Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una década cortejando a los grandes fondos

Spain Investors Day celebra los próximos 14 y 15 de enero su décima edición con más de 150 inversores internacionales

Luis Sancho, responsable de banca corporativa y de inversión de BNP Paribas. 
Luis Sancho, responsable de banca corporativa y de inversión de BNP Paribas. 

Hace 10 años España estaba sumida en una gran crisis económica. Los comités de inversión de los grandes fondos internacionales habían excluido a las empresas españolas de su radar. Entonces estaba en juego la supervivencia del euro y el proyecto europeo amenazaba por disolverse por su flanco más débil: los socios del sur. En ese contexto se celebró la primera edición de Spain Investors Day (SID). La idea era (y es) reunir en Madrid a los responsables de las cotizadas con los representantes de los grandes inversores institucionales —fondos de inversión y de pensiones, aseguradoras, fondos soberanos, grupos de capital riesgo y hedge funds—. Un road show concentrado y multisectorial con la guinda de la presencia de las principales autoridades económicas del país. El foro celebrará su décima edición los próximos 14 y 15 de enero en un entorno menos dramático que en sus inicios, aunque no exento de riesgos. “Es probablemente el año que más expectación ha suscitado. Habrá gran participación de los inversores y el perfil de los representantes de las compañías también ha mejorado”, explica Luis Sancho, responsable de banca corporativa y de inversión de BNP Paribas, el banco responsable de coordinar la presencia de los inversores internacionales en el SID.

Los organizadores del evento calculan que habrá presencia de 40 compañías cotizadas y más de 150 fondos, además de 1.200 invitados del mundo empresarial y financiero. “Este alto interés lo atribuyo a un triple motivo. Por un lado, España es uno de los países que más crece entre las grandes economías del mundo, algo que se mantendrá en 2020. Además, aunque la Bolsa local cerrará este año con subidas, su comportamiento no ha sido tan bueno como el de otros índices y esperamos que en los próximos 12 meses recupere este terreno perdido. Por otro lado, nuestro país goza de muchas multinacionales que son líderes en sus segmentos”, dice Sancho.

Aún es una incógnita si la nueva cita con el SID empezará o no con un acuerdo de gobierno en España. El dinero es poco amigo de las incertidumbres, pero el banquero de BNP Paribas relativiza el impacto que la incertidumbre política puede tener en el ánimo de los inversores extranjeros. “Es verdad que este tipo de situaciones retrasa las decisiones de inversión, pero parece ser que la solución puede llegar en cuestión de semanas”.

Esa solución de la que habla Sancho pasaría, si no hay cambios de última hora, por la presencia de Podemos en el nuevo Ejecutivo, un partido que siempre ha despertado recelos en el mundo financiero, con Pablo Iglesias como vicepresidente. “España es una de las mayores historias de éxito de los últimos 40 años en cuanto a progreso económico y social y todos los gobiernos han mantenido un compromiso con valores fundamentales como el europeísmo, el control del déficit y las reformas estructurales. En sus intervenciones, Pedro Sánchez mantiene en su agenda estos objetivos, por lo que no deberíamos tener sorpresas”, recuerda Sancho.

En BNP Paribas, banco coordinador de la cita, son optimistas con la economía española

En las decisiones de los inversores institucionales cada vez tiene más peso que las compañías donde entran tengan un sólido gobierno corporativo. En España, sin embargo, la cascada de presuntas irregularidades han obligado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a realizar una advertencia pública para recordar a las cotizadas la necesidad de reforzar sus controles internos. Este aspecto, que ha soliviantado al supervisor bursátil, no supone en opinión de este banquero una pérdida de credibilidad de las compañías locales. “No creo que sea algo exclusivo de las empresas españolas. Como en cualquier otro sitio, están sujetas a las debilidades humanas. Los estándares de gobierno corporativo en nuestro país son altísimos. Tener equilibrios y controles internos redunda a la larga en un mejor desempeño del negocio y eso es una razón importante para invertir en una compañía”.

La duda que surge ante este argumento es si, como dice Sancho los niveles de buena gobernanza son tan elevados, por qué en los últimos meses hemos visto un reguero de presuntos casos de irregularidades entre las grandes cotizadas con tramas de espionaje incluidas. “Algunos de los ejemplos a los que usted hace referencia ocurrieron hace muchos años, cuando los estándares no eran los de ahora. En este campo hemos visto una gran mejora”, zanja.

Desde BNP Paribas confían que en que 2020 sea un año mejor para la economía y, en consecuencia para los mercados. “Somos optimistas. Es verdad que ha habido un enfriamiento, pero empezamos a ver señales que nos llevan a pensar que las posibilidades de sorpresas son más al alza que a la baja. El primer trimestre de 2020 posiblemente continuaremos con un crecimiento mundial débil, pero a partir de ahí quizá asistamos a una aceleración a medida que las incertidumbres como la guerra comercial y el Brexit, se vayan despejando”. Sancho está especialmente esperanzado con Europa. “Estamos viendo algunos indicadores adelantados que dicen que pude ser un año mejor de lo que se esperaba. Y eso tendría un impacto muy grande para España, ya que el 70% de sus exportaciones se dirigen a la Unión Europea”.

Movimientos corporativos

En los últimos meses se han acelerado las operaciones de concentración en numerosos sectores, una tendencia que, según el responsable de BNP Paribas, continuará. “Se ha generado una inercia que facilita la extensión de esta dinámica. Por un lado, hay una tendencia entre las empresas a la especialización. En este sentido destaca la reorganización de Telefónica, que va a dar lugar a operaciones corporativas. En otros sectores como las renovables hay una proliferación de actores y eso puede dar lugar a la fusiones. Además, hay segmentos que necesitan ganar masa crítica, un ejemplo son los fabricantes de componentes para automóviles; si los fabricantes de coches se están uniendo, ellos también deberán planteárselo”.

Donde sí ha habido un frenazo brusco ha sido en el capítulo de salidas a Bolsa en España. “Muchas operaciones se han retrasado por la inestabilidad política, pero en cuanto se solucione la formación de Gobierno deberían volver a activarse los planes de colocación”, concluye Sancho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >