Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrimonio pagará 250.000 euros por las biografías de las Colecciones Reales

La Academia de la Historia preparará los textos a partir de su polémico diccionario

El nuevo Museo de las Colecciones Reales (en primer término), junto al Palacio Real de Madrid.
El nuevo Museo de las Colecciones Reales (en primer término), junto al Palacio Real de Madrid.

Alfredo Pérez de Armiñán, presidente de Patrimonio Nacional (PN), y Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia (RAH), se reunieron el 26 de julio de 2016 para firmar un convenio por el que la segunda dotará de contenido el futuro Museo de las Colecciones Reales, cuya fecha de inauguración se había fijado para 2017, se retrasó a 2020 y quizá suceda en 2021. La Academia aportará al museo -tal y como ha podido saber Valverdedelcamino- una “información histórica rigurosa y contrastada de los contenidos sobre la Historia de España y Universal” a cambio de 250.000 euros.

La aportación consiste en recuperar las biografías de los personajes del Diccionario Biográfico Español (DBE), que cosechó una enorme polémica tras su publicación en 50 tomos en 2011. Entre otras entradas controvertidas destacaba la de Franco, firmada por Luis Suárez y con Gonzalo Anes como director de la RAH, en la que este era citado como “generalísimo” o “Jefe del Estado” y nunca como dictador, y decía: "Montó un régimen autoritario, pero no totalitario, ya que las fuerzas políticas que le apoyaban quedaron unificadas en un Movimiento y sometidas al Estado (...)". Hoy, esa definición ha sido enmendada en la web, con un texto firmado por Juan Pablo Fusi en el que se le define como “Jefe del Estado y dictador”.

Los textos de aquella enciclopedia azul, que costó más de 6,5 millones de euros al erario público, “se utilizarán resumidos o en su integridad”. Pero esta colaboración tiene una laguna: Francisco Franco. Tal y como se puede leer en el pliego del concurso de museografía -presupuestado en 21 millones de euros-, entre la sala 14 y la sala 15 hay un hueco en la dinastía de los Borbones. Patrimonio reconoce a este periódico que todavía no saben qué formato usarán para incluir la figura del dictador, porque no forma parte de la leyenda “deslumbrante” de mecenazgo y coleccionismo de los reyes de España.

Un hueco llamativo

“La formulación exacta de la presentación gráfica, soportes y ubicaciones concretas de dichos contenidos informativos serán determinadas a lo largo del proceso de redacción del proyecto básico y ejecutivo del museo, que comenzó el pasado uno de febrero”, reconoce la institución. La última pieza de la sala dedicada al reinado de Alfonso XIII es una fotografía de Julio Duque, de 1929, del traslado de los restos de la reina María Cristina. Y la siguiente es una pintura de José Guerrero, de 1962, titulada “La Chía”, un lienzo resultado de su aprendizaje en los EEUU del expresionismo abstracto de la Escuela de Nueva York. Y después más de tres décadas de silencio -sin referencias a la Segunda República-, que serán resumidas en una sala previa a la exposición de las obras vinculadas a Juan Carlos I. En la Memoria de Museología -la carta que rige los contenidos a partir de la cual las empresas de montaje levantan sus dispositivos- tampoco hay mención a la dictadura de Primo de Rivera.

Una mancha imborrable

En los primeros presupuestos generales aprobados por el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy reapareció la subvención para “el mantenimiento y actualización” del Diccionario Biográfico Español, con un importe de 163.790 euros, congelados durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero por apología de la dictadura de Francisco Franco. Desde su presentación, en mayo de 2011, suspendió en el ámbito científico, académico, institucional y social. El escándalo obligó a José Ignacio Wert, entonces ministro de Educación, Cultura y Deporte, a informar al Congreso de los Diputados de que se revisarían 14 entradas “en profundidad”, una sería “eliminada” y 16 rectificadas “ligeramente”. No dijo cuáles y se desconoce si se han realizado los cambios.

En el mencionado pliego todo está especificado, salvo este hueco que Alfredo Pérez de Armiñán y José Luis Díez, director del Museo de las Colecciones Reales y académico en la RAH, tratan de resolver. La Academia ha declinado hacer cualquier declaración al respecto. Posiblemente la dictadura se resolverá con unos vídeos. En el pliego, Patrimonio Nacional define la dictadura de Franco como “el Gobierno del general Franco”. Esta institución fue creada por el dictador en 1939. En la web de esta institución, no hay referencia a las actuaciones anteriores a la ley de 1982, cuando pasó a manos de Patrimonio. Franco la creó al final de la guerra civil para sustituir al antiguo Patrimonio de la República.

Un convenio bianual

Patrimonio Nacional, además, reconocerá en los soportes empleados en el nuevo museo -un homenaje a los reinados de los Austrias y los Borbones, en el que se invertirán más de 160 millones de euros- la procedencia de cada texto, su autor e incluirá el logotipo de la RAH y los patrocinadores asociados a la difusión digital del DBE. Patrimonio Nacional ha creado una comisión técnica para contrastar los contenidos de la RAH, cuya presidenta es Pilar de Navascués, directora de Museos de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre. El convenio tiene validez bianual y se prorroga automáticamente dos años más, “sin aportación económica adicional en dicha prórroga”.

El Museo de las Colecciones Reales aspira a convertirse en “el instrumento principal de proyección de la actividad cultural de Patrimonio Nacional”, tal y como puede leerse en el mencionado pliego. El museo cuelga de la cornisa de la plaza de la Catedral de la Almudena y tiene 41.000 metros cuadrados (de los que 5.000 se dedican a las salas de exposición), donde se mostrará un homenaje a la Casa Austria (representada por unas 220 piezas de arte) y los Borbones (cerca de 520). Felipe VI no está presente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >