Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La O. J. Simpson se convierte en material de telecomedia

Algunas de las principales telecomedias de Estados Unidos han incorporado ya a sus guiones de la nueva temporada la persecución automovilística protagonizada el pasado 17 de junio por O. J. Simpson, el ex jugador de fútbol americano acusado de doble asesinato.La habitual capacidad de reacción a la actualidad que ha demostrado la telecomedia Murphy Brown quedó patente esta semana con un episodio en el que un ex, astronauta es acusado de matar a su hermano con una roca lunar. El sospechoso inicia una huida en coche perseguido por la policía de modo idéntico a la retransmisión del evento real mientras Murphy Brown (Candice Bergen) pronuncia un alegato a favor de la presunción de inocencia.

Inmediatamente después de este capítulo, Love and war (El trébol azul) dio comienzo con el público del bar pegado al mismísimo telediario de Murphy Brown (ambas series son creaciones de la productora Diane English). Dos días después, en Seinfeld, telecomedia todavía no emitida. en España, un jugador, de golf también es acusado de matar al empleado de una lavandería, tras lo cual emprende una huida similar.

Todos estos capítulos se grabaron durante el verano, introduciendo cambios en los guiones pocos días después de un episodio que fue seguido por 100 millones de telespectadores y que ya ha pasado a los anales de la historia de la televisión.

La cadena Fox ha anunciado un telefilme basado en el caso, pero lo que es evidente es que ninguna serie de ficción puede hacerle sombra al seguimiento del proceso real, que se desarrolla a un toque del mando a distancia. Pero es precisamente la insaciable cobertura por parte de los medios la que puede forzar al juez que, preside el caso a prohibir la presencia de las cámaras de televisión durante el juicio, iniciado el pasado lunes. El principal culpable de colmar la paciencia del juez es un telediario local de Los Ángeles que recientemente aseguró que la policía había encontrado un calcetín con la sangre de una de las víctimas en la casa de O. J. Simpson.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de octubre de 1994