Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bautista se gana un respeto

El español, por primera vez en cuartos de Wimbledon, brilla a los 31 años como uno de los rivales más correosos. “Es un tío duro”, le define Federer. “Uno de los tenistas más sólidos del circuito”, añade Nole

Bautista ataca la bola durante el partido contra Paire.
Bautista ataca la bola durante el partido contra Paire. AFP

No es Roberto Bautista un hombre excesivamente desprendido en el diálogo. Habitualmente hay que extraerle las palabras con sacamuelas y este lunes, pese a que se deshiciera del impredecible Benoit Paire (6-3, 7-5 y 6-2, en 1h 52m) y rompiera por primera vez la barrera de los octavos en Wimbledon para acceder en segunda ocasión a los cuartos de un grande, tampoco hubo excepción. “Puede que si actuara de otra manera tendría otra imagen, más fama, pero yo no quiero eso”, razona el castellonense, superviviente de un Manic Monday (lunes de locos) en el que Rafael Nadal volvió a lucir músculo (triple 6-2 a Joao Sousa) y en el que cayeron Carla Suárez (doble 6-2 ante Serena Williams) y Fernando Verdasco (7-6, 2-6, 6-3 y 6-4 frente a David Goffin).

Se exhibió Nadal otra vez, ascendente e imperial, pero en la otra zona del cuadro los rivales atienden con desconfianza a la progresión silenciosa de Bautista, el adversario que nadie quiere ver ni en pintura. “A Roberto tienes que ganarle todos los puntos”, precisa Toni Nadal, en una idea que subrayaba Novak Djokovic (6-3, 6-2 y 6-3 a Ugo Humbert) el pasado mes de marzo, cuando el español le batía en Miami, por segunda vez esta temporada tras un primer pelotazo en Doha. “Es uno de los jugadores más sólidos del circuito”, incidía el serbio, apoyado por el suizo Roger Federer, también adelante al apear a Matteo Berretini (6-1, 6-2 y 6-2, en 74 minutos): “Tengo mucho respeto por él, es un tío duro”.

Integrante del pelotón de segunda fila que sucede a la élite, Bautista lleva años opositando a dar el gran salto para filtrarse definitivamente entre los 10 mejores. Sin embargo, nunca lo ha logrado. Hace tres años alcanzó el decimotercer peldaño del ranking, pero desde entonces no ha logrado confirmar ese último estirón. Contabiliza nueve títulos de la ATP y este curso arrancó con fuerza, al obtener el trofeo de Doha y desembarcar en los cuartos el Open de Australia. Ahí cedió contra Stefanos Tsitsipas, pero ahora tiene una oportunidad de oro para romper su techo en un Grand Slam. Enfrente estará el argentino Guido Pella en un duelo que se prevé de mucho peloteo, y más al haberse ralentizado la hierba por el sol.

“Es un jugador durísimo”, le describe el sudamericano, verdugo de Milos Raonic (3-6, 4-6, 6-3, 7-6 y 8-6). “Roberto es uno de los jugadores más difíciles a los que me he enfrentado en mi carrera porque es muy sólido. No se cansa, le gusta ese juego de correr... y tiene muy buenos tiros. Le respeto mucho, porque lleva muchos años a este nivel. Que esté aquí quiere decir que está jugando muy bien”, prosiguío Pella, otro actor secundario (es el 26 del mundo, y su tope lo fija el 21 obtenido el pasado mes de mayo) que dice sentirse por primera vez importante.

Animalista y ejemplar en la preparación

Bautista sirve durante el partido contra Paire. ampliar foto
Bautista sirve durante el partido contra Paire. AFP

“El año pasado me supo fatal ver el torneo desde la tele, desde el sofá. Tenía muchas ganas de venir aquí y de disfrutar de este torneo, porque me gusta mucho”, decía ante los enviados especiales, apuntando que se siente a punto y que se considera ya un tenista lo suficientemente cuajado (tiene 31 años) como para dar un golpe reseñable en el santuario londinense. “El año pasado me estaba encontrando también muy bien en la hierba, pero por desgracia estaba lesionado y no pude venir. La primera semana ha sido muy completa y he jugado a un gran nivel”, apreciaba un deportista que arrastra un pasado reciente muy doloroso, porque el curso pasado perdió a su madre Esther de forma repentina y encontró en su profesión el refugio perfecto para tratar de pasar página.

