Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El cine y el narcotráfico se parecen: se basan en generar dinero"

En 'Narcos', Boyd Holbrook es el agente Steve Murphy y está del lado de los buenos, pero su carrera como actor ha despegado gracias a su aura de 'rockstar' peligrosa. En su próxima película se meterá en la piel de un villano: el nuevo enemigo de Lobezno

La historia de Pablo Escobar es como la de Jesús (o como la del Titanic): todos sabemos cómo acaba, pero nos sigue fascinando cada vez que nos la cuentan. El último en hacerlo ha sido Boyd Holbrook en Narcos: la voz en off de su personaje, el agente Steve Murphy, funciona como hilo conductor a lo largo de las dos temporadas que narran el ascenso y caída del que fuera rey de la droga en la Colombia de los ochenta.

Holbrook nos recibe en su habitación del Hotel Meurice de París, donde promociona el perfume Diesel BAD. Según llega, se deja caer en el sofá como lo haría el frontman de una banda de rock. Quizás ensayada, la pose de enfant terrible le vendrá de perlas para su próximo papel: el de villano en la nueva película de Lobezno. Bien contra mutantes canadienses, bien contra narcotraficantes colombianos, esta estrella emergente llamada Boyd Holbrook parece dispuesta a seguir brillando.

"Me entrené con agentes de la DEA. Cuando la jodía, decían: 'Ahora estarías muerto"

Tu personaje en Narcos está basado en un agente que estuvo involucrado en los acontecimientos de la serie. ¿Cómo encaras un papel sabiendo que la persona a la que estás dando vida puede ver tu trabajo?

Evidentemente, estaba nervioso por el hecho de interpretar a alguien que, seguramente, terminaría viendo la serie, pero intenté abstraerme, porque lo contrario hubiese afectado negativamente a mi actuación. Como intérpretes, además, creo que tenemos la licencia artística para enfrentarnos a retos de ese tipo.

¿Qué clase de preparación te exigió este papel?

Estuve una semana entrenándome en el lugar donde se forman los agentes de la DEA. El entrenamiento fue duro, quiero decir: tienes armas, dianas, escenarios en los que te enseñan como cubrirte; toda esa mierda. Cuando la jodía, me decían: "Ahora mismo estarías muerto, hijo de puta". Y, si hubiesen sido situaciones reales, te aseguro que lo estaría.

¿Conocías la historia de Escobar antes de participar en Narcos? ¿No temías que muchos espectadores pudieran empatizar con él hasta el punto de considerarlo un héroe?

Me sonaba el nombre, pero no sabía exactamente a qué se dedicaba. Cuando leí sobre él, vi que tenía muchos puntos en común con El Chapo. Con respecto a considerarlo una figura heroica, confío en que nadie sea tan naïf como para caer en ese error. Aunque durante sus primeras andanzas se le podía ver ayudando a gente necesitada, detrás de todo eso había un secreto oscuro que hoy es de dominio público.

Boyd Holbrook (Murphy) y Pedro Pascal (Peña) en un fotograma de la serie.

Al público hispanohablante le sorprendió mucho la elección de un actor brasileño para interpretar a Pablo. Al espectador americano, ¿también le chirría el acento de Wagner Moura en la serie?

Para alguien que no hable español, no creo que la diferencia sea realmente notable. En el peor de los casos, hay que reconocer que Moura es un actor tremendo. Se metió por completo en el personaje, llegando a trasladarse a Colombia meses antes de comenzar el rodaje. Por supuesto, recibió clases de español para preparar su papel.

¿Qué me puedes contar de tu estancia en Colombia durante el rodaje? ¿En qué se parece el país que mostráis en Narcos a la Colombia actual?

Rodar en Colombia, grabar en esa especie de favelas, nos puso en la posición logística perfecta; sentíamos una inmersión absoluta en la historia. Como país me pareció fantástico: nunca me sentí en peligro, ni presencié violencia alguna, si te refieres a eso. En ese sentido, no deberíamos estar preocupados por Colombia. De lo que tendríamos que preocuparnos es de los chupapollas del ISIS. Que les jodan a esos tipos.

"El cine y el narcotráfico se parecen en algo: ambos se basan en generar dinero"

¿En qué crees que se parecen el negocio de la cocaína y el negocio del cine?

Ambos son... Cutthroat, ¿conoces el término? En inglés significa "cortar cuellos", pero no me refiero al significado literal. En el negocio de las drogas, cuando ya lo tengas todo dicho, probablemente sí que corten tu cuello. Por otra parte, el equivalente de eso en el mundo del cine es que te saquen fuera de la industria y que nunca jamás te dejen volver a entrar. Sea como sea, tanto el cine como el narcotráfico se parecen a cualquier otro negocio: se basan en generar dinero.

También has trabajado con directores de la talla de David Fincher o Terrence Malick, ¿cómo fue tu experiencia con cada uno de ellos?

Fincher es brillante y fue increíble trabajar con él en Perdida. En cuanto a mi experiencia con Malick y Weightless, fue muy distinta a la que haya tenido con cualquier otro director: rueda mucho más de lo que luego ves en pantalla, utiliza guiones de 500 páginas... De hecho, creo que le iría bien un guionista. Trabajar con él no fue lo que me esperaba.

¿Prefieres entonces trabajar en series que en largometrajes convencionales?

Bueno, es que yo creo que Narcos es una película de 20 horas. A nivel de producción, se me ocurren pocas series que tengan la envergadura de Narcos. Quizás Breaking bad, de la que he llegado a ver temporadas enteras en un único día, haciendo binge-watching en un estado permanente de: "Oh, Dios mío, ¿qué va a pasar ahora?".

Boyd, el chico malo que está de lado de los buenos en 'Narcos'.

Además de actor, eres escultor. ¿Por qué te atrae esa disciplina en concreto?

Me fascinan mucho los objetos, ya sabes [Boyd empieza a palpar la mesa que tiene delante]. Artísticamente, siento esa orientación hacia lo tridimensional. La escultura está allí, la puedes ver, caminar a su alrededor. Son sensaciones que, por ejemplo, aunque me encanten, otras disciplinas como la pintura no son capaces de transmitir.

He oído que también tocas el banjo, ¿es cierto?

Sí, aunque toco mejor la guitarra. De hecho, tengo algo así como una banda. Ni siquiera tenemos nombre; solo somos un grupo de amigos haciendo música. Practicamos una mezcla entre el blues y el rock; un estilo cercano a las murder ballads [baladas sobre asesinatos] tan comunes en el bluegrass.

¿Dirías entonces que el bluegrass es tu estilo favorito?

En lo musical, para mí lo viejo es lo bueno, aunque soy más de Iggy Pop y cosas así. Me gusta la música dura, agresiva. Pero odio con toda mi alma el puto heavy metal. Y lo mismo me pasa con el gangsta rap: me parece realmente asqueroso. Las letras son como... ¿Pero qué coño dices, tío?

Y, para terminar, ¿por qué decides prestar tu imagen para la fragancia Diesel BAD?

Cuando me hicieron la propuesta, Diesel BAD me pareció algo inteligente, juguetón; algo que no se toma muy en serio a sí mismo. Me lo pasé realmente bien, tanto rodando el spot como haciendo la sesión de fotos.

La 2ª temporada de Narcos está disponible en Netflix.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información