Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sabonis se despide del Madrid con lágrimas

Treinta años y 218 centímetros de altura no formaron una armadura suficientemente resistente. Arvidas Sabonis no pudo soportar la emoción y llenó de lágrimas suconferencia de prensa de despedida. El lituano, lloró por vez primera en público al tratar de explicar "lo duro" que es para él abandonar el Real Madrid. Las próximas temporadas jugará en la NBA. Lo hará enel Portland Trail Blazers, el mismo equipo que contrató en su día a Femando Martín y a Drazen Petrovic. "Lo del Portland con nosotros es ya una cosa mala", comentó resignado Ramón Mendoza.

"O me voy ahora o ya no me voy nunca". Sabonis se ha tomado la oferta del Portland como la última ocasión de jugar en la NBA, el máximo objetivo profesional de cualquier jugador de baloncesto. "Era mi último cartucho", declaró para justificar su decisión, "y lo tengo que quemar para no arre pentirme nunca de lo contrario. Todos deseamos jugar algún día en la NBA". Mendoza aceptó la marcha de Sabonis como algo comprensible e inevitable: "Hoy es una día triste. Se marcha Sabonis, un jugador ejemplar en estos tres últimos años. De nuevo, se ha cruzado la NBA. Y cuando se cruza la NBA no hay nada que hacer. Comprendo a Arvidas. El mayor reto profesional de un jugador es jugar allí. A Sabonis, que lo ha conseguido todo en el baloncesto, sólo le quedaba eso".

No es la primera vez que la NBA, siempre a través del Portland, desarma al Madrid. "Lo del Portland con nosotros", indicó Mendoza, "es una cosa mala. Ya se llevó a Fernando [1986]; luego, al otro mejor jugador de Europa, Petrovic [1989], y ahora a Sabonis". El presidente confesó que la primera vez que escuchó lo de su fuga a la NBA sospechó algo raro: "Tengo que reconocer que pensé que estaban preparando una estrategia p ara pedirnos más dinero. Creí que la oferta de la NBA no existía".

La dosis de emoción del acto llegó cuando Sabonis echó un rápido vistazo a su etapa en el Madrid. "Los tres años", dijo, "están llenos de recuerdos. Cuando acabó el partido contra el Barcelona estaba triste por la derrota, pero también porque ya sabía que me iba, que dejaba esto. Es un poco duro. Seis años en España... Ya estaba acostumbrado a la vida de aquí... Es un poco duro... Me gusta este país desde que venía con la selección rusa; soviética decíamos ...". Por entonces, sus ojos ya se habían poblado de lágrimas.

El pívot lituano trató de restar trascendencia a su marcha: "El Madrid tiene su historia. Esté Sabonis o no esté va a seguir siendo grande". Mario Pesquera, el responsable de la sección, cree que "Sabonis es insustituible", y que "el Madrid deberá buscar la solución con otra forma de hacer equipo".

Mendoza concluyó el acto anunciando la renovación de Zeljko Obradovic por las, dos próximas temporadas: "El se va a encargar de la regularización del equipo, que se queda muy cojo con la marcha de Sabonis". Luego, el presidente se subió a una silla y, tras estar a punto de perder el equilibrio, se fundió en un abrazo con el lituano. Sabonis, el hombre que guió al Madrid hacia su octava Copa de Europa, es ya historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de mayo de 1995

Más información

  • Mendoza anuncia la renovación de Obradovic por dos temporadas