Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALAIN DEHAZE CONSEJERO DELEGADO DE ADECCO GROUP

“Los trabajadores pierden el 40% de habilidades cada tres años”

El primer ejecutivo de Adecco cree que países como España que suben el salario mínimo deben recortar, al mismo tiempo, las cotizaciones sociales a las empresas

Alain Dehaze, consejero delegado de Adecco Group.
Alain Dehaze, consejero delegado de Adecco Group.

El discurso de Alain Dehaze, consejero delegado de Adecco Group, no puede ser más contundente: “Los trabajadores perdemos cerca del 40% de nuestras habilidades cada tres años” como consecuencia de la rapidez de los avances tecnológicos. “Y eso quiere decir que a los 10 años estamos obsoletos” si no actualizamos los conocimientos para seguir siendo empleables.

El directivo belga nacido en 1963 lanza este mensaje tras dar a conocer el índice de competitividad del talento mundial que elabora anualmente con la escuela de negocios Insead, donde España presenta una baja puntuación en competencias profesionales debido en gran medida a la cantidad de mano de obra de baja cualificación. “En España existe una gran necesidad de formar a las personas para que sean empleables y el país se mantenga competitivo”, sostiene. La formación continua, dice, es una responsabilidad individual, pero también de las empresas y de los Gobiernos, que deben asegurarse de que su fuerza laboral pueda competir en un entorno global y de que su sistema educativo ofrezca reciclaje.

Al primer ejecutivo de la multinacional de recursos humanos suiza no le inquieta el nuevo Ejecutivo de coalición español. “Como nuestras actividades se desarrollan en un entorno regulado es importante que mantengamos diálogo con los partidos que estén en el poder. Sean del signo político que sean”, señala a un grupo de periodistas españoles, entre ellos Valverdedelcamino, invitados a Davos por Adecco. Aunque las formas de conseguirlo varíen de unos partidos a otros, “hay algunas recetas que son globales, como que las personas poco cualificadas deben tener unos costes atractivos para que las empresas las contraten, las formen y reciclen”. Y pone como ejemplo a Dinamarca, “donde los empresarios no pagan cotizaciones sociales por el salario mínimo para empujar a las empresas a que contraten a la gente y la proporcionen competencias y habilidades”. Es más barato subvencionar la contratación que el paro.

“Quien suba el salario mínimo debe reducir las cotizaciones”

Dehaze sostiene que entiende que España y otros países suban el salario mínimo, pero sugiere que, al mismo tiempo, rebajen las cotizaciones de esos trabajadores para no dañar la competitividad del país. Es importante para atajar que estos empleados se vayan a la economía sumergida, que puede convertirse en una “bomba social” por la desprotección de la gente. “Hacer que los bajos salarios sean muy atractivos para las empresas supondrá colocar a más personas en el mercado formal”, explica.

Para el ejecutivo, el aumento de los salarios debe responder a la mejora de la productividad, es la única ecuación para que los países compitan en un entorno global. “Hoy, no solo en España, sino en Estados Unidos, Alemania o en países con un bajo nivel de desempleo como Suiza, el aumento salarial es bastante moderado, de entre el 2% y el 4%”.

Respecto a la reforma laboral que proyecta el Gobierno PSOE-Unidas Podemos, el consejero delegado de Adecco señala que, si bien es normal que los Gobiernos (y también las empresas) cambien el pasado para introducir sus propias estrategias, “solo puedo recomendar mantener lo que se ha demostrado que va bien. Y si miramos a Europa, España y Portugal son los únicos países que tienen una buena actividad económica y donde el trabajo temporal registra cifras positivas. Todos los demás, Francia, Alemania, Reino Unido atraviesan tiempos difíciles. Excepto España. Probablemente hace cuatro o cinco años era al revés, lo que quiere decir que si la receta está funcionando es mejor mantenerla”. “Las medidas drásticas que tomó España en la recesión han tenido buenos resultados, aunque se necesita más tiempo para continuar reduciendo el desempleo”, opina.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >