Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incógnita Tesla: ¿tiene sentido que valga más que Volkswagen?

La compañía de Elon Musk, tras años de dudas sobre su viabilidad, se dispara en Bolsa y ya supera la capitalización del fabricante de coches alemán

Frontal del Tesla Model 3 fotografiado en Ruckersville, Virginia (EE UU).
Frontal del Tesla Model 3 fotografiado en Ruckersville, Virginia (EE UU).

No hace tanto, apenas año y medio, que Elon Musk hizo estallar la red social Twitter con un mensaje en el que decía que quería sacar a Tesla de Bolsa. Harto de las apuestas contra el valor de las acciones, el entonces primer ejecutivo del fabricante de coches eléctricos dijo que estaba dispuesto a recomprar toda la compañía a 420 dólares por acción. La "misión" a largo plazo de Tesla, decía, no podía estar sujeta a la crueldad de un mercado que la estaba poniendo en duda. Esta semana, la acción ha tocado los 593 dólares, sin tuits, por méritos propios.

Aquel arrebato le costó una investigación del regulador bursátil de Estados Unidos por presunto fraude por manipular el precio de la acción (la oferta era un 23% sobre la cotización en ese momento). Acabó pagando una multa de 40 millones de dólares y, además, le obligaron a dejar el cargo de presidente ejecutivo de la compañía. El dato revelaba que Musk valoraba su propia empresa en ese momento entre los 70.000 y los 80.000 millones de dólares. Con la cotización de esta semana, Tesla ha superado el valor en Bolsa de Volkswagen, con 100.000 millones. Es el fabricante de coches norteamericano más valioso de la historia. El anterior era Ford, que en 1999 llegó a valer 80.000 millones.

Duplica tamaño

La resurrección de Tesla en el Nasdaq de Nueva York es una de las historias más observadas y con más incógnitas de este enero en los mercados de Estados Unidos. La revalorización ha llegado al 100% en cuatro meses, un 31% solo en enero. El pasado junio cotizaba a menos de 200 dólares por acción. El optimismo parece estar alimentado por tres datos concretos: unos resultados mejores de lo esperado en el tercer trimestre, la apertura de una fábrica en China y los planes para abrir una planta en Alemania.

Sus cifras

2003. Tesla fue fundada ese año por los emprendedores norteamericanos Martin Eberhard y Marc Tarpenning y bautizada en honor al inventor Nikola Tesla.

30. La empresa comenzó desarrollando un coche deportivo eléctrico y obtuvo fondos de una gran variedad de inversores, especialmente de Elon Musk, cofundador de PayPal, que tras inyectar 30 millones fue designado presidente.

103.136 Millones de dólares. Es la capitalización de Tesla con fecha del pasado viernes, que supera a los 99.000 millones que vale Volkswagen en el mercado.

6. Son los modelos en cartera de la empresa. El modelo Roadster es el de mayor rendimiento de batería, con 1.000 kilómetros de autonomía según la compañía. Un deportivo que alcanza una velocidad máxima de 400 kilómetros a un precio de 215.000 euros.

550.000. Algunos analistas del sector citados por Bloomberg creen que en 2025 la empresa ganará más que Volkswagen, y que las entregas de coches de este año llegarán a las 550.000 unidades.

Tampoco Musk es el mismo que el ejecutivo impulsivo de aquel tuit. Por aquella época, llegó a bromear con la quiebra de Tesla. Se enredó en una espiral de rumores sentimentales propia de una celebrity de Hollywood. Insultó por Twitter a un hombre anónimo al que no conocía de nada. En una entrevista, confesó que los problemas de producción del coche Model 3, su gran apuesta por el mercado masivo, no le dejaban dormir. Musk empezó aquel año prometiendo que entregaría medio millón de coches y para entonces solo había fabricado 88.000. Los inversores se cebaban con las dudas sobre la viabilidad de Tesla como marca de automóviles que pudiera servir a alguien más allá de los millonarios de California.

"2018 ha sido duro. Os digo que ha sido como envejecer cinco años en uno", decía en marzo de 2019 Musk ante el público en la presentación del Model Y en Los Ángeles. Se trataba de un todoterreno familiar, el segmento de coches más vendido en Estados Unidos. Era la puerta a la clase media, si es que conseguía fabricarlo a tiempo y a un precio asequible. Desde entonces ha presentado otro modelo más, el Cybertruck, una especie de furgoneta con diseño futurista. La presentación dio la vuelta al mundo porque Musk pidió que lanzaran una bola metálica contra un cristal para demostrar que era irrompible. Se rompió.

Los problemas para fabricar y entregar los coches se fueron resolviendo durante 2019. Musk fue apartado de la presidencia ejecutiva y sustituido por una profesional independiente, Robyn Denholm. Su vida privada más o menos desapareció de los papeles. El pasado diciembre, Musk sorprendió con la inauguración de la primera fábrica en Shanghái, que ha construido en menos de un año. Allí se fabricarán baterías y los coches Model 3 y Model Y. Ya se han entregado los primeros. Tesla aspira a competir en China contra las marcas locales de coches eléctricos.

En la última presentación de resultados, el pasado 23 de octubre, la compañía dijo que se ha quitado "costes sustanciales" de la producción del Model 3, el coche eléctrico más popular del mundo (300.000 unidades). Aparte, destacó que la fábrica de China "se ha construido 10 meses antes de lo planeado" y que ensamblar allí el Model 3 es un 65% más barato que en Estados Unidos.

Mientras, la empresa buscaba terrenos en Europa para otra fábrica más. El pasado fin de semana confirmó lo ya adelantado en noviembre: que había comprado un terreno en Gruenheide, al este de Berlín. Se trata de una parcela industrial que tiene que ser inspeccionada para limpiar las bombas norteamericanas de la Segunda Guerra Mundial. Anécdotas aparte, la realidad es que pronto habrá teslas hechos en Alemania.

Los grandes perdedores por ahora están siendo los bajistas, los inversores que apuestan a que la acción bajará. Según la firma de analistas S3, citada por Bussiness Insider, en lo que va de 2020 y hasta el miércoles pasado los inversores con apuestas a corto sobre Tesla han perdido 3.300 millones de dólares. Sin embargo, no se ha visto una huida importante de ese tipo de posiciones. Al menos esta semana, la apuesta general a que Tesla tiene problemas se mantiene.

El 16 de enero, Morgan Stanley recomendó vender acciones de Tesla, alimentando la sensación de que buena parte del valor ganado estos días es una burbuja. "El contexto y la sensación sobre esta acción a corto plazo es evidentemente muy fuerte, pero la cuestión es la sostenibilidad de esa circunstancia", decía el analista Adam Jonas en la nota para inversores. El próximo miércoles, 29 de enero la compañía presentará los resultados definitivos del cuarto trimestre de 2019.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >