Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rebeldía de Perisic

El extremo croata pasa de héroe a villano en la final, autor del gol del empate y del penalti que terminó en el segundo gol de Francia

Perisic festeja el empate de Croacia ante Francia en la final. rn
Perisic festeja el empate de Croacia ante Francia en la final. AFP

No había manera de silenciar a los cerca de 20.000 croatas que se apoderaron del ruido en el Estadio de Luzhniki. Ni el de gol de penalti Griezmann ni el de Pogba, tampoco el que sentenció la final de Mbappé amordazó a los hinchas balcánicos, felices, sobre todo ruidosos en Moscú. "Un corazón, una fuerza, mi tierra Croacia", rezaba la bandera que desplegaron los seguidores del equipo de Zlatko Dalic en el ala este del estadio Olímpico moscovita. Una afición en simbiosis con su equipo, guerrero, unido, imposible de tirar a la lona, ni siquiera cuando la fortuna le dio la espalda y el VAR le enseñó que no hay millones de cámaras que apaguen la subjetividad del árbitro.

Ivan Perisic pasó de héroe a villano en 10 minutos. El Gallina (responde a ese mote porque su familia vendía pollos), sacó a relucir todo tu potencial en el gol del empate de Croacia en el primer tiempo, para terminar condenado por el VAR, tras tocar el balón con la mano en su área después de un saque de esquina de Griezmann. No se apagó. Siguió luchando, cuestión de ADN. "Es esa clase de jugador rebelde, orgulloso, que nunca está conforme. Pero que siempre suma para su equipo. No es como Modric o Rakitic que son más tranquilos, a él hay que saberlo gestionar", explican desde el entorno de la selección croata. No tuvo paciencia en el Hajduk Split y pidió marcharse a la segunda francesa. "Era un chico que presionaba y en algún momento no quiso esperar que se le presentara su oportunidad. Es una lástima", recuerda Eric Hely, uno de sus entrenadores en el equipo balcánico.

Le costó encontrar su lugar. Pasó por el fútbol belga, destacó en la Bundelisga, primero en el Borussia Dortmund, después en el Wolfsburg, para terminar de confinar su potencial en el Inter de Milán. "Su fichaje fue un acierto total. Tenemos que felicitar al director deportivo", subraya Javier Zanetti, vicepresidente del cuadro neroazurro. Ahora, hasta el Manchester United anda tras sus pasos. "Ha tenido más exposición en el Copa del Mundo, es el único jugador del mundo al que se lo puede comparar con Cristiano Ronaldo", asegura Luciano Spalletti, el técnico del Inter.

Como CR7, tras marcar su gol en la final, se fue a una orilla del campo y enseñó su cuádriceps izquierdo. "Es un chico con un ego importante, pero piensa en el equipo. Se sacrifica", explican desde el seleccionado balcánico. "Un jugador con mucha velocidad, muy fuerte en el uno contra uno, pero muy generoso a la hora de defender", explica Zanetti. Otros, en cambio, lo comparan con Ibrahimovic. "El gol que le marcó a Inglaterra solo lo puede hacer alguien como él, que practicó karate. El centro fue bueno, la definición mucho mejor. Era muy difícil", dice Vrsaljko.

Elegido jugador del partido en la semifinal ante Inglaterra, Perisic volvió a enseñar su fuerza frente a Italia. "Es un fenómeno, esa clase de tipos que te pueden cambiar un partido", sostiene Milan Badelj. Esta vez no le alcanzó. Ni a él ni a Croacia. A la hinchada croata, menos. Se rindieron ante sus jugadores. Ya lo decía la bandera. "Una corazón, una fuerza, mi tierra Croacia". La casa del disciplinado Modric, también del díscolo Perisic.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información