Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Djokovic y Thiem completan un cartel de lujo

El número uno sigue luciendo músculo, esta vez ante Zverev (7-5, 6-2 y 6-2), y el austríaco (6-2, 6-4 y 6-2 a Khachanov) accede por cuarta vez seguida a unas semifinales en las que Nadal y Federer abrirán fuego

Djokovic sirve durante su partido contra Zverev.
Djokovic sirve durante su partido contra Zverev. Getty

A las dos del mediodía, la central de Roland Garros escupió un sonido que se escuchó por todo el distrito XVI de París, la zona de Boulogne-Billancourt. Ahí dentro, una joven cuyo nombre viene sonando con fuerza daba un golpe en toda regla: Amanda Anisimova, de 17 años, destronaba a la última campeona del major francés, Simona Halep, y se convertía en la primera tenista, hombre o mujer, que alcanzaba las semifinales de un Grand Slam habiendo nacido a partir del año 2000. “Estoy feliz, pero no quiero pensar en el futuro”, decía la estadounidense, que ocurra lo que ocurra arrancará la próxima semana entre las 30 mejores del mundo y que se medirá a Ashleigh Barty (6-3 y 7-5 a Madison Keys) por una plaza en la final del sábado.

Fue el rostro de este jueves, el nombre propio del día hasta que Novak Djokovic acaparó su cuota de protagonismo con un triunfo con mayúsculas ante Alexander Zverev: 7-5, 6-2 y 6-2, en 2h 09m. El número uno, de 32 años, sigue sorteando rondas sin llevarse prácticamente un solo arañazo, y ante el joven alemán volvió a demostrar lo que viene afirmando a gritos: quiere este Roland Garros, quiere triunfar en París más que nunca porque la trascendencia de este torneo va mucho más allá de lo que ocurra el domingo en la final del Bois de Boulogne.

En este Roland Garros él, Rafael Nadal y Roger Federer compiten por la Copa de los Mosqueteros, pero disputan otra carrera en paralelo. De vencer el serbio, asestaría un golpe de dimensiones incalculables, por lo que supondría celebrar su 16º grande, quedando a solo uno del balear (17) y derribando a este en su terreno predilecto. Limaría, además, diferencias con el suizo (20), al que obligaría a un esfuerzo extra en Wimbledon y Nueva York, escenarios mucho más propicios para él, para tratar de preservar su plusmarca el máximo tiempo posible, teniendo en cuenta la edad y las dinámicas invertidas de uno y otro.

Ante un objetivo tan tentador, Djokovic cabalga estos días en París. Aterrizará en las semifinales contra Dominic Thiem (6-2, 6-4 y 6-2 a Karen Khachanov, en 1h 47m) sin haber cedido un solo set y habiendo sonrojado a Zverev, que dicho sea de paso, arrastra una inercia negativa que le impide franquear la barrera de los cuartos en los grandes. Jugó bien Nole, de fábula, y escapó del único instante espinoso del partido contra el alemán, de 22 años y quinto en el listado mundial: sacaba con 5-4 en el primer parcial, y terminó entregándolo con una doble falta, al igual que el segundo.

Cartel de lujo, pues, para este viernes. Al Nadal-Federer (12.50, DMAX y Eurosport) se le añade el Djokovic-Thiem (a continuacón), seguramente los cuatro jugadores que hubiese firmado la organización, y seguramente la mayoría de aficionados a la raqueta neutrales. Está el rey, la leyenda, el gobernante y el aspirante. Acumula ya Thiem cuatro semifinales sucesivas en Roland Garros y despachó a Khachanov sin apenas arrugarse el traje. El austriaco (25 años y cuatro de la ATP) ha ido progresando con relativa comodidad, aunque en su ficha constan los tres sets que le arrebataron Paul, Bublik y Cuevas. Eso sí, ha ido de menos a más y le ha ganado un par de veces a Djokovic: en París 2017, cuando el balcánico estaba perdido, y Montecarlo 2018.

En cuanto a las semifinales femeninas, las dos se disputarán a partir de las 11.00. Una de ellas tendrá lugar en la pista Suzanne Lenglen (Barty-Anisomova) y la otra en la Simonne Mathieu (Konta-Vondrousova).

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información