Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco grandes olvidados en los Goya 2020

Los académicos han dejado de lado algunas de las mejores interpretaciones, trabajos y películas de la temporada del cine español

Pilar Castro, en 'ventajas de viajar en tren'.

Como en cada edición de los Goya, siempre hay olvidados en las candidaturas a los premios del cine español, artistas a los que los académicos dan de lado. Pero este año hay cinco ausencias tremendamente llamativas, un quinteto de trabajos que debería de haber entrado en los Goya. Que incluso podrían haber ganado la estatuilla. Aquí están:

Pilar Castro, mejor actriz por Ventajas de viajar en tren. El trabajo de Pilar Castro es arriesgadísimo. Ha construido un personaje, Helga Pato, que pasa de la risa al llanto, del amor al dolor, transitando por la coprofagia, la dominación sexual... Sus compañeros aseguran que muy pocas actrices se hubieran atrevido a aceptar el reto, y sobre todo casi ninguna que no fuera de las jóvenes. Y además sale airosa de tamaña locura. Castro, veterana multiterreno, merecía haber obtenido una candidatura a los Goya como sí ha logrado en el resto de los premios previos.

Los días que vendrán. ¿La película que ganó en Málaga no obtiene ni una candidatura a los Goya? Para subrayar esta ausencia, esta semana recibió en los Gaudí, que entrega la Academia catalana de cine, los galardones a mejor filme, mejor actriz protagonista y mejor montaje. Porque más allá de su director, Carlos Marques-Marcet, también coguionista, y de su actor protagonista, David Verdaguer, es llamativa la ausencia de su actriz protagonista, Maria Rodríguez Soto, en el apartado goyesco a actriz revelación. Que podría incluso haber ganado.

Lucía Alemany, directora novel de La inocencia. Una de las películas que llamó la atención en el pasado festival de San Sebastián, La inocencia, estaba dirigida por una cineasta, Lucía Alemany, de mirada poderosa, que realizaba una veraz radiografía de la adolescencia rural actual. Curiosamente, su protagonista, Carmen Arrufat, ha entrado en el apartado a actriz revelación. Alemany, en cambio, se ha quedado fuera del cuarteto a mejor dirección novel, categoría que, justo es reconocerlo, este año está plagada de estupendos creadores.

Lucía Alemany, directora de 'La inocencia'.

La dirección de arte José Luis Ágreda en Buñuel en el laberinto de las tortugas. José Luis Ágreda es uno de los grandes de la ilustración española. Y ha realizado una labor impresionante, aunque probablemente poco apreciable en los legos de la materia, en la dirección de arte de Buñuel en el laberinto de las tortugas. Basándose en el cómic de Fermín Solís, que se publicó en 2008 en blanco y negro, ha recreado Las Hurdes de Buñuel. Por desgracia, al ser una película de animación, los académicos no han vislumbrado lo complejo, y acertado, de su tarea.

El documental La ciudad oculta. Víctor Moreno ha realizado con La ciudad oculta uno de los documentales más apasionantes de los últimos años, a la altura de su anterior trabajo, Edificio España. Ahora pone la cámara al lado de los operarios que trabajan por túneles del metro y alcantarillas para levantar un filme inhumano, cercano incluso al terror, con un exquisito cuidado con el sonido y la imagen. De los candidatos en su apartado, solo El cuadro juega en esa liga de riesgo, de intentar trascender lo retratado. Otro documental que podría haber entrado en esta categoría en los Goya es El cuarto reino. El reino de los plásticos, de Adán Aliaga y Àlex Lora, que ha ganado el Gaudí en su apartado.

Tráiler de 'La ciudad oculta'.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >