Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concierto oculto de Aretha Franklin se muestra en un tráiler

El avance de 'Amazing Grace', que se estrena el 4 de octubre en España, rescata las actuaciones de la diva del 'soul' en una iglesia de Los Ángeles en 1972

Amazing Grace se mantuvo oculta durante décadas. Sydney Pollack la filmó durante dos conciertos góspel de Aretha Franklin en enero de 1972, cuando la cantante se encerró en una iglesia en Los Ángeles y grabó, en directo con público, uno de sus álbumes más célebres. Pero el material permaneció guardado en varias cajas, sobre todo por un problema del rodaje: Pollack no usó claquetas y nunca consiguió sincronizar las imágenes y el sonido. Al fin, sin embargo, la película llegará a las salas españolas, el próximo 4 de octubre. Antes, adelantamos el tráiler definitivo.

Antes de fallecer, en 2008, Pollack cedió el material al productor y realizador Alan Elliott. Pero este se encontró entonces con la resistencia de la propia Franklin. "No tenía ganas de hablar conmigo del proyecto", relató Elliott en la pasada Berlinale, donde se proyectó el filme. Tras la muerte de la reina del soul, el 16 de agosto de 2018, y el fin de una larga disputa legal alrededor de la película, sus familiares llegaron a un acuerdo para la distribución de Amazing Grace. "Es el corazón y el alma de Aretha Franklin", declaró en noviembre de 2018 la sobrina de la cantante, Sabrina Owens, a medios estadounidenses.

En la pasada Berlinale, Joe Boyd, productor musical, quien presenció la grabación, rememoró algunos detalles: "Warner y Atlantic llegaron a un acuerdo. Aretha tenía dos contratos, como artista musical y como estrella cinematográfica, porque en aquel momento estaba en su apogeo. Me contrataron para buscar el equipo, reunir una banda, buscar el Coro Comunitario del Sureste de California... Unos días antes me llaman de Warner y me dicen que la filmación, que iba a acompañar como publicidad al lanzamiento del disco en directo, no la haría yo sino Sydney Pollack, que obviamente tenía más nombre que yo y era muy fan de la artista. Pero que no sabía lo complicado que es filmar la música, y por eso la fastidió. Tras la primera noche me llamó el montador y me dijo que el material no valía para nada porque Sydney no sabía dirigir ese material. Pollack fue muy amable, se involucró mucho y le dolió que fracasara el proyecto".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >