Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Real Sociedad hace historia al ganar la Copa de la Reina

El equipo vasco, que nunca había disputado una final, derrota al Atlético con una extraordinaria Quiñones y logra su primer trofeo, que entrega la reina Letizia

Ramajo, capitana de la Real Sociedad, levanta el trofeo ante la reina Letizia. VIDEO: ATLAS

La Real Sociedad, que nunca había disputado una final, ganó su primer título en la historia del club: la Copa de la Reina. Lo hizo tras derrotar (1-2) al Atlético, el favorito, el que buscaba el doblete, el que se acababa de proclamar —en casa de la Real, precisamente— campeón de Liga y que sólo había perdido dos partidos en el campeonato. El que había alcanzado la final eliminando al Málaga, Athletic y Barcelona. Lo hizo, la Real de Arconada, remontando, con una fe inquebrantable. “¿Que si visualizo ganar esta Copa? Cada día, cada noche que me meto en la cama…”, decía en la víspera Nerea Eizaguirre. Para la ocasión, el club invitó a Granada a todas las jugadoras de la primera plantilla (desde 2004) del equipo femenino; también a los entrenadores desde ese año de su creación.

Atlético, 1-Real Sociedad, 2

Atlético: Gallardo; Robles (Viola Calligaris, m. 79), Aleixandri, Tounkara, Menayo (Falcón, m. 69); Meseguer (Olga García, m. 87), Ángela Sosa; Sampedro, Hermoso, Esther (Dolores, m. 90); y Ludmila. No utilizadas: Misa, Linari y Kaci.

Real Sociedad: Quiñones; Iraia, Mendoza, Etxezarreta, Beltrán (Soldevila, m. 80); Eizaguirre (Bautista, m. 86), Baños, Chini, Cardona (Manu, m. 68); Palacios (Olaizola, m. 77) y Nahikari. No utilizadas: Oihana, Ramajo e Itxaso.

Goles: 1-0. M. 16. Esther. 1-1. M. 18. Palacios. 1-2. 61. M. Nahikari.

Árbitro: Martínez Madrona. Amonestó a Chini e Iraia.

Nuevo Los Cármenes: 17.550 espectadores.

Tuvo la Real lo que no tuvo el Atlético: portera. Quiñones, la tercera guardameta de la selección, hizo cuatro paradones. Segura, con buen juego de pies y manoplas gigantes, noqueó al Atlético. Lola Gallardo, guardameta rojiblanca y segunda de la selección, en cambio, se noqueó a sí misma y no pudo remontar. Regaló el empate a la Real en el minuto 18 con un error garrafal —no atrapó un disparo de Palacios que venía teledirigido— y contagió al equipo con su tembleque. Fue la metáfora de la noche del Atlético, que empezó presionando como acostumbra, pero que se desinfló como nunca había hecho. Acostumbrado a saber sufrir y a esperar, se le hizo eterno el encuentro.

Gol de Nahikari

Ya en la primera parte, las dudas de Gallardo estuvieron a punto de costarle a su equipo dos goles más. En el minuto 31, en el primer balón que volvió a tocar después del gol del 1-1, le entregó la pelota a Nerea, que se vio tan sorprendida que no pudo superar por alto a la portera del Atlético. En el minuto 45 le entregó la pelota a Cardona, que terminó rematando fuera.

Lola Gallardo fue la primera en pisar el campo a la vuelta del vestuario después del descanso. Para entonces, sin embargo, la Real se había venido arriba, había empezado a creerse que, pese a que el rival era el favorito, podía hacerle daño. Y se lo hizo. Sin mucho juego asociativo, pero sí vertical, las donostiarras se aprovecharon de las pérdidas de balón de Meseguer y Sosa en el centro del campo. Cada vez se acercaban más al área del Atlético y llegó el tanto del 1-2 en el minuto 61. Fue obra de Nahikari, que, ironía, suena como fichaje rojiblanco para la temporada que viene.

La delantera, internacional con España, enganchó la pelota de volea. Enloquecieron los aficionados vascos en el estadio —una parte de ellos abucheó en el homenaje a Alfredo Pérez Rubalcaba durante el minuto de silencio—. Nahikari, que debutó en el club vasco con 16 años, es estudiante de Medicina. El verano pasado rechazó una oferta del PSG porque al ser año de Mundial creía que no iba a tener tantos minutos como en la Real. Se quedó y terminó dándole el primer título de la historia a su equipo.

Sánchez Vera, técnico del Atlético, movió ficha para dar movilidad y profundidad a su equipo y puso a Andrea Falcón. Lo consiguió porque volvieron a llover ocasiones para el Atlético. Cuando no eran las manoplas de Quiñones, eran el palo y el travesaño los que le negaban el empate al Atlético. Los últimos 10 minutos los pasaron las rojiblancas en el área de la rival. No hubo manera. La fiesta del fútbol femenino la presenció, por primera vez desde que se disputa esta Copa (1983), un miembro de la Casa Real. Acudió a Los Cármenes la reina Letizia, que hizo entrega del trofeo a esta histórica Real Sociedad.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >