Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Girona reclama volver a Primera por el supuesto amaño del Valladolid-Valencia

El club catalán, que perdió la categoría en el campo, solicita que la Liga se amplíe a 21 equipos hasta que se aclare el asunto

girona levante liga Ampliar foto
Los jugadores del Girona lloran una vez consumada la derrota ante el Levante.

Una vez desvelada la Operación Oikos, trama de amaño de partidos con los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda entre los supuestos implicados y que señala un fraude en el pasado Valladolid-Valencia (0-2), el Girona ha tomado cartas en el asunto. El conjunto catalán, descabalgado deportivamente de Primera División, reclama ahora en los despachos sus derechos, toda vez que si se demuestra que existieron irregularidades en el encuentro, el Valladolid debería ser sancionado con seis puntos y, por lo tanto, el Girona debería mantener la plaza en LaLiga Santander.

Con el fin y el deseo de recuperar su silla, el Girona decidió personarse en la causa del juzgado número 5, en Huesca, para solicitar la apertura de un expediente al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol. El problema es que hasta que no se levante el secreto de sumario -se presupone que no pasará demasiado tiempo para ello-, la federación no puede abrir el expediente. Ocurre, además, que tampoco se sabe cuánto va a durar el proceso ni cuál será el veredicto, por lo que el Girona se encuentra sumido en la incertidumbre alrededor de su futuro, sobre todo si se tiene en cuenta que el descenso de categoría le supone una pérdida de unos 40 millones de euros.

Resulta que el reparto de los derechos televisivos —ratio del 90% para los de Primera y el 10% para los de Segunda— indica que el que menos recibirá en Primera en la próxima temporada serán unos 45 millones, mientras que el Girona, con la compensación del descenso y los derechos televisivos se quedará en poco menos de 20 millones. Por lo que de no atender a su reclamación, el Girona tiene claro que presentará una demanda por daños y perjuicios. Toda una losa para el club catalán, que tiene a los servicios jurídicos de la entidad trabajando a destajo desde que se destapó (en una conversación telefónica) que Aranda decía: “Había siete jugadores del Valladolid comprados”.

Una Liga de 21 equipos

“El problema”, indican desde el club; “es que es el momento de hacer la plantilla, de retener o traspasar jugadores y de fichar. Y no es lo mismo si estamos en Primera o Segunda”. Del mismo modo, los directivos de la entidad también se muestran reacios a señalar a nadie hasta que no se pronuncie la ley, por lo que han ofrecido una medida excepcional, que pasa por mantener una Liga de 21 equipos hasta que se aclare el supuesto amaño del Valladolid-Valencia. “No pretendemos que baje nadie porque sí”, argumentan desde el club; “sino que se tome una decisión que no perjudique a los que no han hecho nada mal”. Queda por ver cómo evoluciona el proceso y, sobre todo, cuando se desbloqueará el secreto de sumario.

No saben qué esperar desde el Girona porque tampoco ha habido muchos precedentes conocidos en LaLiga. Hubo, por ejemplo, en 1995 un descenso administrativo del Sevilla y del Celta a Segunda B porque ambas entidades se retrasaron al presentar los avales y que representaban el 5% del presupuesto de cada club, sirviendo como una futura provisión de deudas, como exigía la Ley del Deporte. Finalmente, sin embargo, fueron readmitidos.

También hay casos de partidos amañados que están en los juzgados. El más sonado fue el Zaragoza-Levante de la temporada 2010-11, que terminó con victoria del equipo aragonés. Han pasado suficientes años —tantos que en caso de que los involucrados sean culpables, habrán podido disfrutar de su carrera sin penalidad alguna— y será el proximo 3 de septiembre cuando se celebre en la Audiencia de Valencia el juicio.

 

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >