Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El golf español saca pecho en el US Open

Sergio García y Jon Rahm brillan en el ‘top ten’ mundial, logro que España no celebraba desde hace 25 años con Olazábal y Seve

Sergio García, en Erin Hills.
Sergio García, en Erin Hills. AFP

Antes que el golf está la familia. Dustin Johnson, el número uno del mundo, ha llegado con el tiempo justo al US Open que este jueves comienza (19.00, Movistar Golf) en el campo de Erin Hills (Wisconsin), el segundo grande de la temporada y del que el estadounidense es el campeón vigente, porque acaba de nacer su segundo hijo, un niño, y con prisas por jugar después de no poder hacerlo en el Masters tras caerse por las escaleras el día anterior.

Phil Mickelson apura todavía más. Todavía no se sabe si acudirá a las 14.20 al tee del uno porque cuatro horas antes estará en California en la graduación de su hija, y solo un posible retraso de la jornada a causa de la lluvia prevista podría darle un poco de margen. Es otro capítulo en esa historia de amor y odio entre Mickelson y el US Open, el único grande que no tiene, seguramente el que más desea, hasta seis veces segundo. El mexicano Roberto Díaz, primer suplente, espera noticias. También Sergio García, el brillante ganador en Augusta, anda con la agenda llena, y piensa también en los preparativos de su boda con Angela Akins, el fin de semana siguiente a disputar el Open Británico, en julio.

La lista de los mejores golfistas sin un grande en su palmarés se ha reescrito después del triunfo del castellonense, hasta entonces el primero en la clasificación de este dudoso honor. La chaqueta verde del Niño ha cambiado la cara al golf español, y anima a los otros dos golfistas en liza, Jon Rahm y Rafa Cabrero-Bello. “Durante este año han ocurrido muchas cosas bonitas y buenas, y más van a ocurrir”, afirma Sergio García, que a los 37 años lleva media vida (18 temporadas) jugando grandes, y este es el primero en el que parte como el vencedor de la última cita. “Como españoles, nos deseamos lo mejor. Es bonito para el deporte español”, añade García, un nuevo acicate para Rahm. “Me motiva mucho. Hemos jugado juntos mucho este año y he visto de lo que soy capaz. Me hace creer que puedo ganar un major algún día y me hace querer trabajar más duro. Un español ganando un grande es algo que siempre me va a motivar”, se crece el vasco, que en su primer año de profesional es ya el número 10 del mundo. El séptimo puesto de Sergio García en el ránking pone dos banderas españolas en el top ten por primera vez en 25 años, desde que en noviembre de 1992 Chema Olazábal fuera cuarto y Seve Ballesteros, décimo. Y coloca a España solo por detrás de Estados Unidos, con tres representantes (Dustin Johnson, 1º; Jordan Spieth, 5º; y Rickie Fowler, 9º), y a la par que Suecia (Henrik Stenson, 6º; y Alex Noren, 8º).

Jon Rahm.
Jon Rahm. AFP

Nunca ha ganado España dos grandes en una temporada. Si Rahm (22 años) quiere estrenarse, García aspira a un doblete en un curso como hicieran recientemente Rory McIlroy (Open Británico y PGA en 2014) y Jordan Spieth (Masters y US Open en 2015). La ruleta del golf en los últimos grandes abre las quinielas a cualquier pronóstico. Los seis últimos ganadores (Jason Day, Danny Willett, Dustin Johnson, Henrik Stenson, Jimmy Walker y Sergio García) fueron primerizos, síntoma de lo abiertos que son estos tiempos post-Tiger, una etapa en la que España saca pecho de nuevo.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.