Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados por los aranceles de EE UU auguran excedentes y caídas de precios

Los productores españoles de productos sujetos a gravámenes alertan de la pérdida de cuota de mercado y de empleo

Viñedo en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real).
Viñedo en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real).

Los aranceles impuestos por EE UU a productos alimentarios españoles, en especial al aceite, el vino y el queso, van a provocar un aumento de las existencias y caídas de los precios, según auguran los sectores afectados.

El más perjudicado será el sector del aceite, que exporta a EE UU unas 120.000 toneladas cada año, mitad envasado y mitad a granel, por valor de unos 400 millones de euros. El aceite de oliva ya ha saltado del segmento gourmet a las grandes superficies y una subida de precio del 25% supondrá un hundimiento de ventas del aceite español en beneficio del de otros países y de otros aceites baratos.

Como primera salida, se baraja la exportación de aceite a granel, que no tiene arancel, pero se paga más barato. La pega es que habría que envasar allí y se reduciría esa actividad en España. No es posible la salida del aceite envasado vía otros países sin arancel, puesto que se grava el origen del producto. Se abre la posibilidad de fraude en el etiquetado.

Antonio Luque, responsable de la cooperativa Dcoop, estima en más de 200.000 toneladas de aceite —entre lo que va a EE UU y a otros países— el volumen que se verá afectado por la decisión norteamericana, con las consiguientes repercusiones sobre precios y empleo. Luque lamenta que mientras los gobiernos de otros países como Italia y Grecia realizaron gestiones directas ante la Administración norteamericana, en España se dejó todo en manos de las autoridades comunitarias.

En vino, el arancel afecta al producto envasado con un volumen de hasta dos litros y con graduación mínima de 14 grados. Para José Manuel Pérez Ovejas, director de exportación de la bodega Hermanos Pérez Pascuas, una fuerte subida de precios dejará descolgados a los vinos españoles frente a los franceses o italianos, mejor posicionados. España coloca en EE UU 0,7 millones de hectolitros al año, a una media de 4,14 euros el litro, es decir, caldos de gama media/alta, entre una exportación total de más de 20 millones de hectolitros. El arancel afectaría a las bodegas más importantes, frente a competidores del hemisferio sur. Y el vino de denominación de origen no se puede exportar a granel.

En cuanto al queso, EE UU es el primer destino de las exportaciones españolas, con más de 87 millones de euros. Con la subida de los aranceles, el sector no podrá competir con terceros países. Además, surge el riesgo de que otros grandes productores, como Alemania, Francia, Holanda, Bélgica o Dinamarca, cuyos quesos también están gravados, coloquen sus excedentes en el mercado español a precios de saldo, algo que ya ha sucedido antes, afectando a la producción.

El sector de la carne de cerdo y de los productos derivados que, en conjunto, exporta a EE UU por valor de unos 52 millones de euros, el impacto de los aranceles se considera escaso dado el volumen del mercado.

En el sector de zumos y frutas no existe preocupación por los aranceles sino por las barreras fitosanitarias que ya sufren actualmente, controles abusivos que hacen ya difícil la entrada en ese mercado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información