Aliexpress WW
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL i

Fútbol femenino

Hace falta un cambio de cultura para visibilizar la presencia de las mujeres en el deporte

Las jugadoras de la selección española, en el Mundial de Francia.
Las jugadoras de la selección española, en el Mundial de Francia. EFE

El fútbol femenino sale por fin a la luz desde las sombras en las que ha sobrevivido y crecido. El campeonato Mundial que se está celebrando en Francia demuestra que no es una modalidad inferior, que las jugadoras compiten a un nivel muy elevado y que la afición va en aumento. La cobertura mediática, impensable en otros tiempos, es un acicate y un paso más hacia la igualdad en un terreno de juego, el del fútbol, en el que los torneos masculinos, con enormes presupuestos, fichajes galácticos y espléndidas operaciones de mercadotecnia, han eclipsado a los femeninos.

Gracias al respaldo de empresas patrocinadoras, la Liga Iberdrola goza de un presupuesto que le permite proyectar un modelo de negocio que, si bien está todavía a larga distancia de la disciplina masculina, le permite ampliar sus horizontes e incrementar su atractivo como espectáculo deportivo. Es hora de que los grandes clubes no vean a sus respectivas secciones femeninas como algo exótico. El hecho de que entidades relevantes como el Real Madrid carezcan de un equipo de mujeres revela que aún queda camino por recorrer, pese al reconocimiento social y el enorme tirón que las jugadoras están empezado a tener entre los aficionados. Se pudo comprobar hace pocos meses en Wanda Metropolitano con el choque entre el Atlético de Madrid y el Barcelona, que abarrotó las gradas con más de 60.000 espectadores.

España, no obstante, está todavía lejos de países como Francia o Estados Unidos, donde el fútbol femenino disfruta de una sólida implantación social y económica. Hace falta un cambio de cultura tanto en las instituciones futbolísticas como en el ámbito educativo para visibilizar la presencia de las mujeres en un deporte donde los hombres han tenido históricamente un papel hegemónico. El Mundial de Francia es una buena tarjeta de presentación. Y también iniciativas como la del Trofeo Carranza, que en su 65ª edición disputarán por primera vez equipos de mujeres.

Puedes seguir Valverdedelcamino Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >