Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Albacete existe

La herencia de José Luis Cuerda está en el humor feísta, de orgullo provinciano, explorador de lo patético, de Joaquín Reyes y la generación 'chanante'

J. J. Vaquero, Patricia Conde, Joaquín Reyes, Susi Caramelo y Raúl Cimas, en el plató de 'Cero en Historia'.
J. J. Vaquero, Patricia Conde, Joaquín Reyes, Susi Caramelo y Raúl Cimas, en el plató de 'Cero en Historia'.

La noche del día en que murió José Luis Cuerda, #0 de Movistar+ recuperó un capítulo de 2017 de Cero en Historia, el programa de Joaquín Reyes, con el genial cineasta como juez invitado. Le preguntaba Reyes:

—José Luis, en este programa, ¿qué vas a hacer?

—¡El tonto!

—Si es lo que quiere hacer, ha venido al lugar adecuado —le replicaba Raúl Cimas.

Cuerda, Reyes y Cimas, como Ernesto Sevilla o Pablo Chiapella, son de Albacete, inesperada cantera de cómicos. Sin Cuerda, sin Amanece, que no es poco, no se entiende a la generación que se dio a conocer en los primeros 2000 con La hora chanante. Esta pandilla practica un tipo de humor feísta, de orgullo provinciano, explorador de lo patético, deudor del surruralismo de Cuerda. Un humor que no siempre da risa a la primera, porque exige antes hacerse a un universo desconcertante.

El Reyes más amanecista, o más chanante, se despliega junto a Sevilla en Capítulo 0; el Reyes más ácido se disfraza de cualquiera y lo ridiculiza, sin necesidad de imitarlo, en El Intermedio de La Sexta. Y el Reyes más formalito conduce bien Cero en Historia, espacio de improvisación en la estela de Ilustres ignorantes.

No es que aprendamos historia ahí, más allá de curiosidades, pero qué rápida pasa esa hora con los disparates de Reyes, Cimas, Silvia Abril, Patricia Conde, J. J. Vaquero, Sara Escudero y, el último fichaje, Susi Caramelo. Y con invitados como Cansado, Quequé o Ana Morgade, porque en España los cómicos son una piña y se llevan unos a otros a todos los programas. En aquel capítulo, Cuerda se despedía así:

—Aquí he entrado tonto y voy a salir gilipollas.

Cuánto talento es necesario para la tontuna inteligente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >