Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Málaga y Valencia ponen la alfombra roja a los Goya de 2020 y 2021

El presidente de Academia, Mariano Barroso, califica como "una muy buena posibilidad" que repitan Andreu Buenafuente y Silvia Abril como presentadores de la ceremonia

La sevillana Torre del Oro, iluminada en enero días antes de la celebración de los Goya.
La sevillana Torre del Oro, iluminada en enero días antes de la celebración de los Goya. Europa Press

Las dos próximas ceremonias de los Goya se celebrarán de nuevo fuera de Madrid. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ultima las negociaciones para que los premios del cine español aterricen en Málaga en 2020. Sería la segunda vez que la gala tiene lugar fuera de la capital española. El anuncio está previsto para antes de que acabe julio. Más aún: en 2021, si se cierran el acuerdo negociado hace un tiempo, los Goya viajarán hasta Valencia, en un periplo que servirá para conmemorar el centenario del nacimiento de Luis García Berlanga. La Academia de Cine también tiene muy avanzada la negociación con Andreu Buenafuente y Silvia Abril para que repitan como presentadores de la gala malagueña, con el apoyo del equipo de la productora El Terrat.

La buena impresión dejada por la gala celebrada el pasado 2 de febrero en Sevilla ha impulsado la intención de la Academia de que la ceremonia siga viajando. A la semana de acabar la entrega de premios en la que Campeones se llevó la estatuilla principal, el cineasta Mariano Barroso, presidente de la Academia, ya confirmó a Valverdedelcamino las ganas de seguir con la itinerancia. “Llegamos a un acuerdo con Sevilla porque reunía tres requisitos fundamentales: comunicación directa con Madrid, la sede de la industria; un espacio adecuado para una gala tan compleja y que tiene que albergar a 3.000 personas –hay pocos sitios así en España, y adecuar un polideportivo encarece el evento-, y una actitud acogedora de las instituciones locales”, decía entonces. Ayer, desde el rodaje en San Sebastián de la serie La línea invisible, sobre el primer atentado de ETA en 1968, Barroso aseguraba: "Esto no se trata de una puja, sino que nos alegra mucho que haya varias ciudades deseosas de acoger al cine español. Eso es nuestro principal motivo de celebración y alegría. Para la Academia cualquier ciudad que cumpla los requisitos es una buena sede. Todo este interés nos hace pensar que el cine español tiene buena acogida. En realidad, no solo para el cine español sino para todo el audiovisual".

¿Por qué no seguir en Madrid? Al acabar la pasada edición de los Goya, el presidente de la Academia explicó: “El problema en Madrid es que eres un estorbo. Igual que con un rodaje: filmar en la capital encarece las producciones. Te vas a Sevilla y abaratas costes. Fuera todo son ayudas”. Y remataba: “No hay misterios. Es más fácil fuera que en Madrid porque encuentras patrocinadores locales; porque la gente fue a Sevilla feliz —a los académicos no les costó el viaje—; el Ayuntamiento se ha volcado…”.

Desde Sevilla, algunas fuentes apuntan al interés de la ciudad por repetir como sede. Pero la Academia entiende que volver pronto en la capital andaluza daría a entender que la ciudad deviene en segunda sede de la institución. Por otro lado, hubo ofertas de Valencia, Málaga y Palma de Mallorca. La ciudad balear sufre el gran inconveniente de la insularidad, que obliga a trasladar a los invitados, los participantes en la gala y los candidatos por avión, medio de transporte que encarece la organización del evento. Así que la Academia prioriza una localización que sea accesible por AVE. Barroso cuenta: "Estas no han sido las únicas ciudades que se han interesado, otro ejemplo de nuestra actual fuerza".

Málaga ya sonó para la anterior edición. Desde la misma ciudad surgieron comentarios dolidos con la opción sevillana: Málaga alberga el festival de cine español y en español, que se celebra desde hace 22 años y que ya tiene cerrada las fechas de la 23ª edición: del 13 al 22 de marzo. Su alcalde, Francisco de la Torre, está en el cargo desde el año 2000, revalidando su puesto por, entre otras razones, una apuesta por la cultura. Esta semana De la Torre ha sopesado el esfuerzo económico que supone albergar los galardones, que probablemente recibirán también una inyección económica de parte de la Junta de Andalucía, como ya ocurrió con la gala sevillana, aunque esa aportación había sido aprobada por el gobierno autonómico socialista. Desde el 18 de enero la Junta la preside el popular Juan Manuel Moreno Bonilla.

En cuanto a Valencia, tampoco hay acuerdo firmado, porque aún quedan 19 meses hasta la gala, pero ya hace tiempo el Ayuntamiento se puso en contacto con la Academia para que los Goya se celebraran en su ciudad en homenaje a su más grande cineasta, Luis García Berlanga, de cuyo nacimiento se cumplirá el centenario el 12 de junio de 2021. En aquellas negociaciones estaba la entonces primera teniente de alcalde Sandra Gómez. Aún no se ha constituido el nuevo consistorio del alcalde Juan Ribó, pero Gómez, secretaria general del PSPV-PSOE de Valencia ciudad, ayer por la tarde confirmó los contactos y la intención de avanzar en el proceso en cuanto haya Gobierno local: "Queremos que el centenario de Berlanga sea celebrado por todo lo alto". Al igual que en Sevilla, la cuna del director de Plácido y El verdugo espera apoyo institucional y económico de la Generalitat, que preside Ximo Puig.

Todos los pasos que dé la presidencia de la Academia de Cine, compuesta por Barroso y sus dos vicepresidentes, el productor Rafael Portela y la actriz Nora Navas, y cuyo mandato llega hasta junio de 2021, tienen que ser aprobados por la junta directiva. Barroso confirmó ayer que todavía no se ha convocado el encuentro, pero que se reunirán antes de que empiece agosto para ratificar los acuerdos. El año pasado el anuncio de Sevilla como sede de los Goya también se realizó a mitad de julio.

Andreu Buenafuente y Silvia Abril, de nuevo presentadores

Silvia Abril y Andreu Buenafuente, durante los Goya en Sevilla.
Silvia Abril y Andreu Buenafuente, durante los Goya en Sevilla.

Al final de la gala de los Goya en Sevilla hubo varios triunfadores. Y no solo los equipos de las películas Campeones y El reino, que se llevaron las principales estatuillas, sino también quienes actuaron, como Rosalía y su sobrecogedora versión de Me quedo contigo, el tema de Los Chunguitos, o James Rhodes, que interpretó el Adagio del Concierto Nº3 en D Menor BWV 974 de Bach durante el In Memoriam que recuerda a los fallecidos cada año. Y, por supuesto, los presentadores Andreu Buenafuente y Silvia Abril, que supieron darle ritmo a una ceremonia que tampoco bajó de las tres horas de duración. Mientras que él ya había realizado esa labor en las galas de las ediciones 24ª y 25ª, Abril debutó en el cometido, y acabado el evento los críticos calificaron con muy buena nota su actuación.

La Academia de Cine también tiene muy avanzada la negociación con la pareja para que repitan como presentadores de la gala malagueña, con el apoyo del equipo de la productora El Terrat. Para Barroso, que confirma que el contrato aún no está firmado, Buenafuente y Abril son “una muy buena posibilidad”. Y explica: “Estamos muy contentos y agradecidos con su trabajo. De ellos destaco su concepto del espectáculo televisivo, su rigor profesional y su sentido del humor.. Además, El Terrat es una productora impecable”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >