Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez incorpora al ‘caso Villarejo’ un anónimo que denuncia encargos “delicados” de Francisco González

La carta, que llegó a la Fiscalía Anticorrupción en diciembre, alude a supuestas irregularidades del exjefe de Seguridad del BBVA Julio Corrochano

Francisco Gonzalez BBVA Ampliar foto
Francisco González, expresidente del BBVA, antes de entrar en la Audiencia Nacional en abril pasado. EFE

El pasado 17 de enero la Fiscalía Anticorrupción solicitó al juez de la Audiencia Nacional Manuel Gacía-Castellón incorporar al sumario del caso Villarejo una carta anónima que había recibido un mes antes y en la que sus autores, que se identificaban como “dos trabajadores de BBVA del área de Medios-Organización” que temían represalias si se identificaban, denunciaban supuestas irregularidades del que fuera jefe de Seguridad del BBVA, Julio Corrochano, imputado en la causa.

En la misiva, de la que también llegaron copias a dos fiscales de la Audiencia Nacional, se asegura que el que fuera presidente de la entidad financiera, Francisco González, hacía encargos de “asuntos delicados” a Corrochano, según destaca Anticorrupción en un escrito que figura en los nuevos tomos de la causa en la que se investiga la contratación de la entidad financiera con las empresas del comisario jubilado José Manuel Villarejo.  

En la carta, sus autores también denuncian que el jefe de Seguridad supuestamente obligó a algunos directivos de la entidad a contratar a Cenyt, la empresa a través de la cual el comisario jubilado facturaba sus trabajos, mediante igualas millonarias a cambio de “inteligencia empresarial”. También asegura que, durante la elaboración del llamado Proyecto Trampa —el encargo en 2004 a Villarejo para que espiara a los directivos de la constructora Sacyr cuando González temía que se hiciera con el control accionarial de la entidad— se abrió supuestamente la caja fuerte del en aquel momento ministro socialista Miguel Sebastián aprovechando un viaje de este cuando se encontraba fuera de viaje. También denuncian que se pusieron micrófonos en despachos de los directivos de Sacyr para intervenir sus conversaciones.

Los autores de la misiva aseguran también que Corrochano presuntamente espió a otros directivos del BBVA, jueces, políticos y policías accediendo a los movimientos de sus cuentas corrientes y tarjetas de crédito. La carta incluye referencias a la supuesta investigación de la vida privada de directivos de la entidad a través de los escoltas que les ponía el propio banco.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >