Loading...
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HORARIO FLEXIBLE COLUMNA i

Gauguin en Charing Cross

Siempre quiso ser pintor y hasta quiso ganarse la vida como retratista, pero a sus escasos clientes no solía gustarles el resultado final

Detalle de 'Los antepasados de Tehamana o Tehamana tiene muchos padres (Merahi metua no Tehamana)', de Gauguin, de 1893.
Detalle de 'Los antepasados de Tehamana o Tehamana tiene muchos padres (Merahi metua no Tehamana)', de Gauguin, de 1893. Instituto de Arte de Chicago

Gauguin siempre quiso ser pintor y hasta quiso ganarse la vida como retratista, pero a sus escasos clientes no solía gustarles el resultado final: aquellos retratos eran demasiado extraños para las modas del momento. A Gauguin no le interesaba mostrar la clase social o la personalidad de los modelos; ni siquiera sus relaciones familiares o los salones de sus casas. Prefería situarlos en lugares a veces algo distópicos, en tanto imaginados ideales y experimentados hostiles igual que su Tahití; fondos ausentes; inesperados por chirriantes o sombríos; objetos acumulados como bodegones raros, flores a destiempo; ofrendas a dioses cristianos y paganos sin jerarquías, dependiendo del estado de ánimo o del relato imaginado para agradar a París. París perseguía a Gauguin, seguramente porque para ser retratista era preciso triunfar allí.

En la exposición universal de 1889 se tropezaba con la reproducción de los poblados de las “gentes primitivas” y en los Campos de Marte nacía ese sueño con aspiraciones chatas, ficciones coloniales a medida del público parisino. Tal vez por eso, víctima de la fascinación colonialista y de sus trampas, Gauguin elegía Tahití, entonces poco más que una excursión por las afueras de París. El propio Gauguin describe a los franceses de las colonias y él mismo es percibido a su llegada como un blanco; el heredero de Pierre Loti y esas historias desde lo exótico que Gauguin leyó antes de emprender el trayecto.

Salía de viaje con una imagen preconcebida: la que París esperaba y Gauguin aspiraba a vender en París, según se deduce en las cartas a los amigos. Es la razón por la cual sus cuadros son bellos y previsibles, superficiales incluso; lo que todos aspiraban a ver en su llegada a Tahití. La estrategia para triunfar en París, pues Gauguin conoció los secretos de Tahití mucho más de lo que los desveló en sus pinturas.

Frente a las escenas convencionales desde lo exótico sus retratos se siguen perfilando como parte de un universo más oscuro y personal, a pesar de que nunca llegara a triunfar como retratista. Los pintó en Bretaña en su primer viaje tras la infancia de la humanidad perdida y en Tahití, sumido en sus clichés. Los pintaría en sus últimos años, asediado por las enfermedades y las deudas. Fueron los retratos de las mujeres perplejas, de las campesinas bretonas, del amigo Van Gogh, los autorretratos… Estos últimos, poderosos y contradictorios, hablan de un juego de travestimientos rebeldes que se sitúan en la antípodas de los actuales selfis, también atrapados en las ficciones desde lo exótico: los autorretratos de Gauguin nunca aspiraban a la complacencia. A primeros de octubre se podrán ver en la National Gallery de Londres y para la ocasión Gauguin se pondrá, quizás, el extraño gorro ruso de su conocido autorretrato con fondo rojo. Otro excéntrico en Charing Cross.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >