Aliexpress WW
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tomate rosa de Barbastro y el aceite de Oliete, a la conquista del Parlamento británico

Los productos aragoneses buscan un hueco 'gourmet' en la capital británica de la mano de la española Lady Brennan

El empresario Ángel Pintado y Pilar Sánchez, Lady Brennan, este lunes en Londres Ampliar foto
El empresario Ángel Pintado y Pilar Sánchez, Lady Brennan, este lunes en Londres

Cuando Isabel II entró con pompa y boato en el Parlamento del Reino Unido este lunes para leer su  discurso, una mujer menuda y de ojos vivos llevaba ya un buen rato recordando a otros invitados que Teruel existe. Lady Brennan, Pilar Sánchez para los que la conocen, había convencido a media docena de ladies que, como ella, asistían a la Ceremonia de Apertura de Westminster, para que apadrinaran un olivo de Oliete, en la comarca turolense de Andorra-Sierra de Arcos. A 50 euros cada árbol, la aragonesa más activa de Londres sabe que en una ciudad a la que llegan los productos más exquisitos del mundo cualquier publicidad es poca.

"Tenemos ya 18 personas trabajando en la cooperativa, y el proyecto va a servir para relanzar una zona de la España vaciada que se estaba muriendo. Aparte de que el aceite que producen es exquisito, con un color oro que lo distingue del aceite andaluz", explica esta profesora universitaria que llegó al Reino Unido hace 50 años para trabajar de au pair y acabó conociendo en el club de debate universitario a su marido, Daniel Brennan, Lord Brennan.

Experta en agarrar las oportunidades al vuelo, ha aprovechado la presencia en Londres de Ángel Pintado para hacer un maridaje perfecto. El exdiputado aragonés del PP y hoy promotor de productos agrícolas traía a Londres una joya particular: el tomate rosa de Barbastro. Pintado ha dedicado 10 años a destilar las variedades artesanales de esta especie que cultivaban las familias de la comarca oscense del Somontano para recuperar la semilla original. Tomates de un tamaño descomunal, un color fácilmente reconocible y un sabor y aroma que ha cautivado a decenas de chefs durante años. "Hemos hecho el proceso inverso", explica Pintado. "Hasta que no dimos con el producto perfecto no nos lanzamos al mercado. Y a partir de ahí hemos recorrido, puerta a puerta, decenas de restaurantes londinenses para convencerles de que debían contar en su carta con estos tomates".

Lady Brennan y Pintado presentaron juntos su combinación en el restaurante Hispania, en plena City de Londres. El establecimiento, situado en el edificio que un día albergó al banco Lloyd's, se ha convertido ya en el emblema de una restauración española que aspira a mucho más que a vivir de los tópicos.

Hispania es la plataforma de lanzamiento obligada de todas aquellas comunidades autónomas que intentan introducir sus productos en el mercado británico, y punto de encuentro de financieros y empresarios que pululan cada día por el sector económico de Londres. Su dueño, Javier Fernández Hidalgo, es un empresario asturiano que da trabajo a 50 profesionales españoles y que desborda entusiasmo para explicar cómo una fabada bien cocinada puede ser el plato más ligero del mundo o cómo puede sustituirse el pan por aguacate en el salmorejo para facilitar la vida a los alérgicos al gluten.

Ángel Pintado y Lady Brennan rezuman ambición y creen que tienen en sus manos dos productos, tomate y aceite, que se venden solos. Pero tampoco se engañan. Los italianos llevan mucho terreno de ventaja. Confían, sin embargo, en que gran parte de la batalla la ganarán si logran que los restaurantes se atrevan a ofrecer de aperitivo un poco de pan y un chorro del aceite Mi Olivo para untar. Será la prueba irrefutable de que Teruel existe. O ver algún día los tomates de Barbastro en los expositores de templos gastronómicos como Fortnum & Mason, como enormes perlas cultivadas para comprar envueltas en celofán y lazo de raso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información