Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Personalizada, sostenible y hasta teletransportada: así ven los expertos el futuro de la alimentación

Danone reúne a especialistas del sector para debatir las últimas tendencias, y no nos han dejado indiferentes

Leche y fermentos naturales son los dos únicos ingredientes que forman la receta del primer yogur natural industrial, que nació hace 100 años en Barcelona para cumplir una misión: ayudar a mejorar los problemas intestinales que sufrían muchos niños de la época. Isaac Carasso, fundador de la empresa que lo produjo, decidió llamar a este producto (y a su compañía) Danone, como un guiño hacia su hijo Daniel, un niño que crecería para tomar las riendas del negocio familiar y expandirlo por toda Francia, el resto de Europa y Estados Unidos.

Un centenario después del nacimiento del primer yogur de esta marca, la compañía se ha reunido en el Diseny Hub de Barcelona con expertos del sector de la alimentación para celebrar su cumpleaños y poner en común nuevas ideas que nos lleven hacia un futuro más saludable.

Tecnología, cultura y ecología para definir los alimentos

La evolución de Danone ha ido en paralelo a la de la tecnología, el diseño y las necesidades de los consumidores. Durante todas estas décadas, la compañía francesa ha pasado de elaborar un único producto a contar con diversas marcas (Activia, Danacol, Oikos...) cada una con una amplia gama de sabores para todos los públicos y sin olvidar una de las prioridades de la empresa: cuidar la salud de sus consumidores. Paralelamente, nuestras cocinas y utensilios no han dejado de cambiar hasta la llegada del Internet de las cosas a los objetos más cotidianos y de uso diario. Cambios que, en opinión de Mike Wolf, CEO y fundador del Smart Kitchen Summit, "nos ayudan configurar el modo en el que vemos los alimentos".

También afecta a la forma en la que los consumimos. Según apuntó Wolf en su charla de The Love Behind Food en el centenario de Danone, estamos en pleno cambio desde la era de la producción masiva a la personalización masiva". Algo que se ve reflejado, por ejemplo, en cómo las nuevas tecnologías facilitan un consumo más individual y adaptado a los gustos y necesidades —incluidas las nutricionales— de cada uno. Por ejemplo, "cuatro de cada seis hogares piden comida o algún tipo de servicio de entrega a domicilio al menos una vez a la semana".

Y no vale cualquier tipo de servicio. La sostenibilidad con la que se elaboran los alimentos y su impacto sobre el medioambiente importan cada vez más en la sociedad. Sobre todo a la generación más joven de todas: la Z —a la que pertenece, por ejemplo, la activista sueca Greta Thunberg, que con sus 15 años ha movilizado a adolescentes en todo el mundo para luchar contra el cambio climático—. "Es una generación que valora la transparencia", apunto Wolf.

¿A domicilio? Sí, pero teletransportado

La ciencia también se mueve por este mismo camino. Tanto Wolf como Cecilia Tham, activista y tecnóloga social en Alpha Telefónica, mencionaron durante sus charlas la nueva tendencia entre los alimentos cárnicos: buscar una carne para la que no haya que maltratar animales. Actualmente, ya contamos en el mercado con diversas versiones de hamburguesas o salchichas elaboradas con una base de proteínas vegetales, pero no es la única vía que se está probando. En distintos laboratorios, según apuntó Tham, se están desarrollando alimentos elaborados con células animales y sin necesidad de hacer daño al animal.

No solo el alimento debe estar elaborado de forma sostenible, también la forma de trasladarlo y hacerlo llegar a nuestros hogares. Así aparecen ideas como la de teletransportar la comida en la que trabaja un equipo de científicos de Singapur. "Se trata de separar el sabor del alimento y enviarlo a través de Internet", aclara Tham. El invento funciona así: un objeto lee el sabor y el color de la limonada y lo envía un recipiente donde se añaden a un líquido insípido e incoloro, como se puede ver en el siguiente vídeo:

El diseño como herramienta

Una serie de ideas que, por ahora, pertenecen al futuro y no sabemos si llegaremos a ver. Adaptarse a estos los retos ligados a los cambios culturales y a la emergencia climática "no es fácil", afirmó Lynda Deakin, socia y directora de alimentación de IDEO. Pero, en opinión de Deakin, es posible intentarlo a través del diseño: "Puede que no sea lo primero que pensemos, pero creemos que puede ser una herramienta fundamental para solucionar problemas complejos a gran escala, desde los sistemas educativos hasta la fragmentación del sistema alimentario".

Así, Danone, IDEO y otras empresas juntos para debatir nuevas formas de empaquetar, y diseñar otras maneras de trasladar los alimentos y de entregarlos que sean sostenibles, y se amolden a las nuevas necesidades y requisitos que exigen las generaciones más jóvenes. Y, quién sabe, quizás dentro de unos años el sabor de ese yogur natural nos llegue a casa por Internet.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información