Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía confirma que Blanca Fernández Ochoa fue vista el día 24 en un supermercado y amplía su búsqueda

400 personas rastrean la sierra de Madrid en busca de la esquiadora

Operativo de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa. En vídeo, el coche de Blanca Fernández Ochoa llevaba desde el día 25 en el parking.

Las labores de búsqueda de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa, de 56 años, se reanudaron en la mañana de este lunes sin resultados a última hora de la noche. Después de que la Policía Nacional encontrase el domingo en un aparcamiento de excursionistas en las afueras del pueblo de Cercedilla (noroeste de Madrid) el coche con el que desapareció hace más de una semana la medallista olímpica, comienzan a aclararse aspectos de la investigación. La Policía confirmó, por ejemplo, que Fernández Ochoa fue vista en el Hipercor de Pozuelo de Alarcón comprando queso el pasado día 24 de agosto, justo antes de que se le perdiera la pista. Una dependienta de ese centro comercial alertó a la policía, que revisaba las imágenes de las cámaras de seguridad del comercio para averiguar cómo iba vestida, otro de los datos que pueden ser claves para su localización, aparte del hallazgo de su vehículo.

La policía también aclaró que sus familiares no pusieron la denuncia por su desaparición hasta el pasado jueves 29 y les costó dos días decidirse a hacerlo público. La hermana de la esquiadora, Lola Fernández Ochoa, reconoció ya en la noche del lunes que la familia se encontraba "un poquito más desanimada" tras toda una jornada de búsqueda. "Hoy me he desmoralizado un poco, porque me he dado cuenta la dimensión tan grande que tiene el monte", señaló la pariente.

Miembros de la familia Fernández Ochoa, una institución en este pueblo de montañeros y esquiadores, explicaron que no la echaron de menos hasta la hora del partido del Real Madrid (19.00) del sábado 24, equipo del que es seguidora. Blanca acababa de vender su casa en Las Rozas, y se había instalado en una habitación en la casa de su hermana Lola, en Aravaca. Fue allí donde se dieron cuenta, cuando la llamaron, de que no estaba. Alertaron a su hija, que se encontraba pasando unos días en Murcia. Pero ella les dijo que su madre había decidido irse “cuatro días a la montaña, al norte”. La inquietud de los familiares fue in crescendo cuando comprobaron que no se había llevado el móvil y pasaban los días sin noticias de ella.

Los agentes de la Unidad de Desaparecidos de la Policía Nacional, a cargo de la investigación, la buscan desde que tuvieron conocimiento del asunto, sin haber encontrado más rastro que su coche aparcado en el aparcamiento de Las Dehesas. En el vehículo se había dejado el carné de identidad, el de conducir, unas chanclas y algo de dinero, según fuentes de la investigación. Blanca también se fue dejando a su perro (“del que nunca se separaba”) recién operado en la casa de su hermana: “Tenía que haberle llevado a una revisión esta misma semana”, dijeron los familiares. Son datos que han llevado a los investigadores a calificar de “voluntaria” la desaparición, y también de “alto riesgo” por los días que han pasado sin noticias de la medallista olímpica.

Unos 400 profesionales participaron en el operativo de búsqueda, en las 3.000 hectáreas del valle de Fuenfría. Un equipo de los GEO (Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional) estuvo centrado en la zona de Siete Picos, la más complicada del terreno por estar plagada de “canchales” (afloramientos de piedras). Era la preferida de la esquiadora. Además, 150 voluntarios divididos en 11 grupos (uno de ellos formado por familiares) peinaron las zonas más sencillas del valle en cuadrillas de unas 10 o 12 personas. Hubo también apoyo de guías caninos, helicópteros y caballería. Un portavoz policial señaló que el dispositivo de búsqueda “no se centra solamente en la sierra de Madrid”, sin especificar más.

No era la primera vez que Blanca se iba por su cuenta. Aunque su cuñado aseguró que no estaba en un mal momento personal en los últimos días, luego apuntó que “solo tenía una cuenta con cero euros”. Fuentes próximas a la investigación aseguraron que la medallista olímpica vivía una situación “un poco precaria”. En todo caso, tanto los investigadores como los familiares —como su propia hija, Olivia Fresneda (20 años)— que participaron en la búsqueda, confiaban en encontrarla “desorientada” o “accidentada”. Olivia, jugadora de rugby 7 se incorporó por la tarde a la concentración de la selección española por “decisión propia”, tal como comunicó la federación, aunque seguirá en contacto con su familia.

El operativo de búsqueda comenzó a retirarse al caer la noche y se retomará de nuevo este martes, con drones incluidos. Cercedilla, a punto de comenzar este miércoles sus fiestas patronales, se volcó en la búsqueda.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información