Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA

El disco en el que cabe toda la música del momento

El nuevo trabajo de Mura Masa, con varios cantantes invitados, permite conocer los sonidos y las voces actuales más relevantes

El disco en el que cabe toda la música del momento

Saber lo que está sucediendo en ese pedazo del universo musical que sirve para entender la época en que vivimos —el que se halla entre lo aún extremo y lo todavía popular— se ha convertido en el siglo XXI en una tarea algo complicada. En la era de las playlists, las microescenas y los macrofestivales existe, eso sí, un formato que permite en lo que dura un álbum conocer los sonidos y las voces más relevantes del momento. Se trata del álbum del artista electrónico decorado con un puñado de cantantes invitados, ya sea prometedores, consolidados o ensalzados por el revival del momento. El 17 de enero se edita R.Y.C., el segundo largo del productor londinense Mura Masa, nombre con el que se conoce a Alex Crossan (1996).

El disco es la continuación de su exitoso álbum de debut, que hace dos años le valió dos nominaciones a los Grammy y entre cuyas voces invitadas se encontraban representantes de lo que en aquel momento era lo más interesante del panorama pop y hip hop global. A saber, Charli XCX, Christine & The Queens o ASAP Rock. En este nuevo largo, el inglés ha enriquecido su sonido, incluyendo trazos más pop y punk. Atento a la escena y rápido de reflejos, esta vez Mura Masa ha contado con el rapero inglés más prometedor (Slowthai), la última diosa indie (Ellie Rowsell, de Wolf Alice), la sensación del pop sensible de 2019 (Clairo) y la estrella del dance underground de esta próxima temporada (Georgia).

Lo que hace Mura Masa entronca con lo que acometieron a principios de siglo bandas de electrónica de más o menos recorrido comercial como Basement Jaxx o Death In Vegas. En 2003, por ejemplo, los primeros lanzaron Kish Kash. Entre sus voces invitadas se encontraban las claves del panorama musicla del momento: el revival rock de The Bellrays (Lisa Kekaula), el grime de Dizzee Rascal y el pop masivo de JC Chasez. Un año antes, Death In Vegas habían publicado Scorpio Rising, por el que se asomaba la indietrónica de Dot Allison, el electroclash de ADULT o un Paul Weller que por entonces celebraba su tercera juventud.

Durante la primera mitad de la década que acaba de concluir fueron Disclosure y Calvin Harris quienes recuperaron esta forma de hacer, llenando sus referencias de voces como las de Rihanna, Gregory Porter, Florence Welch, The Weeknd o Lorde, sospechosos habituales entonces de liderar las listas de lo mejor del año. Estos discos raramente son los mejores del año, pero casi siempre ejercen de definición del año.