Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sobrino de Ruiz-Mateos confirma la existencia de cuentas en paraísos fiscales

Alfonso Barón Rivero poseía una llave electrónica que permitía el acceso a cuentas en Suiza

El empresario José María Ruiz-Mateos.
El empresario José María Ruiz-Mateos. EFE

Alfonso Barón Rivero, sobrino de José María Ruiz-Mateos, ha reconocido hoy que tenía en su poder una llave electrónica que le permitía el acceso a cuentas de Suiza que tenían algunas de las empresas del conglomerado Nueva Rumasa, pero que nunca llegó a utilizara. Así lo han indicado a Efe fuentes jurídicas, que han explicado que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz le ha preguntado por la llave electrónica que la Policía encontró en el registro de su domicilio.

José María Ruiz-Mateos Rivero, hijo del fundador de Nueva Rumasa, no ha tardado en responder a estas afirmaciones. El vástago ha señalado que todas las cuentas de la familia en paraísos fiscales tienen saldo cero "desde hace muchos años". Estas cuentas de sociedades radicadas fundamentalmente en Suiza "nunca" tuvieron, según su versión, saldos "de importancia".

Según las mismas fuentes, Alfonso Barón Rivero ha explicado que la llave se la dio la abogada de los Ruiz-Mateos en Suiza, Joelle Knopfel, y que era para utilizarla solo en caso de que algún día se lo pidiera su tío José María Ruiz-Mateos.

Por su parte, la abogada de Alfonso Barón Rivero, Pilar Gómez Pavón, ha asegurado que el interrogatorio ha ido "bien" y que Barón "no ha llevado gestiones relacionadas con esta causa", en la que se investiga a la familia Ruiz-Mateos por 13 emisiones de pagarés que captaron 337 millones de euros de 4.110 inversores. Ha afirmado que Barón "tampoco trabaja en nada que sea relevante para esta causa" y que su defendido "no ha tenido nada que ver con los pagarés".

Según Gómez Pavón, Barón Rivero ha declarado al juez que no se acordaba del número de cuenta al que correspondía esa llave electrónica que se ha encontrado en su domicilio. Por su parte, Ignacio Ayala (el abogado de Rocío Ruiz-Mateos y de su marido, Luis Ojeda, que también han declarado hoy ante el juez Pablo Ruz), ha desmentido "categóricamente" que hayan sacado cuadros u otros objetos de valor de la casa de la familia. En el caso concreto de Ojeda, Ayala también ha desmentido que "haya tenido alguna relación profesional con la familia".

También han ido a declarar esta mañana ante el juez Ruz dos administrativos que estaban bajo las órdenes de la familia Ruiz-Mateos. Ambos han reconocido que trasportaron sobres con dinero en efectivo desde varias sucursales bancarias con diferentes destinos, pero afirmaron que carecían de poderes para acceder a las cuentas.

Los dos exempleados de Nueva Rumasa Javier Bertolá Navarro y Alfonso Espinosa Bermejo, que tenían su oficina en la caseta de la piscina de la casa familiar de los Ruiz-Mateos de Somosaguas (Madrid), explicaron que recogían sobres con cantidades que iban de 20.000 a 90.000 euros del Banco Etcheverría, entre otros, una vez por semana o una vez al mes. Los dos empleados los entregaban "donde y a quien" ordenaba Javier Ruiz-Mateos. Los exempleados relataron que parte del dinero lo depositaban en la garita de la casa de Somosaguas y otra parte al presidente del Rayo, Jesús Fraile, para el pago de las nóminas a los jugadores. Fraile declara este jueves.