Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India, el momento oportuno

La presencia de Modi en España representa un hito en unas relaciones bilaterales que siempre han sido de baja intensidad

El primer ministro de India Narendra Modi pasea junto a Mariano Rajoy por los jardines del Palacio de la Moncloa en Madrid
El primer ministro de India Narendra Modi pasea junto a Mariano Rajoy por los jardines del Palacio de la Moncloa en Madrid AP

El primer ministro de la India, Narendra Modi, ha comenzado esta semana una gira de seis días por Alemania, España, Rusia y Francia con la finalidad de fortalecer los vínculos económicos con estos países. En un momento de incertidumbre y agitación geopolítica este viaje ofrece una oportunidad para reformular las relaciones entre la Unión Europea e India. Para la Unión Europea, tocada por el Brexit y decidida a tomar el destino en sus manos, según ha precisado la canciller Angela Merkel, India ofrece el potencial de ser un socio importante en la defensa del libre mercado global. Con un PIB del 7%, y a pesar de la política de desmonetización ordenada por Modi con el objetivo de combatir la economía sumergida, y que supuso la retirada del mercado de los billetes de 500 y 1.000 rupias, India se ha convertido en la potencia económica de mayor crecimiento en el mundo, por delante del 6,8% de China. De ahí la importancia de sacar adelante el Acuerdo para el Libre Comercio entre la UE e India, estancado durante años, y que ha estado presente en las conversaciones con Alemania.

En el caso de España el encuentro tiene una marcada orientación comercial y de colaboración en seguridad y energía nuclear para uso civil. Modi, en su página de Facebook, ha anunciado la intención de involucrar a las industrias españolas en proyectos que afectan a los sectores de infraestructuras, economía digital, energías renovables, defensa y turismo. Su estancia coincidirá con el primer encuentro del Foro de CEO Hispano-Indio, que reunirá a los presidentes de compañías españolas –Talgo, Indra, Gamesa, entre otras-, con los de las indias Mahindra y Suzlon. La presencia de Modi en España representa un hito en unas relaciones bilaterales que históricamente han sido cordiales pero de baja intensidad. España, con una política exterior tradicionalmente centrada en América Latina, el Mediterráneo y la Unión Europea, ha mantenido durante un largo tiempo sus intereses con Asia en un segundo plano.

Para India esta gira tiene una especial relevancia por los cambios geopolíticos derivados de la ascendencia de China como actor global central. Rusia, aliado histórico de India, está dando prioridad a las relaciones con China, en detrimento de los vínculos con India, lo que obliga a Delhi a buscar alianzas alternativas. Por otra parte, la iniciativa de la Ruta de la Seda, o la globalización desde una perspectiva de China, ha dejado a India en una posición marginal. El descomunal proyecto, con una inversión de 103.000 millones de euros, creará una plataforma de conexiones territoriales y económicas con los países en la periferia de India, posicionando a China en su área de influencia regional.

Durante este viaje, Narendra Modi tomará la iniciativa de construir nuevas coaliciones en un momento de realineamientos. Nos lo recuerda en analista indio Raja Mohan: “India y Europa se necesitan más que nunca”. Obedece a una estrategia de interés recíproco.

Eva Borreguero es profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid

Puedes seguir Valverdedelcamino Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.