Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Jaime Humberto Hermosillo, guardián del cine independiente mexicano

El director y guionista falleció a los 77 años en Guadalajara, ciudad donde impartía clases de cine y coordinaba su propia distribuidora

El cineasta Jaime Humberto Hermosillo, en 2013.
El cineasta Jaime Humberto Hermosillo, en 2013. Cuartoscuro

El guionista y director Jaime Humberto Hermosillo, figura clave del cine mexicano, ha fallecido este lunes pronto a cumplir los 78 años. Parte de la generación de los 70, que lo tuvo como un secreto bien guardado detrás de cineastas como Felipe Cazals y Arturo Ripstein, Hermosillo fue uno de los directores que mejor expuso las vísceras y contradicciones de la clase media mexicana. Su muerte fue anunciada por la secretaria de Cultura, Alejandra Fausto, que ha considerado su obra como “parte esencial de la filmografía nacional”. Las causas de su deceso todavía no han trascendido.

Hermosillo nació en Aguascalientes, un Estado del centro de México, el 22 de enero de 1942. En su capital, una ciudad de 700.000 habitantes y entorno conservador, se hizo fanático del cine gracias a los indios y vaqueros de John Ford y los pasos de baile de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia. Pero su propio cine tendría muy poco que ver con los héroes norteamericanos de su infancia.

Obsesionado con el conservadurismo religioso, las enrevesadas relaciones familiares de las clases altas mexicanas y con contar la diversidad sexual en su época de mayor asfixia, Hermosillo se caracterizó por su constante desafío a las convenciones sociales y por abrirle la ventana a las pasiones escondidas bajo estrictos códigos morales. Desafío que alcanzó en películas como El cumpleaños del perro (1974), donde narra el despertar amoroso entre un campeón de natación y su antiguo empleador, que deciden asesinar a sus esposas para vivir la vida que desean; o La tarea (1990), donde da cuenta del reencuentro de una pareja tras cuatro años sin verse y las clases de cine a las que asiste ella para registrarlo todo; o en La pasión según Berenice, ganadora del Premio Ariel a la mejor película en 1976, donde relata la obsesión de una viuda joven por el hijo del doctor del pueblo al cual se va a vivir con su madrina tras perder a su esposo en un incendio.

Director de más de 30 largometrajes, Hermosillo se mudó a Ciudad de México en su juventud tras cursar la carrera de Contaduría Privada en su Aguascalientes natal. Filmó su primer corto a los 23 años, convertido en uno de los primeros estudiantes del Centro Universitario de Artes Cinematográficas de la Universidad Nacional Autonóma de México (UNAM) tras dejar su trabajo como contador.

También fue un férreo defensor del cine independiente en México. Las apariencias engañan (1977) y María de mi Corazón (1979), sus dos producciones inmediatas tras ganar el Ariel por La pasión según Berenice, fueron su incursión definitiva en el cine de autor hecho a partir de una estructura cooperativa. La segunda, de hecho, tuvo problemas de distribución porque no se hizo bajo el esquema de los sindicatos fílmicos que dominaban la producción mexicana de la época. Su producción independiente le valió otros cinco premios Ariel y la medalla Salvador Toscano al mérito cinematográfico, en 2012.

“Como nieto de Roberto Rossellini e hijo de la nueva ola francesa, aprendí a hacer cine con pocos recursos. No quiero hacer películas con enormes presupuestos, sino con gran libertad”, le dijo al diario mexicano La Jornada en 2017, al presentar su distribuidora llamada La Ideal, nombrada en honor a la panadería de sus padres en Aguascalientes. 

Guillermo del Toro, mexicano ganador de dos premios Óscar, lamentó la muerte de Hermosillo en Twitter, donde lo recordó como su maestro y “transformador de la cultura fílmica de Guadalajara”, su ciudad natal. “Me hizo creer que se podía ser cineasta en provincia”, escribió del Toro al enterarse de la noticia. Hermosillo, radicado en la capital de Jalisco desde hace años, fue uno de los fundadores del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, en 1986, enfocándolo a la promoción de producciones mexicanas mucho antes de que se convirtiese en una de las referencias del cine iberoamericano. También fue profesor de la Escuela de Artes Visuales de la universidad de esa ciudad, donde impartió clases hasta su fallecimiento.

Sin la audacia de Hermosillo —junto a la de Cazals o Ripstein, sus compañeros de generación— el cine mexicano que hoy brilla en el exterior de la mano de directores como Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu o el mismo del Toro, sería muy difícil de concebir.

Letyshops [lifetime] INT
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información