Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Irán coopera con el proceso electoral

Que un avión de la OTAN aterrice en Irán en estos días de tensiones nucleares debiera ser noticia aunque se trate de un avión destinado a transportar material electoral. Con discreción, eso es lo que está pasando debido a los comicios afganos. La OTAN tiene el mando de ISAF y esta coalición militar es responsable de la seguridad de parte del proceso.

"Irán está teniendo una actitud muy constructiva", subrayan varios diplomáticos europeos tras contar por separado la anécdota del avión que llevó las papeletas, las urnas y los parapetos para garantizar el secreto del voto. Ninguno de ellos está seguro de si el detalle se puede hacer público y piden el anonimato. Hikmet Çetin, el representante de la OTAN, no hace secreto de ello.

"Estados Unidos nos pidió que transportáramos las papeletas a Irán y lo hicimos, aunque está fuera de nuestra área de competencia", declara el diplomático turco al poner un ejemplo de la coordinación entre los dos mandos que operan en Afganistán, el norteamericano y el de ISAF. Hubiera sido más difícil que un avión militar estadounidense viajara a Irán.

Al menos un millón de refugiados afganos residen aún en la República Islámica. De ellos, 660.000 tenían derecho a voto. Las primeras estimaciones hablan de que sólo un 40% lo ejercieron. El próximo vuelo del C-130 de ISAF será el jueves para, en tres viajes, traer a Kabul todas las urnas.

A pesar de esta colaboración, la tensión entre Occidente e Irán no se ha disipado. Teherán tiene hasta el 25 de noviembre para probar a Naciones Unidas que no está fabricando secretamente la bomba atómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 2004