Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España supera la caldera húngara y jugará la final contra Rusia

Una gran parada de Laura Ester en el último instante evita la prórroga y rubrica el gran partido de la selección de Miki Oca

La selección celebra el pase a la final, en Budapest. Ampliar foto
La selección celebra el pase a la final, en Budapest. AFP

La selección española femenina de waterpolo se coló en la final del Europeo tras derrotar a Hungría (10-11) en una semifinal con mucha adrenalina, llena de ritmo y alternancias, y que terminó con un paradón de Laura Ester. En la semana de su treinta cumpleaños, la mejor jugadora europea de 2019 cazó un balón envenenado, frustró la prórroga y se regaló otra final.

El Duna Arena de Budapest es una instalación espectacular pero, más que una piscina, en ocasiones parece una caldera. Estaba en juego un billete para luchar por el oro. Otra buena carta de presentación para acudir, dentro de seis meses, a los Juegos Olímpicos de Tokio. El público húngaro rugió para empujar a sus jugadoras. Las guerreras del agua no se arredraron. Las húngaras llegaban invictas a la semifinal, y en los cruces solo habían sudado para ganar a Rusia, el rival que se encontrará España en la final (este sábado, 19.00, Tdp).

Las jugadoras de Miki Oca, que en este Europeo solo tropezaron ante Holanda, estuvieron sólidas en defensa y muy incisivas y machaconas en ataque. Bajo los palos húngaros estaba la veterana Orsolya Kasó que, durante los primeros compases, aguó los intentos de las españolas, básicamente con zambobazos lejanos de Roser Tarragó. Uno de los rechaces de Kasó, a tiro de Anni Espar, fue desde dentro de la portería y el VAR certificó la validez del tanto. Desde ese momento, la dupla Roser Tarragó-Anni Espar empezó un recital en ataque para contrarrestar los latigazos de Keszthelyi y Leimeter.

La igualdad imperó hasta el ecuador del encuentro, pero, en el tercer cuarto, Marta Bach puso el 5-7 y España empezó a inclinar el partido a su favor. Attila Biro, el seleccionador húngaro, lucía la publicidad de una marca de coches en su pechera blanca pero, a esas alturas, estaba como una moto viendo que el pase a la final se les escapaba. Dos cañonazos de Vanda Valyi volvieron a meter a las anfitrionas en la pelea por la victoria. Fue un fogonazo. El último cuarto confirmó que España había viajado a Hungría en busca del oro. Desde el arranque, cuando Anni Espar ganó el esprint por la posesión, España marcó el compás y Maica Garcia , una peleadora infatigable, lució su buena mano para poner a las españolas cuatro arriba. A Hungría le quedaba gasolina para un arreón final. Con un parcial de 0-3 llegó a los últimos segundos con posesión para buscar el empate. Pero ahí estaba Laura Ester.

Puedes seguir Deportes de Valverdedelcamino en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >