Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo Mbappé brilló igual que Keylor

El delantero francés y el portero costarricense se lucen en un Bernabéu que silbó intensamente a Neymar

Mbappé escapa del marcaje de Carvajal
Mbappé escapa del marcaje de Carvajal GTRES

Si el fútbol es un deporte indescifrable, en gran parte lo es porque quienes lo practican siguen siendo un enigma para todos los que les observan desde el banquillo, la grada o la televisión. Cuando se presupone una actuación sublime por la concentración de estrellas que se reúnen sobre el verde, aparecen, de repente, partidos que vuelven a evidenciar que las figuras son solo una parte del show. En un partido con Hazard, Benzema, Mbappé o Neymar sobre el campo, hombres como Keylor Navas (10 paradas), Sarabia o Valverde acapararon los flashes de un duelo que cambió en la medida en la que los patrones de juego y la cantidad de centrocampistas que reunió cada equipo en las distintas fases del partido fue alterándose. Sin embargo, el poder de atracción de tanto crack local o visitante eclipsó ese fútbol subterráneo que acabó por imponerse en un duelo absolutamente inexplicable.

De entre todos los visitantes ilustres Mbappé fue el único que dejó claro que el peso de su nombre se sostiene sobre unas capacidades atléticas fuera de lo común. Pasea por el campo el francés como si las piernas se le fueran a salir del cuerpo. Al arqueo característico de los futbolistas se le suma en el caso de Mbappé un andar propio de quien posee un masa muscular mayor que la media. De espaldas Kylian intimida por su figura, fibrosa y estilizada, mientras que de frente esa armadura queda coronada por un rostro afilado, también aerodinámico.

Salió el Madrid a disputar una carrera contra un bólido inferior en caballaje, pero no se amilanó ante las primeras demostraciones de velocidad del francés. En dos arrancadas casi consecutivas Mbappé dejó atrás a Marcelo primero y a Sergio Ramos después, con tanta claridad que ni utilizó el retrovisor para calcular la distancia desde la que le perseguían. Sin embargo, el tormento que supuso para el lateral brasileño del Madrid tener en su carril a semejante elemento, no tuvo el mismo efecto intimidatorio en Carvajal, otro auto de condiciones destacables que resguardó mejor que bien su carril durante la primera mitad.

Pitado por lo bajini por el público del Bernabéu durante su presentación por los videomarcadores (se notaba que todos se lo imaginan en algún momento de su carrera vestido de blanco), Mbappé se chocó con Zidane cuando en un sprint defensivo arrebató el balón a Marcelo justo frente a la estampa del técnico del Madrid. Ambos se chocaron la mano y el jugador volvió a colocarse sobre su raíl. El problema para el joven Kylian es que pasado el susto inicial el Madrid agarró el balón y echó el freno de un PSG incapaz de sobrevivir al ralentí. Pidió Zidane fútbol a su equipo en la previa del partido como mejor argumento para contener al lujoso equipo francés, y desplegó un catálogo de entregas rápidas que combinó con movimientos al espacio que pillaron siempre fuera de juego al equipo francés.

Trató de remendar el desaguisado Tuchel dando entrada a Neymar, a quien el Bernabéu sí silbó intensamente, sin llevar a cabo ninguna modificación táctica añadida, como cuando se lanza un órdago con solo una pareja de reyes. Se dio cuenta a tiempo el alemán de que la apuesta se quedaba corta y la entrada de Sarabia y Draxler en la segunda parte generó los primeros problemas serios al Madrid que dieron como resultado un empate que dejó en evidencia que el fútbol sigue siendo de los jugadores, de todos, independientemente del nombre que lleven en la camiseta.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información