Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jon Rahm: “Nunca nadie ganará un Open como Seve”

A las puertas del British, el vasco recuerda la primera victoria en un grande del golf español: Ballesteros hace 40 años

Rahm, en Royal Portrush.
Rahm, en Royal Portrush. getty

La voz se corre pronto entre los niños. “¡Jon Rahm! ¡Jon Rahm!”. Cuando el golfista vasco acaba la ronda de prácticas, su primera toma de contacto con el campo de Royal Portrush, en Irlanda del Norte, donde este jueves comienza el Open Británico, los aficionados más pequeños miran hacia arriba al hombretón de Barrika, que encantado y con paciencia les firma todo lo que traen. Tiene un gancho especial Rahm con los aficionados más jóvenes, y más si, como solo pasa en el Open Británico, son tan buenos conocedores del juego y de sus estrellas. Entre ellas ya está asentado Rahm a los 24 años, uno de los favoritos en las apuestas para ganar este domingo el Open. Y qué domingo sería...

21 de julio de 1979. Seve Ballesteros conquista el Open Británico de Royal Lytham. A los 22 años, el triunfo del cántabro no es solo el primer grande en la historia del golf español, un himalaya al que luego seguirían otros cuatro majors del propio Seve, dos de Chema Olazabal y uno de Sergio García. Es sobre todo la marca de un genio, de un pionero que rompió todas las barreras en un país en que el golf sonaba a Marte. Este domingo que finaliza el Open en Royal Portrush se cumplirán 40 años de esa gesta. Y Rahm, que pese a su juventud es una enciclopedia de Seve, también de Tiger, de cualquier mito, lo sabe y se emociona con ese guiño, como guiño fue que Sergio García ganara su Masters de 2017 el día que Seve habría cumplido 60 años. Ballesteros siempre presente.

Arnaus y Otaegui, otros dos debutantes más

Adri Arnaus (Barcelona, 24 años) y Adrián Otaegui (San Sebastián, 26) debutarán en un Open Británico y engordarán la lista de españoles que han competido en el único grande europeo. Para Arnaus será su segunda aparición en un torneo del Grand Slam, tras el último US Open (acabó 58º), y para Otaegui será la tercera después de dos PGA (65º hace dos años y corte fallado en este). Ambos elevan a siete los españoles en Portrush. Junto a ellos, Rahm, Sergio García, Rafa Cabrera, Jorge Campillo y Miguel Ángel Jiménez, que vuelve con 55 años como vencedor del British sénior.

“Nunca nadie ganará un Open como Seve. Esa vuelta final... En los segundos nueve hoyos de Lytham no cogió una calle e hizo -3. Nadie nunca podrá volver a hacer eso. De la manera que han cambiado los materiales, hoy es imposible que alguien dé esos golpes. Son cosas que hacía él y por esas razones fue quien fue”, comentaba este lunes Rahm, y a su mente venían las imágenes de esa victoria de Ballesteros hace 40 años. “El birdie que hizo en el 16 desde el párking, el approach y putt en el 15, el segundo golpe en el 18... ¡Se fue 15 veces al búnker e hizo 14 recuperaciones!”, se asombraba Rahm con una actuación que todavía hoy resuena como la de un fenómeno, el inicio de una página gloriosa del deporte español.

Llega Rahm fino a este British después de ganar hace dos semanas el Open de Irlanda con una remontada de maestro en la última jornada: partía a cinco golpes del líder y acabó dos arriba tras una vuelta de 62 golpes, ocho bajo par, para abrochar su séptimo título entre los circuitos estadounidense y europeo y regresar al top ten mundial (octavo). La presa mayor, la tan deseada victoria en un grande, parece cada vez más cerca para Rahm por esa unión de juego, ambición y una fortaleza mental a prueba de los arrebatos que deslucieron algunos de sus primeros pasos en el golf. Hoy la bomba da la sensación de estar desactivada.

El ejemplo del tenis

Este Open Británico es solo el decimotercer grande en la hoja de servicios de Rahm, que sin embargo ya se desenvuelve como un veterano y que en su última aparición en el Grand Slam, el pasado US Open, consiguió su mejor resultado, un tercer puesto, en estas plazas. Antes había desconectado unos días sin coger un palo de golf porque sentía la necesidad de parar y recargar pilas después de muchos meses compitiendo al máximo y exigiéndose al límite. Después del Abierto de Irlanda, pasó tres días en Londres y asistió a un partido de cuartos en Wimbledon, donde su imagen en el palco con una camisa negra con estrellas blancas no tardó en circular por las redes sociales. “No era mi primera opción, ni mucho menos, pero otras camisas estaban en la tintorería y...”, reía este lunes Rahm sobre su llamativa vestimenta.

Del tenis al golf, de un grande británico a otro, Rahm se quedó prendado con la demostración de juego y ganas de superación de Federer, Nadal y Djokovic. “Es impresionante. Cuando Nadal y Federer empezaron a ganar, siendo muy jóvenes, competían contra otra generación y vencieron a los mejores. Luego a ellos se unió Djokovic, y siguen ganando y ganando. Nunca ha pasado en un deporte que los tres mejores de la historia coincidan en la misma época. Es lo que pasa ahora con Nadal, Federer y Djokovic. Estamos muy mal acostumbrados porque esto no volverá a pasar. Cuando se retiren, nos daremos cuenta”.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >