitido un puñado de anécdotas personales, como la llegada del primer televisor a su familia: "Y me parecen demasiadas", ríe.

Ian Kershaw, ayer en Madrid. ampliar foto
Ian Kershaw, ayer en Madrid.

Cuando acabó Descenso a los infiernos. Europa 1914-1949, Kershaw confesó que había sido su libro de más compleja redacción. Ahora rectifica: "Este ha sido el más complicado. Porque en el anterior la guerra servía como nexo de unión. De 1950 a 2017 no existe un tema central; me costó mucho encontrar la arquitectura de este volumen". Kershaw está en Madrid promocionando su libro, y cuenta que ha trabajado igual que cuando investiga “hechos de un pasado lejano”. También ha intentado llegar limpio de ideas de otros historiadores volcados en la Europa del siglo XX, como Tony Judt. "He leído con admiración sus libros, pero deliberadamente he buscado mi línea".

El historiador describe estas siete últimas décadas de Europa de forma implacable, fría, aunque entretenida. "La Historia se puede contar de formas distintas. Por ejemplo, a través de vidas de sus protagonistas o de grupos de personas. Yo prefiero narrar los acontecimientos porque creo que es la mejor forma de entender lo ocurrido", responde. Dicho lo cual, Kershaw defiende que en la Historia aún tienen mucha importancia las decisiones de algunos individuos, como Mijail Gorbachov y la perestroika, David Cameron y el referéndum del Brexit. "A lo largo del libro he incluido testimonios personales para ilustrar algunos hechos [como el diario de un ama de casa en los años cincuenta al norte de Inglaterra, asustada por la amenaza nuclear], pero considero que es más importante reconocer a esos líderes que con sus decisiones cambian países. El gran ejemplo es Gorbachov. ¿Quién podía imaginarse lo que vendría, con el hundimiento no solo de la URSS, sino de todo el bloque comunista? Los expertos me confirmaron que Gorbachov fue clave. Otro ejemplo magnífico lo protagoniza Konrad Adenauer, primer canciller de la República Federal de Alemania, y su apuesta por una Europa unida", explica.

En Ascenso y crisis queda un regusto triste sobre la Unión Europea: "Creo que nunca ha existido un momento ni una ocasión en los que hayamos estado cerca de una auténtica unidad. Fue más un deseo, un anhelo utópico de los líderes del inicio de la CEE. El mejor ejemplo es el Tratado de Maastricht de 1992, innovador pero alejado de la unión política. Nunca podríamos ser unos Estados Unidos de Europa, porque poseemos pasados muy distintos". Lo mismo ocurre con España: si en Descenso a los infiernos la Guerra Civil ocupaba muchas páginas, la dictadura franquista convierte en irrelevante a España en décadas de historia europea. "Lo siento, pero fue así", dice. Del rey Juan Carlos cuenta que "al principio, con cautela", se puso del lado de las fuerzas que pedían el cambio de régimen. "No era un demócrata por instinto, pero veía en qué dirección soplaba el viento", escribe Kershaw y confirma el comentario en persona. "Volviendo al peso de España, ahora sí pienso que está en el centro de Europa, y que su papel será fundamental en el futuro". El historiador reconoce que hará un cambio en la próxima edición en el párrafo dedicado al triunfo electoral de Rodríguez Zapatero sobre Aznar tres días después de los atentados islamistas del 11-M, victoria que asegura se debió al apoyo del líder del PP a la guerra de Irak. "Pues sí que manejé la importancia de la corrupción y de la información sesgada que el Gobierno dio sobre una posible participación de ETA en el crimen. ¿No lo puse? Lo siento".

Formas de autoritarismo

Entre los 12 capítulos, uno se dedica a la cultura en la posguerra ("La cultura es una ventana al alma de una sociedad, una ventana con múltiples cristales, cada uno con una tonalidad diferente") y acaba deviniendo en radiografía de la sociedad europea occidental y del choque entre generaciones, y el último —junto al epílogo— ahonda en las distintas crisis que asuelan hoy el continente: la globalización que ha multiplicado el individualismo, la recesión y las recetas de austeridad que llevan a algunos países a retornar a "formas de autoritarismo", crisis migratorias, auge de la ultraderecha... "La Unión Europea no ha logrado crear un auténtico sentimiento de identidad europea".

Para Kershaw, "el mayor peligro para el futuro de la UE está en el populismo". Y explica: "La globalización empuja a que la economía se priorice por encima de la política. Ese desequilibrio y el aumento de mensajes populistas pueden desestabilizar el futuro del continente. ¿El Brexit? En realidad, la salida del Reino Unido puede consolidar la UE, porque tomarán el mando países que sí apuestan por reformas proeuropeístas. Tampoco es descartable otro ataque contra el euro". Aun así, apuesta por el optimismo. "Mi título original es Una montaña rusa. Europa 1950-2017. La metáfora no es muy acertada, porque las vagonetas de la atracción, por mucho meneo que haya, van por un circuito y llegan a un final predeterminado. Aquí no sabemos qué pasará, pero en el camino Europa ha aprendido a cooperar y negociar".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >