Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joao Felix, la apuesta más cara del Atlético

El club rojiblanco abonará al Benfica 120 millones de euros, el traspaso más caro de su historia, por el delantero luso de 19 años

Joao Felix, durante un entrenamiento de la selección portuguesa.
Joao Felix, durante un entrenamiento de la selección portuguesa. AP

João Félix (Viseu, 19 años) está camino de convertirse en el fichaje más caro de la historia del Atlético de Madrid. La operación puede rebasar los 70 millones de euros abonados al Monaco por el 70% del pase de Thomas Lemar. Tras una ardua negociación que terminará por concretarse este miércoles, el Benfica recibirá los 120 millones de euros que figuraban como cláusula de rescisión del considerado como uno de los talentos con más proyección del fútbol europeo. El contrato vinculará al jugador con el Atlético hasta 2024 a razón de unos seis millones de euros netos por temporada.

Por precio, edad y trayectoria, la contratación de João Félix es una fuerte apuesta en términos de capital-riesgo. Así lo admiten desde el club rojiblanco, necesitado de un recambio de tronío para tapar el agujero ofensivo dejado por Antoine Griezmann , la marcha de Lucas y Rodrigo y la desbandada generalizada de los pretorianos de Diego Pablo Simeone. Frente a otras opciones de mercado más maduras, la propiedad del club, Simeone y el director deportivo Andrea Berta se han decantado por la promesa portuguesa, que acaba de finalizar su primera temporada en la élite con registros notables: 20 goles y 11 asistencias.

La figura del agente Jorge Mendes y su relación con Miguel Ángel Gil es clave para que João Félix llegue al Atlético. “El chico va a jugar donde ha querido Mendes”, aseguran fuentes conocedoras de la negociación. Estas mismas fuentes aseguran que el agente portugués ve en el paso por el Atlético la posibilidad de realizar una operación futura tras un periodo de maduración y desarrollo del jugador en un club que a priori competirá al primer nivel en los próximos años.

En el Atlético aprecian la contratación como una oportunidad de crecer juntos. En el mejor de los escenarios vislumbran a un futbolista que en dos o tres temporadas puede ser un serio candidato al Balón de Oro. En el peor paisaje que pudiese darse, es cuando emerge la vertiente de la apuesta arriesgada.

El chico ha sido receptivo al proyecto que le han presentado y asegura conocer las exigencias defensivas sin distinciones que impone su nuevo entrenador. “Un atacante que tiene trabajo defensivo es mejor jugador”, ha asegurado el jugador durante estos días de estancia en Madrid donde aguardaba a que se cerrara el acuerdo definitivo. El calado de la contratación focaliza la atención por igual en el jugador y en Simeone. Joao Felix jugará desde el primer momento con su precio revoloteando sobre su figura y la necesidad de corroborarlo. A las manos de Simeone llega un diamante que pulir para ejercer de segunda punta, su posición natural. A diferencia de Griezmann, el último de los fichajes ofensivos que se ha potenciado bajo su dirección, no tendrá que reconvertirle para jugar por todo el frente de ataque.

Las expectativas se centran en la duración de lo que durará la mili de João Félix, si tendrá la confianza desde el inicio o tendrá que esperar unos meses como sucedió con el delantero francés. “Pienso que se adaptará bien, es joven pero ya ha aguantado la presión de jugar en el Benfica. Sus características pueden estar por encima del sistema o el estilo porque tiene uno contra uno, y una arrancada explosiva en corto cuando juega entrelíneas. Y tiene gol porque tiene bien cogidos los tiempos de llegada al área ”, opinó Paulo Futre en el diario luso A Bola. Simao Sabrosa, otro exrojiblanco compatriota, no lo ve tan claro. “Sinceramente, creo que João Félix no encaja en el Atlético de Madrid, con la forma de jugar de Simeone. Griezmann tenía un desgaste brutal a nivel defensivo. Muchas veces no tenía gasolina para ir al ataque. La mentalidad de Simeone es defender, defender y defender, y después atacar”, advirtió Simao recientemente. En el Atlético defienden que el futbolista, pese a su edad, maneja con madurez el paso que ha dado y apuntan a la estabilidad de su entorno, sus padres son profesores, como un refuerzo para su adaptación.

En su corta carrera João Félix ya soportó en Portugal un cambio brusco cuando pasó del Oporto al Benfica. Sin desarrollarse aún físicamente y sin minutos en su última etapa juvenil decidió instalarse en Lisboa. Su irrupción en la cantera fue impactante. Un partido de semifinales contra el Real Madrid en la Youth League (2-4) de 2017 . "Guti, que dirigía al Madrid, quedó impresionado por la exhibición que dio. Volvió locos a los centrales en la primera media hora en la que hizo dos goles. No sabián como detenerle", recuerda un analista que asistió a aquel partido.

Su irrupción en el primer equipo durante el últiimo curso también fue sonada. Al segundo partido marcó en el derbi contra el Sporting de Lisboa. Desde enero se hizo indiscutible para y llegó una chorrera de goles, entre ellos el hat-trick al Eintracht de Frankfurt en en la Liga Europa que le convirtió en el jugador más joven en lograr tres goles en una competición europea. Para entonces, el Atlético ya había determinado con Jorge Mendes, que su futuro debía ser rojiblanco. Aunque el Manchester City igualara la oferta y estuviera dispuesto a dejarle cedido un año en el Benfica y pagándole el sueldo al completo. 

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información