Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva ‘chica Clooney’ es abogada

El actor se deja ver con la letrada de Julian Assange en un viaje a Tanzania

Alamuddin y Clooney, el martes 18 de marzo, en el hotel Carlyle de  Nueva York Ampliar foto
Alamuddin y Clooney, el martes 18 de marzo, en el hotel Carlyle de Nueva York Corbis

La última conquista de George Clooney es la antítesis de las mujeres que se han ido sumando a currículum amoroso del actor, para algunos real y para otros fictício. La revista People asegura, en exclusiva, que el actor más carismático de Hollywood tiene nueva novia. Se trata de Amal Alamuddin, la abogada británica de Julian Assange con la que se le vio por primera vez en octubre del año pasado y de quien el artista aseguró ser simplemente un buen amigo. Ahora, la publicación estadounidense difunde unas fotos de la pareja tomadas durante un safari en Tanzania. En el último tiempo, habían sido vistos también en las islas Seychelles y en una proyección especial de la última película de Clooney, Monuments Men, mostrada en la Casa Blanca y con un invitado excepcional: el presidente Barack Obama.

Teniendo en cuenta que las recientes novias del actor han aprovechado el romance para dar un empujón a sus carreras, ahora parece que los papeles se han invertido: Amal Alamuddin, letrada especializada en derechos humanos, ha construido la suya a golpe de talento y no parece necesitar la ayuda de nadie para consolidarla. Clooney, mientras tanto, se ha convertido en uno de los activistas pro derechos humanos más célebres del planeta, llegando incluso a dejarse arrestar en Washington para llamar la atención sobre situaciones insostenibles como la provocada por los desplazados de la guerra de Sudán. Así es que no le viene nada mal tener asesoramiento directo de una abogada curtida y con experiencia en esos temas. Pero no parece que eso sea todo. Alamuddin además de brillante es guapa, algo que llevó a que una página web británica especializada en abogados la proclamara la letrada más sexi de Reino Unido. Sin duda, aquel es un plus que, a juzgar por la larga lista de bellezas con las que ha compartido cama, para Clooney no cuenta como un detalle menor.

Pero… ¿quién es exactamente Amal Alamuddin?

Nacida en Beirut hace 36 años, pero criada en Londres, de su vida privada no se sabe apenas nada. Su currículum puede consultarse online y allí se descubre la fulgurante carrera de esta mujer con dos licenciaturas: una en inglés por la Universidad de Oxford y otra en derecho por la New York University. Habla perfectamente inglés, francés y árabe y ha formado parte de diversos equipos jurídicos clave de los últimos años relacionados con conflictos en Oriente Medio, aunque nunca se ha dedicado a eso en exclusiva. Su trabajo más famoso hasta la fecha ha sido representar a Julian Assange, fundador de Wikileaks, en el proceso de extradición que lo enfrenta a Suecia, pero Alamuddin también ha participado en muchos otros juicios con resonancia internacional. Uno de ellos la llevó a procesar a cuatro personas por el asesinato del primer ministro libanés Hariri. Además, fue asistente del juez en otro caso que se convirtió en el centro de la atención mediática: el que sentó en el banquillo en el tribunal de La Haya por crímenes contra la humanidad al expresidente serbio Slobodan Milosevic, quien murió de un infarto antes de que el juicio concluyera. También ha sido asesora de Kofi Annan para la guerra de Siria, miembro de un panel de expertos para luchar contra la violencia de género en zonas de guerra y ha firmado, en colaboración con otros letrados, un libro, The Law and practice of the Special Tribunal for Lebanon. Actualmente trabaja para el equipo de abogados londinenses Doughty Streets Chambers, donde se desempeña como especialista en derecho internacional, criminal, derechos humanos y extradición.

No obstante, entre sus mayores retos vitales puede que haya uno en el que seguramente nunca pensó: superar los dos años que suele durar Clooney al lado de la misma mujer. U otro aun más difícil: casarse con él. Para el mundo del papel cuché la cuenta atrás ya ha empezado.