Amante de los animales –tiene al menos siete caballos, con los que hace travesías habitualmente–, Bautista es un profesional ejemplar que cuida hasta el extremo los detalles. No consume lácteos, ni bebidas gaseosas ni mucho menos dulces, y se refleja en un cuerpo fibrado en el que no asoma un solo rastro de grasa. “Son muchas horas de dedicación, de preparación física y de sudor”, contaba. “Trato de tener los mismos hábitos y las mismas rutinas, y creo que ahora soy un jugador más completo y con más variantes”, prorrogaba el de Castellón, que a diferencia del prototipo histórico español se desenvuelve con pericia en superficies rápidas.

“Este año, mi objetivo ha sido hacer fuertes nuestros pilares, lo que mejor sé hacer. No intentar sacar a 220, porque en la vida voy a sacar así, pero sí mejorar en lo que hago bien, y eso cuesta mucho trabajo”, remarcaba después de recordar que en la antesala de Wimbledon hizo un papel notable en Halle y tuvo allí a Federer contra las cuerdas, y que llegó al presente torneo con los deberes previos bien hechos. Así lo constatan los resultados, el haber dejado atrás a Peter Gojowczyk, Steve Darcis, Karen Khachanov y Paire sin entregar ningún set.

Discrepancias sobre la hierba

Nadal volea durante el partido contra Sousa. ampliar foto
Nadal volea durante el partido contra Sousa. Getty

Uno se dejó Nadal ante Nick Kyrgios, pero ni una sola concesión más. El bicampeón del torneo sigue ofreciendo argumentos y un magnífico tenis para postularse como uno de los firmes candidatos al título. Sigue progresando el balear, adoptando día tras día y ronda tras ronda mejor color, enseñando el colmillo y despachando a los rivales como si fueran moscas. Sigue haciendo muchas cosas bien y, hasta ahora, prácticamente ninguna mal. “Después, si las cosas van a ir bien o menos bien… no lo sé. Cada día he dado pasos adelante y, sinceramente, creo que he jugado algunos partidos muy buenos”, comentó el de Manacor, citado el miércoles con el cañonero Sam Querrey.

No oculta tampoco Nadal su admiración por el respetado Bautista, un tenista que continúa ganándose el aprecio del vestuario año sí y año también, independientemente de éxitos. Ahora bien, ambos difieren en el estado de las pistas este año en Londres. “Las pelotas son siempre más pesadas aquí en Wimbledon. Esa es, en mi opinión, la clave que hace los partidos a veces un poco más lentos, no la superficie. Pero a veces es normal, porque jugamos en hierba y las pelotas cogen humedad”, proponía el sábado.

“Me preguntáis sobre esto casi todos los días… Honestamente, no creo que sean más lentas que en 2003”, cuando vine aquí por primera vez”, zanjó, contando después que durante la pausa dominical del Middle Sunday había disfrutado delante de la tele, viendo la final del Mundial femenino de fútbol y el triunfo del golfista Jon Rahm en Irlanda..

RESULTADOS. LUNES 8 DE JULIO

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, triple 6-2 a Joao Sousa; Roberto Bautista, 6-3, 7-5 y 6-2 a Benoit Paire; David Goffin, 7-6, 2-6, 6-3 y 6-4 a Fernando Verdasco; Roger Federer, 6-1, 6-2 y 6-2 a Matteo Berretini; Novak Djokovic, 6-3, 6-2 y 6-3 a Ugo Humbert; Sam Querrey, 6-4, 6-7, 7-6 y 7-6 a Tennys Sandgren; Kei Nishikori, 6-3, 3-6, 6-3 y 6-4 a Mikhail Kukushkin; Guido Pella, 3-6, 4-6, 6-3, 7-6 y 8-6 a Milos Raonic.

CUADRO FEMENINO: Serena Williams, doble 6-2 a Carla Suárez; Simona Halep, doble 6-3 a Cori Gauff; Alison Riske, 3-6, 6-2 y 6-3 a Ashleigh Barty; Johanna Konta, 4-6, 6-2 y 6-4 a Petra Kvitova; Karolina Muchova, 4-6, 7-5 y 13-11 a Karolina Pliskova; Elina Svitolina, 6-4 y 6-2 a Petra Martic; Barbora Strycova, 4-6, 7-5 y 6-2 a Elise Mertens; Shuai Zhang, 6-4, 1-6 y 6-2 a Dayana Yamstremska.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información