Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Granada regresa a Primera dos años después

El empate ante el Mallorca (1-1) y la derrota del Albacete (1-2) sellan el ascenso del cuadro andaluz en una temporada marcada por la regularidad y la fortaleza defensiva

Los jugadores del Granda celebran un gol ante el Cádiz. En vídeo, la celebración del equipo en la sala de prensa.

Granada vuelve a ser de Primera. El empate ante el Mallorca (1-1) y la derrota del Albacete (1-2) sellaron el ascenso del cuadro andaluz en una temporada marcada por la regularidad y la fortaleza defensiva. A falta de una jornada para el final de la Segunda División, los granadinos certificaron su sexto ascenso a la máxima categoría, donde ha militado durante 23 temporadas y dejó clasificaciones meritorias como los dos sextos puestos logrados en 1972 y 1974. La última vez que el Granada C.F. subió fue en 2011 y el equipo se mantuvo seis ejercicios seguidos en Primera. El Granada vuelve a la élite de la mano de un técnico joven, Diego Martínez, y un grupo de futbolistas que ha mezclado a la perfección experiencia y juventud, ofreciendo una enorme constancia competitiva.

Jiang Lizhang, presidente y propietario del Granada, ha encontrado el lado más dulce del fútbol desde que se hizo con el club andaluz en junio de 2017. Tras consumarse el ascenso, fue manteado por los jugadores del Granada en el césped de Son Moix. Su primera experiencia después de pagar 37 millones de euros a la familia Pozzo fue un fracaso. Tres entrenadores, José Luis Oltra, Pedro Morilla y Miguel Ángel Portugal, no pudieron encauzar bien la presión del recién descendido que tenía que subir como fuera. Ahora el proyecto lo ha comandado un joven técnico gallego de Vigo, Diego Martínez. A sus 38 años, el entrenador acometió una revolución en una plantilla de más nombres que hombres y que ha ofrecido una gran regularidad. "Ha sido increíble. Como era imposible, lo hemos conseguido. El esfuerzo de mis jugadores ha sido fantástico. Va por ellos", afirmó el propio Diego Martínez nada más finalizar el choque ante el Mallorca.

La clave del buen rendimiento del Granada ha sido, sin duda, su gran capacidad defensiva. El buen tono competitivo global del equipo brilla también en torno a varios factores importantes. En primer lugar, el técnico se rodeó de futbolistas de su entera confianza. Son los casos del central Martínez, el mediocentro Fede San Emeterio, el extremo Pozo o el delantero Rodri. Fieles al entrenador, que los conocía de su etapa en el Sevilla, donde entrenó al filial, al que subió a Segunda División A en 2016. Los fichajes del recuperado Vadillo y de Fede Vico también contribuyeron a asentar un bloque muy definido donde elementos de la anterior temporada comenzaron a tener un papel decisivo. Aquí conviene apuntar los nombres del portero Rui Silva, los defensas Germán Suárez y Víctor Díaz, el centrocampista Montoro y los delanteros Puertas y Adrián Ramos.

“Diego es un obseso del fútbol. Dejó el fútbol muy joven. Mira siempre a la cara a los futbolistas y es muy exigente. El grupo está siempre por encima de todo”, afirman en el Sevilla de un entrenador que fue reclutado por Monchi, en 2009, para trabajar en el club andaluz. Estuvo ocho años en el Sevilla. Fue asistente de Míchel y Emery. Ganó una Supercopa de juveniles y subió al Sevilla Atlético de Segunda B a Segunda A. Y lo mantuvo al año que viene. El Granada también se la jugó. El entrenador, después de dejar el Sevilla, fichó por Osasuna, al que no pudo meter en las eliminatorias por el ascenso el pasado curso. No le importó al Granada, que ahora ha encontrado su fruto.

“Hay claves futbolísticas que explican el ascenso del Granada. Hay un entrenador metódico, con un modelo definido que ha creado un equipo organizado, equilibrado y muy competitivo. Tiene jugadores desequilibrantes y en muy sólido atrás”, afirma José Luis Oltra, entrenador del propio Granada en la pasada temporada y en esta del Tenerife. “Luego, el club está bien gestionado y se ha quitado este año la presión del equipo recién descendido”, añade Oltra, quien sufrió esa carga el pasado ejercicio. “El Granada ha subido porque ha sido, esencialmente, un equipo. Un grupo muy trabajador y compacto, sin apenas fisuras. Ha encontrado premio a su gran regularidad”, afirma, por su parte, Pepe Mel, que jugó en el Granada y es el actual entrenador de Las Palmas. El conjunto canario ha sido una de las grandes decepciones de la temporada.

Los datos confirman las impresiones de los dos entrenadores. El Granada siempre ha estado entre los cuatro primeros clasificados desde la sexta jornada salvo en la número 24 y la número 25, cuando dos derrotas seguidas ante Osasuna y Deportivo le hicieron bajar a la quinta. Un decisivo triunfo en Córdoba (1-2), a las que se unieron tres victorias más seguidas contra Reus, Rayo Majadahonda y Zaragoza, le hicieron enderezar el rumbo y asentarse en la segunda plaza. Pudo subir ante el Cádiz, pero un gol de Aketxe lo impidió. El Granada es el equipo de la categoría que más tiempo fue ganando y no consintió ninguna remontada a los rivales. Con Osasuna ya destacado, los andaluces defendieron con éxito la segunda plaza hasta conseguir un retorno que les sabe a gloria. Andalucía tendrá, de momento, tres representantes en Primera la próxima temporada: Sevilla, Betis y Granada. Málaga o Cádiz podrían subir en las eliminatorias de ascenso.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información