Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El posible fichaje de Rodrigo por el Atlético retrata al Valencia de Lim

Mateu Alemany, director general, se desmarca de la operación que puede llevar al internacional al Wanda por 60 millones, la mitad de su cláusula, como pretende el propietario

Rodrigo celebra un gol con el Valencia. En vídeo, el futbolista abandona Paterna en medio de los rumores de su inminente salida.

La cumbre de Singapur comienza a transpirar. El encuentro entre el propietario del Valencia, el singapurense Peter Lim, y el director general, Mateu Alemany, del pasado 2 de agosto se zanjó relegando al ejecutivo mallorquín a un papel secundario en la política de fichajes del club de Mestalla. Lim, que tenía previsto destituir a Alemany, recapacitó ante la amenaza del técnico, Marcelino García Toral, de presentar la dimisión si se marchaba el director general, con el que ha hecho buenas migas en las últimas dos temporadas. En puertas de la apertura de LaLiga y temiendo la fractura social que podía acarrearle al presidente, Anil Murthy, una medida tan impopular en la ciudad, el singapurense se reprimió. El resultado: Alemany seguía pero con menor relevancia en las decisiones de altura. La negativa de Alemany y Marcelino a aceptar los nombres que quería imponer el dueño en las operaciones de entrada y salida de jugadores este verano había provocado el cisma. Pero, pese a la supuesta tregua, el cisma continúa, como se evidenció ayer con el caso del delantero Rodrigo, de 28 años.

Conocido el interés del Atlético por fichar al internacional, Alemany avanzó a primera hora que a lo largo de la mañana habría noticias. Mientras, Rodrigo no entrenó con el Valencia y recogió su taquilla, previsiblemente rumbo al equipo colchonero por unos 60 millones, la mitad de su cláusula (120). Por la tarde, Alemany negó tal operación. “No hay ninguna negociación abierta por Rodrigo”, dijo el ejecutivo, que aludió a “cuestiones internas” para justificar su ausencia del entrenamiento. El despeje de Alemany se interpretó como un desmarque del posible traspaso, asunto exclusivo de Lim, ante la impopularidad de la medida. Pese a las reticencias de Marcelino y Alemany a perder a un jugador vital, según varias fuentes Lim y su socio Jorge Mendes habrían cerrado el trato con Miguel Ángel Gil, consejero delegado del Atlético.

“La sensación que tengo es que Rodrigo va a seguir con nosotros”. Marcelino, siempre prudente, se mostró convencido el jueves pasado de que el delantero iba a permanecer una temporada más en el plantel. “Él quiere seguir. Nuestra idea es que siga siendo feliz y convencido de que es lo mejor para él. Es un jugador casi determinante en nuestro juego”, añadió el técnico, que a primera hora de la mañana de ayer recibió la visita de Alemany, quien le explicó que Singapur había vendido a Rodrigo y que ellos no podían oponerse. “Nuestra posición es la misma de siempre. Rodrigo tiene contrato hasta 2022. No puedo controlar lo que la gente diga. Lo que te puedo decir es que, en mi opinión, el Valencia es un club para estar muchos años”, garantizaba ayer Adalberto Machado, padre del futbolista.

El Valencia puso en el mercado a Rodrigo cuando finalizó la temporada. Con una deuda superior a los 400 millones, el club necesita vender activos cada verano. El 27 de mayo, tras los actos de celebración de la Copa del Rey, Rodrigo colgó en Instagram un texto en el que dejaba entrever su despedida. Días después rechazó una oferta del Nápoles de 40 millones de euros y antes del cierre de la Premier League descartó el interés del Everton. El jugador quería un club de una entidad superior para acceder a salir. Todo indicaba que el punta de Río de Janeiro se quedaba, hasta la entrada en escena del Atleti y de los movimientos de piezas que prepara Jorge Mendes con James, Correa, Falcao y el propio Rodrigo.

El interés del Atlético, que ayer se mostró prudente con la operación, no es reciente. El delantero ha estado todo el verano en la órbita rojiblanca como recambio de Griezmann hasta que Mendes llevó al Metropolitano a João Félix. Luego se apuntó su nombre como sustituto de Correa, atacante que fue ofrecido al Valencia y que también está en el radar del Milan.

La salida de Rodrigo no es la primera consecuencia de la cumbre de Singapur del 2 de agosto. Eliaquim Mangala, central del Manchester City influenciado por Mendes, ha fichado como jugador del Valencia para las dos próximas temporadas con la carta de libertad. Marcelino quería a Laguardia, central del Alavés, pero el dueño no autorizó a pagar su alto coste, cerca de diez millones de euros. Kang In Lee, Balón de Oro del Mundial sub 20 de Polonia, se quedará en la primera plantilla por decisión de Lim pese a que Marcelino era partidario de una salida. Alemany tiene un acuerdo con el centrocampista del Barça Rafinha, pero Lim no lo aprueba. Lo que sí se ha resuelto es la cesión de Jaume Costa, del Villarreal, que el club hizo oficial este martes.

Con el posible fichaje de Rodrigo por el Atlético, Simeone reuniría a tres de los cuatro delanteros que más partidos han disputado en los últimos años con la selección española. El pase confirmaría a Jorge Mendes como el agente de cabecera del club rojiblanco. En la ventana del mercado que el Atlético ha recaudado más dinero en toda su historia por la venta de jugadores —311 millones procedentes principalmente de los traspasos de Griezmann, Lucas y Rodri—, el agente portugués ha hecho su verano con la venta de João Félix por unos 125 millones. Y quedan James y Rodrigo...

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información